DIARIO DEL HUILA, SALUD

La nueva fase de alistamiento implica que los colombianos conozcan su turno para acceder a la vacunación contra el covid-19 a través de una aplicación denominada ‘Mi Vacuna’. Así lo anunció el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, argumentando que para febrero se prevé la llegada del primer lote de 1.7 millones de dosis de la farmacéutica Pfizer al país.

El ministro indicó que, para llegar a 34 millones de colombianos, que es el objetivo en una primera fase, se necesitan vacunar 120 mil personas diariamente en el punto más alto, para ello invitó a tener un aprendizaje de lo que han hecho otros países, así como de manera interna en Colombia tener toda la logística y elementos necesarios para lograr esa meta.

Inicialmente, Ruiz Gómez aseguró que los procesos de compra de vacunas tendrán que cumplir con todos los requerimientos de eficacia y seguridad por parte de las agencias internacionales, como la FDA o la agencia europea, y nacionalmente el INVIMA, para su aplicación.

Además, explicó el ministro que enero de 2021 será el mes en cual el país aliste la logística necesaria para empezar la ejecución del plan y febrero cuando empiece la inmunización, “buscaremos que las EPS e IPS tengan la suficiente cantidad de vacunadores, que se autoricen su uso por parte del INVIMA y seguir adelantando negociaciones con otras farmacéuticas.

Por otro lado, el ministro aseveró que el mecanismo COVAX ha emprendido un modelo de compra de vacunas disponibles entre las que se contemplan las de farmacéuticas como Sinopharm, AstraZeneca y Moderna.

“Este mecanismo nos asegura que podamos contar con entregas graduales de inmunizaciones, a partir de marzo, a lo largo de 2021 mientras seguimos adelantando acuerdos bilaterales”, añadió.

Manifestó el ministro que el reglamento de uso de emergencia de la vacuna no se contempló el prohibir la compra y aplicación de las mismas de manera privada, pero hizo hincapié en que cualquiera que ingrese a Colombia deberá contar con el aprobación y certificación de seguridad y eficacia del INVIMA, además de articular la base de datos de quienes sean vacunados a través del aplicativo PAI Web.

‘Mi Vacuna’

Por lo anterior, el jefe de cartera de Salud reveló que una de las estrategias adelantadas será el aplicativo web “Mi vacuna”, que se constituirá en la forma por la cual los colombianos podrán revisar las bases de datos y así consultar los listados nominales de quienes serán vacunados en las primeras fases.

Estos listados, explicó, ya se encuentran consolidados con las diferentes fuentes de información que han ayudado a identificar a las poblaciones priorizadas como adultos mayores y habitantes del territorio nacional con comorbilidades.

No obstante, llamó la atención de las EPS e IPS quienes serán los principales actores quienes consolidarán la información sobre los diagnósticos de los pacientes, a los que el ministro afirmó “contarán con toda la supervisión y auditoría”.

Mencionó que se incluye la posibilidad de quienes crean deben estar incluidos dentro de los listados y no lo estén, puedan inscribirse, entre esos pacientes cuyos diagnósticos de enfermedades como diabetes, hipertensión, cáncer, entre otros, hayan sido recientes.

A su vez, definió que se han estructurado reuniones con gobernadores y EPS del país para un alistamiento previo con el objetivo de informar sobre el Plan Nacional de Vacunación a las poblaciones que residan en sectores alejados de las zonas urbanas.

“Además, se planteará la posibilidad de ejecutar las jornadas de vacunación domiciliarias en las cuales se gestionará el apoyo con los promotores de salud para que convoquen, informen y puedan llegar a lugares como la alta Guajira o el Chocó; alternativas como la vacuna de Janssen plantean una solución logística ya que hasta lo que se conoce, será solo de dosis única”, argumentó.

Llamado a la solidaridad

Por su parte, Ruiz Gómez exhortó a la ciudadanía a respetar a cabalidad las fases estipuladas en el plan de vacunación, y evitar asimismo el uso de mecanismos judiciales cuyos efectos podrían ser “graves y desastrosos” para su ejecución plena.

“Si una persona a través de una tutela se busca saltar la fila y pasar por encima de los mayores de 60, 70 u 80 años, está produciendo que ellos tengan un riesgo de morir por covid-19 600 veces mayor que los que están entre los 15 y 45 años de edad; por eso, también hacemos un llamado a los jueces para que entre todos podamos consolidar este propósito”, dijo.

Adicionalmente, explicó que los migrantes que se encuentren en situación regularizada en el país podrán vacunarse. Al respecto, el alto funcionario manifestó que la razón por la cual aquellos migrantes que se encuentren en estatus irregular no se contemplan dentro de las poblaciones priorizadas “es por la dificultad en la sistematización de la aplicación de las vacunas”.

Los objetivos de la primera fase de vacunación incluyen la reducción de mortalidad por covi-10, reducción de la incidencia de casos graves y proteger a los trabajadores de la salud. Mientras que la fase 2 tiene como objetivo reducir el contagio.