Después de que países como Dinamarca y Noruega suspendieran temporalmente la aplicación de la vacuna desarrollada por AstraZeneca-Oxford por casos de coágulos presuntamente relacionados en personas inoculadas, la Agencia Europea de Medicamentos ha recomendado seguir aplicando las dosis y señaló que “los beneficios continúan superando los riesgos”.