Por: Froilán Casas

Hoy se cacarea por los cuatro puntos cardinales la tan trillada igualdad. Bajo ese ropaje se camufla la pereza, la irresponsabilidad, la falta de compromiso. Los zánganos sí que defienden la igualdad. La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla. Debe haber igualdad de oportunidades: hay personas que las aprovechan y otras que viven como plañideras quejándose por todo. El perezoso en todo ve problemas, el activo en todo ve oportunidades. Hay personas que viven quejándose de su miseria y pobreza y no mueven un dedo para salir de la indigencia: viven envidiando al que tiene, -éste sí trabaja-; su mente está llena de toxicidad y resentimiento. Hay personas que son aguafiestas en las reuniones, todo lo ven con el prisma del pesimismo y llenos de resentimientos: con nada están contentos y lo critican todo. La vida es un proceso de lucha y construcción. El niño cuando nace, llora, empieza la lucha de la vida; salió del líquido amniótico en donde todo lo hacía la madre; ahora, a luchar. La disciplina, la constancia, son el secreto del éxito. Por favor, aprenda de sus fracasos, ellos son acicate para seguir adelante y le hacen bajar los sumos de autosuficiencia. Permítame, amigo lector ofrecerle esta historieta, se llama Diálogo entre camaradas. “Un compañero correligionario… si tuviera dos casas, ¿donarías una a la revolución? Sí, responde el compañero militante. Y si tuvieras dos autos de lujo, ¿donarías uno a la revolución? Sí, responde nuevamente el aguerrido militante. Y si tuvieras un millón en tu cuenta bancaria, ¿donarías la mitad para la revolución? Lógicamente, lo donaría, respondió el orgulloso compañero. Y si tuvieras dos gallinas, ¿donarías una para la revolución? ¡No! Respondió el compañero. Pero… ¿por qué donarías una casa si tuvieras dos, un auto de lujo si tuvieras dos, medio millón si tuvieras un millón en tu cuenta… y no donarías una gallina si tuvieras dos? “¡Mierda!, porque las gallinas sí las tengo”. Moraleja: siempre es fácil repartir la propiedad y el trabajo ajeno. En mi experiencia he visto tantas cosas y permítale decirle que Colombia siendo un país tan rico, es paradoxal que haya pobreza. Países pobres en recursos naturales tienen una economía próspera. Por ejemplo: Israel es un pequeño país desértico y, sin embargo, exporta alimentos. Suiza, no tiene mares y, sin embargo, tiene la segunda flota naviera más grande del mundo. Japón es un archipiélago, tiene apenas el 30% del territorio apto para la agricultura y, sin embargo, es una de las economías más sólidas del planeta. Singapur es una ciudad Estado, hasta 1965 era tan pobre y corrupto como Colombia y hoy tiene un nivel de vida propio de los países desarrollados. Un pueblo que solo quiere pan y circo, nunca saldrá de la pobreza. Haití fue el país latinoamericano que primero proclamó la independencia, hace más de dos centurias, ha recibido ayudas a granel y, sin embargo, es el país más pobre del hemisferio. Por favor, compare la ciudad de Nogales (frontera entre Estados Unidos y México): vea la gran diferencia entre la parte norteamericana y la mexicana. Concluya, por favor.