Diario del Huila

La protección ambiental necesita sincerarse (II)

Mar 13, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 La protección ambiental necesita sincerarse (II)

Por: Álvaro Hernando Cardona González 

 

Continuamos con nuestro tema de la semana pasada descubrienedo cuán cobardes somos para sincerar los problemas y dedicarnos a solucionarlos. Y evaluando, cuánto aplazar las soluciones ambientales, las tornan más complejas y costosas.

¿Lastimosamente la conservación y recuperación ambiental está politizada? porque parece que por no perder o por ganar votos, es que se dejan de hacer las cosas eficaces, y de paso se desprotege la vida y salubridad de los colombianos que tanto lo necesitamos.

Miren, en una carta abierta dirigida al Ministerio de Ambiente, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) expresó su “preocupación” porque no se hace nada para evitar que haya hipopótamos y en las cantidades que existen en el magdalena medio y bajo. Especie exótica e invasora introducida en nuestro entorno natural, por el delincuente Pablo Escobar, y causante, lo dicen esta y otras organizaciones con mayor valor científico, de daños a los “ecosistemas locales del país y podrían causar daños en su hábitat acuática”.

La UICN se suma a las conclusiones de la Universidad de los Andes y la Pontificia Universidad Javeriana, en llamar “la atención sobre la necesidad de superar la inacción y de buscar salidas desde una diversidad de visiones a un problema complejo y creciente que cada día será más difícil enfrentar de forma efectiva”.

Lo que hay que hacer, porque es lo que nuestro entorno natural necesita y reclama, porque es lo más racional y resuelve el problema de tajo, es hacer caza de control. Es decir, exterminar, matar o eliminar estos animales salvo aquellos que sean necesarios conservar para estudios científicos nacionales. Y si otro país, que tenga los espacios naturales para esta especie los desea llevar, que lo haga.

Nuestros ecosistemas necesitan protegerse y recuperarse. Sin duda. Y cada vez es más apremiante esa necesidad. Por tanto hay que dejar de evitar dar soluciones racionales, insistimos, racionales, a los problemas ambientales.

No es racional que los municipios prefieran adornar y embellecer sus plazas y parques urbanos, pero no adquieran las áreas de recarga de acuíferos y manantiales que nos suministran el agua vital. O que mejoren y amplíen los servicios de acueducto y alcantarillado. O que ante tremenda pandemia mundial, se gasten (eso no es inversión) 10.000 millones de pesos, adicionales a centenas de miles más los últimos años, para “arreglar” un estadio de fútbol feísimo cuyo ingreso y uso está limitadísimo y que usufructúa un equipo privado.

Nada de bobadas como solicitar que “haya un pronunciamiento gubernamental sobre el impacto de las especies invasoras como el hipopótamo en la biodiversidad colombiana”. Eso ya se sabe. Sean francos.

 

 

 

Autor: DHWeb

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto