La Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) en su versión 2021 trascendió de los escenarios físicos en la capital para reunir a más de 1.800.00 asistentes de Colombia y el mundo alrededor de las letras, la oralidad y el arte de la palabra.

Durante 17 días los amantes de las historias de ficción y de no ficción disfrutaron de cerca de 670 eventos virtuales y 130 presenciales entre charlas, lecturas en voz alta, menús literarios y firmas de libros que se adaptaron a las exigencias de la pandemia para poder acercar a los asistentes de manera física y virtual a la literatura.

“Esta edición número 33 de la Feria Internacional del Libro nos permitió reencontrar los diferentes actores del sector editorial y libreros con sus públicos. Gracias a la virtualidad logramos, una vez más, conectarnos con la literatura de otros países, contamos con autores y conferencistas procedentes de Chile, Perú, Argentina, España y por supuesto de Suecia, nuestro país de honor”, señaló el presidente de Corferias, Andrés López.

Como parte de la reactivación segura, la Alcaldía de Bogotá a través de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, Idartes, y la Secretaría de Educación dispuso diferentes escenarios en la ciudad para el reencuentro los ciudadanos con uno de los eventos culturales más importantes de la capital, como el Gimnasio Moderno en el que se celebró el festival ‘Las líneas de su mano’ donde realizaron 16 conversatorios y firmas de libros, y la Universidad Externado en la que se llevó a cabo la XII versión del Encuentro Internacional de Periodismo.

En esta versión en la que se complementó la presencialidad con la virtualidad, Suecia fue el país invitado de honor, que a través de su pabellón virtual, con cerca de 120 mil visitas durante la feria, se consolidó como un Socio Sostenible a través de sus experiencias de innovación, creatividad, transparencia, igualdad de género y cultura.

Asumir el reto de la virtualidad ha sido la mejor oportunidad para acercar Suecia a más colombianos fuera de los límites de la presencialidad. La virtualidad nos permitió acercar al país invitado de honor a todas las regiones de Colombia. También nos alegra haber podido interactuar presencialmente y de manera segura en conciertos, obras de teatro, shows de magia, visitas a colegios organizadas por los aliados, entre otras iniciativas”, señaló la embajadora de Suecia en Colombia, Helena Storm.

La Filbo celebró el centenario del poeta maldito, Charles Baudelaire, la abolición de la esclavitud, los 101 años de Manuel Zapata Olivella; inauguró la programación cultural con el concierto de la Orquesta Filarmónica y concluyó sus 33 años con los trombones y pregones de la Orquesta de la 33.

A su vez, realizó por segunda ocasión la campaña ‘Donar un libro es un hecho de paz’ en el que se invitó a los ciudadanos a donar libros nuevos o en buen estado para los habitantes de los territorios más afectados por la violencia en el país, gracias a la alianza entre la Embajada de Suecia y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP) de la Organización de Estados Americanos.

“La FILBo es una conversación, es diálogo, es encuentro, y es la presentación del sector editorial colombiano al mundo. Eso vivimos los últimos 17 días. Aquí estamos, nos adaptamos rápidamente a las circunstancias, seguimos comprometidos con mantener vivo un evento tan importante para el país, donde el libro y la lectura se toman la palabra en Colombia”, concluyó el presidente de la Cámara Colombiana del Libro, Enrique González.