domingo, 18 de agosto de 2019
Economía/ Creado el: 2019-01-28 08:43

La economía rural de Colombia necesita legalizar predios: BBVA Research

Los economistas y analistas del BBVA dicen que uno de los grandes problemas de Colombia radica en la informalidad y en unas tierras que pudiendo ser productivas se mantienen ociosas.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 28 de 2019

Por: Germán Enrique Núñez

Los analistas de BBVA Research afirmaron que dentro de los retos que tiene Colombia está la legalización de tierras por cuanto hay una productividad que podría mejorar si los títulos de propiedad estuvieran actualizados y si las tierras que hoy no se utilizan fueran destinadas para el crecimiento económico a partir de una agresiva política agropecuaria.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Economista Principal para Colombia de BBVA Research, Alejandro Reyes, expuso que Colombia tiene uno de los potenciales más grande en la región y posiblemente en el mundo en temas agrícolas, asunto que no es posible explotarlo en su máxima capacidad porque en el campo no fluyen los recursos necesarios.

Aclaró que para poder colocar los dineros que demanda el campo, es perentorio que existan garantías lo cual está en el eje central de la propiedad de tierras. Agregó que precisamente ese eje debe permitir fijar la política agraria alrededor de propietarios que puedan tener la autonomía sobre la inversión en sus terrenos.

Dijo que esa tranquilidad que parte de la legalización de predios es tan determinante en el desarrollo rural que de darse un salto en la formalización de la propiedad, habría espacio para inyectarle recursos a una ruralidad que tiene todas las posibilidades tanto en el mercado interno como en oferta exportable.

“Si no hay claridad sobre la propiedad de un terreno y mañana ese posible dueño va a enfrentar inconvenientes legales, difícilmente habrá inversión en riego, en mejoras y en aumento de la producción pese a que una situación de ese calibre reduce la productividad por una lado y también la capacidad de producción agrícola y de exportaciones provenientes del campo. Insisto, un eje central para la producción agraria es definir la propiedad de la tierra”, afirmó el señor Reyes.

Al revisar el número de hectáreas llamadas ociosas que podrían llegar a los veinte millones de hectáreas, el experto indicó que hay unos puntos que no se han tenido en cuenta y son las ventajas para el pequeño productor del campo, pero igual las ventajas para el gran productor. Explicó que el pequeño labriego suele ser muy productivo por hora ya que destina buena parte de su tiempo a las siembras con las que es también muy cuidadoso, pero explicó que no es productivo en términos de extensión porque no cuenta con la maquinaria y el equipo para ser muy eficiente.

No descartó que una mezcla de esa historia en un esquema bien definido de producción podría tener un impacto significativo de la producción, explotación venta y competitividad del sector que demanda una política no solo en el tema de tierras sino una iniciativa agrícola que determine la forma como se debe producir en Colombia y que evite tener hectáreas improductivas y el mal uso de algunas zonas porque es muy común ver el negocio más fácil en determinadas regiones en donde no se requiere tanta mano de obra para conformarse con pequeñas rentabilidades mostrando que hay un precario uso de las tierras y una mala asimilación de tierras en el país.

El analista habló sobre la concentración de inversiones en sectores como el petrolero y el de minas y energía que en su momento dejaron una buena ganancia para el país, pero que con la caída en el precio de los commodities significó una tragedia fiscal toda vez que representó un hueco superior a los 23 billones de pesos.

Reyes conceptuó que no fue malo haberle puesto tanta atención al sector de hidrocarburos porque existen varias experiencias en donde la explotación de petróleo es un dinamizador regional que le ayuda inclusive al mismo sector agrícola. Ese término de sembrar petróleo, apuntó, es vital para los desarrollos regionales importantes. Empero manifestó que la economía mostró que no es bueno apostarle a un solo sector sino propender por una diversificación productiva que proyecte mejores exportaciones y mayores ingresos para la nación.

“Tenemos que complementar lo que se hizo con petróleo y el gran reto es seguir mejorando en petróleo, pero poniéndole atención al agro y apoyándolo, aunque hay que decir que no solo el agro debe recibir una ayuda de los ingresos petroleros sino todo el sector productivo en donde no solamente habrá beneficio para la economía naranja y las industrias culturales, sino todo el capital humano que se requiere para esas industrias con una formación mayor y eso permitirá subir la productividad de la sociedad, es decir que todo urge de complementos porque en Colombia necesitamos el petróleo, el agro y una productividad creciendo basada en la capacitación media de la comunidad, es decir esfuerzos que se deben hacer, ojalá en simultánea, pero lo cierto es que deben hacer parte de la agenda de los próximos años”, anotó Reyes.

Añadió que ahora más que nunca es necesario reactivar sectores en donde hay capacidad instalada porque es muy urgente dinamizar la economía. Sostuvo que el gran lío de Colombia es que los empresarios se dieron cuenta que la tasa de cambio no lo era todo y que esa pelea por mayor valor en el dólar para impulsar la competitividad fue insulsa. Es tan cierto, dijo el analista, que Colombia reportó una gran devaluación en el tipo de cambio que resultó igual o peor porque el país sigue con problemas importantes en varios sectores.

Dogmatizó que un reto para el ejecutivo es como logra a través de reformas estructurales, como hace más productivo su aparato generador de empleo y de producción en la economía lo cual aún está pendiente. Al superar esa barrera, consideró, sin lugar a dudas el país tendría capacidad de hacerlo a gran escala en todos los sectores que tiene la economía y aprovechar aquellos que tienen capacidad instalada baja.

Finalmente Reyes dijo que al ver las cifras de la economía es fácilmente detectable que el mundo venía de experimentar grandes problemas por cuanto fue notorio un ciclo difícil. Para el caso de Colombia la caída de los precios del petróleo dio un golpe muy fuerte porque afectó el ingreso haciendo que la economía tardara tres años en levantarse nuevamente. Fue claro al precisar que los números de crecimiento van a ser mejores, pero informó que todavía el tema no da para izar la bandera del logro y del objetivo porque Colombia necesita crecer muy por arriba del cuatro por ciento para incluir a grandes trozos de la población que hoy están por fuera de la formalidad ya que la informalidad supera el 50 por ciento lo que dice que en pocos años la mitad de los nacionales no tendrán seguridad social o una pensión.

Comentarios