DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

En mayo, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) registró un balance de -34,3%, representando una disminución de 0,1 puntos porcentuales  frente al mes anterior. Este resultado obedeció principalmente a una caída de 11,2% en el Índice de Condiciones Económicas y un aumento de 7,3% en el Índice de Expectativas del Consumidor.

La confianza de los consumidores aumentó en los niveles socioeconómicos alto y medio, así como en tres de las cinco ciudades analizadas frente a abril de 2021. A su vez, la disposición a comprar vivienda y la disposición a comprar bienes muebles y electrodomésticos disminuyó frente al mes anterior.

Según el más reciente reporte del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de Fedesarrollo, en el mes de mayo se registró el peor indicador en lo corrido del año y el segundo más bajo en su historia. Desde que se creó el indicador, el peor dato ha sido el de abril de 2020, donde el resultado del análisis fue de -41,3%.

La disminución del ICC respecto a abril se explica por una caída de 11,2%en el Índice de Condiciones Económicas (-61,7%) y por un incremento de 7,3% en el Índice de Expectativas del Consumidor (-16,0%).

Al comparar los resultados en lo corrido del segundo trimestre de 2021 con los resultados del primer trimestre de 2021, la valoración de los consumidores sobre la situación de sus hogares disminuyó 16% y la valoración de los consumidores sobre el país presentó una reducción de 17%.

Por su parte, la disposición de los consumidores a comprar bienes durables se ubicó en -62,0%, resultado que representa una caída de 5,4% relativo al balance registrado en el primer trimestre de 2021.

El ICC aumentó frente al mes anterior en Cali (4,8%), Bucaramanga (2,2%) y Bogotá (1,9%); mientras que disminuyó en Medellín (11,0%) y Barranquilla (0,5%).

En mayo, la confianza de los consumidores aumentó en los niveles socioeconómicos alto y medio con respecto al mes anterior. El ICC aumentó 8,2% en el estrato alto y 1,9% en el estrato medio; mientras que disminuyó 3,3% en el estrato bajo.

En mayo, la inflación de hogares de ingresos bajos fue treces veces más que la inflación de hogares de ingresos altos. Cuando las personas no tienen empleo, no tienen capacidad de compra. En el momento en que consiguen una plaza de trabajo, prefieren no incrementar volumen de consumo. Eso afecta la demanda.

La disposición a comprar vivienda disminuyó 22,6 pps frente al mes pasado. Por ciudades, este indicador disminuyó en todas las ciudades analizadas relativo a abril de 2021. En mayo, ésta se ubicó en -38,4%. Para este mes, la disposición a comprar vivienda disminuyó en Bucaramanga (30,0%), Medellín (27,8%), Bogotá (23,1%), Barranquilla (21,0%) y Cali (13,0%), relativo a lo observado en abril de 2021.

En mayo, los resultados del indicador de disposición a comprar vivienda desagregados por nivel socioeconómico mostraron una caída frente al mes pasado de 25,3% en el estrato bajo, 22,6% en el estrato medio y 0,7% en el estrato alto, relativo a lo observado en abril de 2021.

La disposición a comprar bienes muebles y electrodomésticos disminuyó 6,5% frente al mes anterior. Por ciudades, este indicador se redujo en cuatro de las ciudades analizadas frente a lo observado en abril de 2021.

El balance de respuestas acerca de si es un buen o mal momento para comprar bienes como muebles y electrodomésticos se ubicó en -65,2% en mayo, lo que representa una caída de 6,5% respecto a abril de 2021. Relativo al mes pasado, la disposición a comprar bienes durables disminuyó en Medellín (31,6%), Bucaramanga (7,8%), Cali (6,6%) y Barranquilla (5,9%); mientras que aumentó en Bogotá (1,2%).

Según Fedesarrollo, los bloqueos generaron un deterioro en los indicadores de condiciones económicas, de cómo los hogares ven su situación y si consideran que es un buen momento para comprar bienes durables como neveras, lavadoras y televisores, una hipótesis es que el efecto de los bloqueos refleja su impacto en un incremento del costo de vida en los hogares de ingresos bajos.

La disposición a comprar vehículo registró en mayo un balance de -65,1%, lo que representa una disminución de 7,5% respecto al mes anterior (-57,6%).

La inestabilidad económica hace que el consumidor sea más prudente, lo que se refleja en el ahorro en caso de que la reactivación no genere absorción de empleo.

El ICC reúne cinco componentes. Los primeros tres, ¿Dentro de un año a su hogar le estará yendo económicamente mejor?, Durante los próximos 12 meses vamos a tener buenos tiempos económicamente y Dentro de 12 meses. ¿Cree usted que las condiciones económicas del país en general estarán mejores?, hacen referencia a las expectativas de los hogares dentro de un año. Con estos tres se construye el Índice de Expectativas del Consumidor (IEC)

Por su parte, los dos restantes ¿Cree usted que a su hogar le está yendo económicamente mejor o peor que hace un año? y ¿Cree usted que este es un buen momento o un mal momento para que la gente compre muebles, nevera, lavadora, televisor, y cosas como esas? hacen alusión a la percepción de los consumidores acerca de la situación económica actual. y con estos se construye el Índice de Condiciones Económicas (ICE).

Evolución de los Componentes del Índice de Confianza del Consumidor.