martes, 20 de noviembre de 2018
Economía/ Creado el: 2018-02-25 10:21 - Última actualización: 2018-02-25 10:24

La Jolla: playa, brisa y mar en un emprendimiento

El gusto por la moda, en especial por los vestidos de baño, motivó a Xiomara Rubiano, una joven neivana, a consolidar La Jolla Beach Wear, un emprendimiento que reúne a importantes marcas de estas prendas en el país. Sexta entrega de Huila Emprendedor.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | febrero 25 de 2018

Sobre la avenida La Toma de la ciudad de Neiva, Xiomara Rubiano, una joven neivana de 26 años, le da vida a la Jolla Beach Wear, un emprendimiento que hoy cuenta con su establecimiento comercial en esa zona de la capital huilense y que le ha dado a hombres y mujeres opitas el encanto de la moda y la pasión por los vestidos de baño.

Una vez renunció a su trabajo, en el cual llevaba tres años, Xiomara se entregó tiempo completo en idear una fuente de ingresos, pero más allá de eso, a un sólido negocio que le permitiera disfrutar su vida. Pensó en crear una empresa relacionada con el mundo del cine, partiendo de su experiencia previa en este sector, o un restaurante basado en modelos auto sostenibles, pero ninguna idea prosperó. 

“Un día hablando con mi hermana, con quien tengo una relación muy cercana, y que por cierto nos encanta la moda, pensé en los vestidos de baño como una forma de emprendimiento. Antes de La Jolla, yo tenía un montón de vestidos de baño, era algo loco (risas) y vi que además era un modelo de empresa que se estaba dando en el país; vi entonces allí una oportunidad de negocio”, expresa Xiomara.

Consolidar La Jolla fue un largo camino que incluyó la realización de un estudio de mercado en la ciudad de Neiva, el cual determinó que el emprendimiento sí podía ser viable. Para Xiomara, muchas personas que quieren emprender cometen el error de hacer grandes inversiones en iniciativas de empresa que no tienen sostenimiento financiero a largo plazo, por eso “el análisis de mercado es muy importante a la hora de emprender, muchos lo hacen, les sale mal o no se dan cuenta de los resultados, pero aun así arrancan y al final no es rentable”, señala.

Una vez identificada la idea, Xiomara comenzó la búsqueda de las marcas, no sin antes presentar su proyecto y recibir siempre respuestas positivas. “Todo lo fui presentando sobre plano, porque ni siquiera tenía local, es decir, nada. Empecé a escribir y a escribir a diseñadores, ahí pensé “aquí fue”. Luego conseguí mi primer local y empecé”.

La Jolla funciona sobre el concepto de tienda de verano. Sus cuatro paredes y percheros, exhiben un sinnúmero de vestidos de baño de diferentes colores y diseños, acompañados de objetos que conjugan la experiencia propia de disfrutar la playa, la brisa y el mar. Flotadores, bolsos playeros y elementos de cuidado personal combinan la amplia oferta de este emprendimiento.

“Ahora con los vestidos de baño no solo somos adictas a ellos sino que se pusieron de moda. Hubo un “boom” de diseñadores de vestidos de baño y adicional a eso la gente los comenzó a ver más en redes sociales, influenciada por estilos de vida, viajes, entonces hoy son más fuertes que antes. Hace un tiempo solo encontrabas las mismas marcas de siempre y a unos precios altísimos”, agrega.

Un emprendimiento multimarca y de colaboración mutua

Además de concebirse como tienda de Verano, La Jolla conserva la figura de ser una plataforma multimarca, es decir, que reúne a varias marcas de vestidos de baño de diferentes lugares del país, especialmente de ciudades como Barranquilla, Medellín, Cali y

Bogotá. El pasado viernes, la tienda lanzó su nueva línea de Joyería y Accesorios, que reunió a importantes diseñadoras del Huila, que comenzarán a exhibir sus diseños de la mano con la Jolla.

“Acá en Neiva hay muchas cosas lindas entonces lo que buscamos es fortalecer lo que hay. Los vestidos de baño son de afuera porque en Neiva no hay una marca propia de vestidos de baños, sin embargo conozco una niña que hace salidas de baño, otra que hace canastos, entonces la idea es ser un espacio donde el diseñador entre y las venda. Muchas marcas utilizan este tipo de tiendas para poder exhibir sus productos entonces ahí nos apoyamos, ellos en el diseño y nosotros con la venta”, precisa Xiomara.

Emprender: labor de sacrificios y mucha dedicación

Para Xiomara, emprender fue un reto pero a la vez un sueño que se convirtió en su camino de crecimiento profesional y personal. Tras seis años de trabajar para tres empresas a nivel regional y nacional, creyó que Neiva necesitaba una alternativa de negocio acorde a sus gustos, pero lo más importante, a las necesidades de los neivanos.

Emprender es trabajar demasiado. En mi caso soy la “todera”, pues traigo nuevas marcas, negocio, vendo, y todo eso, pero cosas como la parte contable que no son tan chéveres como uno quisiera, se terminan haciendo y al final es interesante porque aprendes y lo disfrutas”.

En este proceso, la Cámara de Comercio de Neiva a través del programa Empréndelo, le ha brindado a Xiomara las herramientas necesarias para potencializar La Jolla. “Muchas veces a uno se le olvida el tema académico por estar detrás del emprendimiento y de repente llega la Cámara, te llama y te dice que no te alejes tanto de la formación, que es útil y necesita que yo esté allí para formarme otra vez. Siempre tienes que estar aprendiendo cosas nuevas, escuchar y aplicar las cosas que aprendes. El hecho de que la cámara me apoye significa que hay alguien más y que estamos trabajando en equipo, entonces uno siente que hay un patrocinador y esto le da mayor credibilidad al negocio”, enfatiza.

En la red social Instagram, la Jolla Beach Wear cuenta con más de 6 mil seguidores, una herramienta que le ha permitido visibilizar el trabajo y captar la atención de los compradores, quienes ven en la marca una opción de vestidos de baño de calidad y buenos precios. Xiomara sueña con ampliar su plataforma de negocios en ciudades grandes del país, iniciando por Bogotá.

“A mi me encanta y no me aburre para nada. Cada minuto que pasa lo disfruto, me encanta buscar nuevas marcas, probarlas, medirlas, todo eso. Si uno no está completamente apasionado por el negocio no está en nada. Este trabajo te exige mucho más tiempo que un trabajo de oficina”, asegura la emprendedora.

La Jolla seguirá ofreciendo a los neivanos los mejores diseños en vestidos de baño, accesorios y elementos de cuidado personal, brindando una experiencia de verano única que sea recordada por todos sus clientes.

Xiomara Rubiano, emprendedora y gerente de La Jolla Beach Wear

Xiomara Rubiano es administradora de empresas de la Universidad Surcolombiana (Neiva), con Especialización en Inteligencia de Mercados de la Universidad de Los Andes (Bogotá). A sus 26 años y luego de una amplia experiencia profesional en diferentes empresas y multinacionales de la región y el país como Electrificadora del Huila, Carrefour y Cine Colombia, decidió regresar a su ciudad natal para emprender en su idea de negocio, partiendo de un interesante gusto personal: los vestidos de baño.

La Jolla Beach Wear se convirtió en su sueño. Con su creatividad y originalidad, atrajo el nombre de una playa, desconocida y poco común en el recordatorio de los turistas y viajeros frecuentes, para transformarla en una marca que hoy ya tiene ganado terreno de posicionamiento, principalmente en las mujeres opitas. El emprendimiento es el único con un concepto de tienda de verano en la capital huilense y continuará siendo un espacio para que los emprendedores de la región y el país muestren sus diseños al público.

“La Jolla me encanta y la disfruto mucho. Las personas me decían ‘Oye, por qué vas a vender vestidos de baño y no tuercas, que sí te haces millonaria’, pero realmente uno no puede vender algo que no le gusta, porque simplemente no lo va a disfrutar”, menciona

Xiomara hace parte de los jóvenes emprendedores del programa Empréndelo, proyecto ejecutado por la Cámara de Comercio de Neiva, en convenio con Confecámaras y el Banco Interamericano de Desarrollo – BID.

Comentarios