martes, 04 de agosto de 2020
Política/ Creado el: 2020-07-08 10:43 - Última actualización: 2020-07-08 10:43

La Santa Sede desautoriza al arzobispo de Cali

En su comunicado la Nunciatura Apostólica se aparta de las palabras de monseñor Luis Mariano Montemayor por su posición sobre el tratamiento de la paz por el gobierno Duque.

Así lo dejó claro ayer un corto pero contundente comunicado la Nunciatura Apostólica, presidida por monseñor Luis Mariano Montemayor.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 08 de 2020

La visión de una presunta “venganza genocida” que el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve tiene sobre el gobierno Duque frente a la implementación de la paz no es ni compartida ni autorizada por la Santa Sede.

Así lo dejó claro ayer un corto pero contundente comunicado la Nunciatura Apostólica, presidida por monseñor Luis Mariano Montemayor, al referirse a las declaraciones que en tal sentido emitiera esta semana monseñor Monsalve y que, generó malestar en el gobierno nacional.

“La Nunciatura Apostólica de Colombia se precia de aclarar a la opinión pública colombiana que dicha calificación de la gestión gubernamental no corresponde a la visión que la Santa Sede tiene de la compleja situación en que versan, en este momento, tanto la aplicación integral de los Acuerdos de Paz del 2016, como el estado de los contactos y conversaciones que a diversos niveles se mantienen con el Eln, en el ámbito de la Comunidad internacional”, reza el comunicado con el que reacciona a las declaraciones del arzobispo de Cali.

Haciendo referencia al término “genocidio”, una de las palabras que empleó monseñor Monsalve al criticar a la administración Duque, el comunicado indica que éste “…tiene en el Derecho Internacional Humanitario un significado preciso que no permite sea usado a la ligera en los legítimos debates o discusiones públicas sobre las políticas concretas de un determinado Gobierno”.

Como se recordará, monseñor Monsalve al participar en una reciente Asamblea virtual dijo que el Gobierno tiene “venganza genocida” con los procesos de Paz que adelantó su antecesor, Juan Manuel Santos “para desmembrar completamente la sociedad, las organizaciones sociales y la democracia en los campos y en los territorios en donde, según se enfoca, tenían o tienen influencia las organizaciones subversivas”.

Respecto a un eventual diálogo con el ELN, el arzobispo de Cali dijo que experimenta “gran frustración y enorme incertidumbre en relación al inmediato futuro de estos procesos, y aun al mediato y largo plazo, porque los procesos que están, que subyacen a esta pandemia, se pueden echar por tierra, completamente".