DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por Rolando Monje

De las consecuencias más visibles que ha dejado la pandemia del covid-19 tiene que ver con el mercado laboral, que se ve no solo en los índices de desempleo, que ha venido mostrando una recuperación después de haber tocado cifras récord en abril del año pasado, sino también en la tasa de informalidad, que en noviembre de 2020 se ubicó en 48,7%.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló que la población ocupada para noviembre del año pasado, en las 23 ciudades principales, fue de 11 millones, lo que quiere decir que hay 1,1 millones de ocupados menos de lo que había en el mismo mes del año anterior, cuando la cifra se ubicó en 12,1 millones.

En número de personas, el impacto de la caída fue mayor entre los formales, que pasaron de ser 6,4 millones a 5,7 millones, es decir, 700.000 ocupados menos en esa franja del mercado laboral. Los informales, en cambio, pasaron de 5,67 millones a 5,38 millones, lo que implica que en noviembre hubo 300.000 trabajadores informales menos que en el mismo periodo de 2019.

Proporción de la población ocupada informal según ciudad y área metropolitana.

Sin embargo, la tasa de informalidad, creció 1,5 puntos porcentuales, tanto en las 13 ciudades principales como en las 23 en las que el Dane hace la medición. En el primer caso, la tasa subió de 46,2% a 47,7%, mientras que, en el segundo caso, la cifra subió de 47,2% a 48,7%.

Podría parecer una contradicción que caiga el número de personas informales y suba la tasa de informalidad; no obstante, esto se explica porque, por cuenta de la pandemia, el universo total de personas ocupadas es menor al que había un año antes y, tras la recomposición del mercado laboral, los informales representaron una mayor porción del total.

Son seis las condiciones que la entidad denomina como ocupación informal. Si usted vive en Colombia y es empleado particular de una empresa que ocupe hasta cinco personas (incluyendo al patrón) es considerado dentro de esta población. También si trabaja como peón, como empleados de servicio doméstico, o si trabaja por cuenta propia si no es independiente profesional.

Los contrastes

Las ciudades que mostraron la mayor proporción de informalidad para noviembre de 2020 fueron Cúcuta (72,2%), Sincelejo (64,4%) y Santa Marta (63,5%). En cambio, las que registraron los índices más bajos fueron Manizales (38,2%), Bogotá (41,9% y Medellín (43,4%).

En Neiva la informalidad llegó al 53,5, ubicándose por debajo de ciudades como Florencia o pasto y con el mismo porcentaje que Ibagué. La capital huilense comparativamente con el mismo periodo de 2019 disminuyó en 1,3% la tasa de informalidad.

Proporción de la población ocupada, según afiliación al régimen de seguridad social en salud y cotización a pensión.

Sin embargo, si se comparan estos datos con los del mismo periodo del año anterior, puede verse que la pandemia tuvo un impacto diferenciado en las distintas ciudades. De hecho, en las que más creció este índice fueron: Florencia, que con una tasa de 60,6% tuvo un aumento de 6,2%; Cali, que creció 5,3% y se ubicó en 49,3%; Barranquilla, que con una tasa de 59% registró un alza de 3,2 puntos porcentuales; Medellín, que creció 3%; y Cartagena, con un crecimiento de 2,4% en la tasa de informalidad, que ubicó el dato total en 56,2%.

La pandemia cerró la brecha de género entre la población informal

Otro efecto de la pandemia tiene que ver con que se redujo la brecha de género en este indicador, esto, porque la tasa de informalidad entre los hombres en las 13 ciudades principales subió. Con respecto a la situación según sexo, se registró que la proporción de informalidad para las mujeres fue de 47,8 %, mostrando una disminución de 0,1 puntos porcentuales con respecto a lo vivido un año atrás. En el caso de los hombres, el empleo informal aumentó, moviéndose de 44,5 % a 47,7 % para la más reciente publicación del Dane.

Distribución de la población ocupada, según acceso al régimen de seguridad social en salud y tipo de afiliación.

Afiliación a salud

La entidad también reveló que hay menos ocupados con afiliación a salud si se compara lo obtenido en el trimestre móvil de septiembre a noviembre de 2019 con los del año pasado, puesto que este indicador cayó 0,6 puntos porcentuales y pasó de 90,8 % a 90,2 % entre un año y el otro.

Adicionalmente, cayó 0,4 puntos porcentuales el total de población que cotiza a pensión entre los mismos periodos, indicador que se movió de 50,3 % en 2019 a 49,9 % en 2020, según el registro del Dane.

El 56,8% del total de la población ocupada pertenecía al régimen contributivo o especial como aportante. Entre tanto, el 9,2% del total de la población ocupada pertenecía al régimen contributivo o especial como beneficiario, lo que significó una disminución de 0,9 puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo de 2019 (10,1%).

Finalmente, el 23,7% de los ocupados pertenecía al régimen subsidiado, lo que representó un aumento de 1,3 puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2019 (22,4%).