Diario del Huila

La casa por cárcel

Oct 22, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Editoriales 5 La casa por cárcel

La pandemia dejó también su impronta en materia de justicia y seguridad en el país. Una inédita caída de las siempre vergonzosas cifras del hacinamiento carcelario, que pasó del 55 por ciento a rondar el 20 por ciento y disminuciones de cerca del 30 por ciento en las denuncias de delitos de alto impacto como homicidios, atracos y otros hurtos son hechos que ameritan análisis profundos, más allá de las simples cifras, pero que sin duda están amarrados a los efectos de la pandemia que aún golpea el mundo.

Ante el riesgo latente de que el coronavirus sumara una nueva tragedia a la realidad de los presos del país, el Gobierno y los jueces empezaron desde el año anterior se decidieron a aplicar medidas que permitieron la excarcelación de cerca de 30.000 reclusos. Por vía de un decreto extraordinario, pero también haciendo aplicar normas ya viejas, pero poco utilizadas, se logró la descongestión de muchas cárceles.

De acuerdo con el informe elaborado por el Observatorio de la Policía Nacional publicado recientemente, el 11% de detenidos por homicidio, desde 2019 tienen domiciliaria. Entre agosto de 2018 y el mes de agosto del presente año, hubo 6.825 eventos que involucraron a reincidentes.

Ahora de acuerdo con el informe promulgado por el INPEC, el 40,9% de los condenados, tienen casa por cárcel. Estas cifras corresponden al mes de agosto del presente año. A esta fecha tenían esta medida benevolente, 70.273 personas condenadas. En la región central, donde se incluye el territorio huilense, 15.846 que representan el 22,6% de los condenados gozan de esta modalidad.

Pero estas decisiones judiciales, se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para la sociedad colombiana. Para autoridades, el tema de la reincidencia es un factor que incide directamente en la seguridad de los ciudadanos y que obliga a plantear en corto tiempo una solución para enfrentar lo que califican como un vacío judicial. Las cárceles, como instituciones de reclusión, tienen el fin de resocializar al condenado para reintegrarlo a la sociedad, pero la realidad es que éstas carecen de todos los medios para alcanzar ese fin.

Durante los últimos días, ha vuelto a ponerse en el centro de la discusión pública nacional, la situación de hacinamiento en las cárceles del país, un problema mayor, que lamentablemente sigue recibiendo un tratamiento menor.

Pero lo risible es que cuando permanecen presos en sus residencias, no existen controles para garantizar que estos delincuentes permanezcan en sus residencias. Todo lo anterior, genera un panorama oscuro para corregir para adecuar una política criminal que conduzca a blindar, la ejecución de las medidas que tomen los jueces de la República.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto