Diario del Huila, enfoque

Por Rolando Monje

Aunque un libro no puede sustituir un abrazo, leer en estos tiempos ha significado para muchas personas una forma de compartir y acompañarse. Durante estos largos meses de aislamiento preventivo obligatorio se ha incrementado el número de visitas a los portales digitales de las casas editoriales. Las cifras van en aumento en esta dura temporada, gracias a la proliferación de títulos dirigidos a los lectores más jóvenes.

La generación actual prefiere un estilo de lectura más visual, menos trascendente y casi que presidido por la inmediatez de las redes sociales. La razón de todo esto es que la lectura se presenta como una alternativa de ocio de bajo costo y en los tiempos digitales que corren este es un valioso argumento.

El número de mujeres lectoras está por encima del porcentaje de los hombres.

El número de mujeres lectoras está por encima del porcentaje de los hombres.

Lo que no ha cambiado en estos tiempos de pandemia son las carencias del lector ingenuo. Son las mismas falencias que no les permiten a los jóvenes seleccionar ni discriminar entre la ‘basura’ y las joyas literarias. Incluso siguen leyendo las tareas que les dejan los profesores, más por una nota que por crecer como persona.

Sin embargo, es de resaltar que la lecturabilidad en los jóvenes se ha incrementado y es algo se le puede achacar a la pandemia este aumento de los índices lectores.

De acuerdo a la Encuesta de Consumo Cultural adelantada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, ir al cine, visitar un restaurante o ir al teatro son actividades que antes eran preferidas por los colombianos y que ahora quedaron relegadas por el covid-19 que se apoderó de este 2020, una pandemia que, aunque dejó varios sectores afectados, recuperó el interés en las personas por la lectura, posicionándola como uno de los pasatiempos primordiales durante este año.

Este fundamento quedó demostrado en la Encuesta de Consumo Cultural que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE,

La encuesta publicada el 9 de diciembre, indica el consumo de libros y revistas de los colombianos en el año de la pandemia.

Porcentaje de personas de 12 años y más, por sexo, que leyeron libros en los últimos doce meses.

Porcentaje de personas de 12 años y más, por sexo, que leyeron libros en los últimos doce meses.

Los resultados arrojaron que el porcentaje de personas mayores de 12 años que leyeron libros y revistas fue de 50,2% y 30,9% respectivamente. Así mismo, según el sexo el 53,8% de las mujeres de 12 años y más leyeron libros; y para el total de hombres de 12 años y más fue de 46,1%. Para los que leyeron revistas estos porcentajes fueron 36,0% y 25,1%, respectivamente.

En promedio las personas leyeron 3,8 libros, los que se ubican en el rango de 5 y 11 años, que saben leer y escribir. En mayores de 12 años fue de 3,9 libros.

En la lectura de libros por rangos de edad se observa que los mayores porcentajes de lectura los presentan las personas de 12 a 25 años con 65,0%, seguido por las personas de 26 a 40 años con 48,3%, y los porcentajes más bajos se registraron en los rangos entre 41 a 64 años (42,0%) y 65 años y más (39,7%).

El 30,9% de las personas de 12 años y más que saben leer y escribir, leyó revistas; por sexo, se observa que son las mujeres las que más consumen este tipo de lecturas con el 36,0%, mientras que solo 25,1% de los hombres son lectores de revistas.

Lectura de otros contenidos digitales

Del total de personas de 12 años y más, que afirmaron saber leer y escribir, el 77,6% leyó redes sociales, el 59,0% leyó correos electrónicos, el 45,6% leyó blogs, foros o páginas Web y el 37,9% materiales de estudio o trabajo.

Al revisar por sexo, no se observan diferencias significativas entre hombres y mujeres, teniendo en cuenta los intervalos de confianza de los datos.

De otra parte, al 71,0% de los niños de 5 a 11 años les gusta que les lean y al 71,5% les gusta leer. Del total de niños de 5 a 11 años, el 77,8% leyó libros y el 10,9% leyó revistas en los últimos doce meses.

Estas cifras revelan que los hábitos de lectura en el país se vieron influenciados por la pandemia, un balance que también respalda Buscalibre, una reconocida librería por internet, que afirma que “la pandemia llevó a que los colombianos se interesaran más por la lectura. Anteriormente, destinaban su tiempo libre en otro tipo de actividades como ir al cine, restaurantes o teatro, entre otros planes; pero al no poder salir durante la cuarentena encontraron en los libros una alternativa de entretenimiento con grandes beneficios”.