La reciente polémica que se dio a conocer en todo el país de la póliza falsa y de una interventoría especializada en cosméticos en el caso de las MinTic (Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones), donde éste asignó un megacontrato de 280,3 millones de dólares que incluyó la entrega de un anticipo de 18,3 millones de dólares (70 mil millones de pesos) para la instalación de unas redes de internet en la zona rural del país a una empresa sin experiencia y con la presunta participación de empleados del Ministerio, no solamente muestra los errores comunes de contratación sino también la posible mala intención de alguna de las partes del contrato. ¿Cuántos casos MinTic podemos tener en otras entidades del Estado?

Pero lo más interesante de todo esto, es que para este monto asignado y tratándose de recursos públicos de todos los colombianos, esta falla de contratación no fue descubierta por los organismos de control como la contraloría o la procuraduría sino por una periodista, Paola Herrera de la W Radio. (W radio, 2021). De admirar.

Sin embargo, en el año 2019 se aprobó un presupuesto especial a la contraloría para las vigencias 2020 con $250.000 millones de pesos, para el 2021 con $250.000 millones y para el 2022 con $136.000 millones. Una de las razones por las que el Contralor defendió dicho presupuesto, era que en la entidad le “faltaba la capacidad técnica del recurso humano y mayores herramientas y tecnologías de control”, es decir, un ingeniero civil para las obras que se estaban ejecutando, un médico para el sistema de Salud, un ingeniero de petróleos para el control de las ejecuciones de los contratos adjudicados y así sucesivamente.  Según esa misma entidad, la corrupción es considerada como uno de los principales problemas en Colombia y cuesta unos 13 billones de dólares al año, casi un 5% de su Producto Interno Bruto.

Pero la Procuraduría General de la Nación no se queda atrás. Los proyectos de ley 423 de 2021 (Senado) y 595 de 2021 (Cámara), modificaron el funcionamiento y la operación de este organismo, al aumentar en 500 empleados su planta de personal, es decir, un aumento presupuestal de $87.000 millones de pesos al año. (Congreso, 2021)

Los organismos de control hoy más que nunca deben estar vigilando todos los recursos públicos de los colombianos, más aún, cuando el Senado de Colombia aprobó el Presupuesto General de la Nación para el 2021, por el mayor monto de 313,9 billones de pesos (81.6 billones de dólares). Las entidades con aprobaciones de presupuestos que superan los 10 billones de dólares para el año 2021 son: Grupo Ecopetrol, Ministerio de Educación (12,2) Fuerzas Armadas (10,4), Ministerio de Salud (9,1) y muy lejos está el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – MicTic con 0.6 billones. (MinHacienda, 2021).