Diario del Huila, Educación

Por Rolando Monje

La educación fue uno de los sectores que más se debilitó en 2020 por cuenta de la pandemia del Covid-19, que además afectó la economía y la salud mundial. Por temor al contagio, las instituciones educativas debieron cerrar sus puertas a los estudiantes.

Colombia, que no se escapó de esta realidad, ya había programado sus actividades para 2021 para el inicio de clases en alternancia, pero ante el incremento del número de contagios en el país y en el departamento del Huila, los colegios, padres de familia y alumnos se enfrentan a tener que seguir estudiando desde casa.

En el Huila, el retorno a las aulas se estaría dando para febrero o marzo, pues mientras se mantenga el proceso de aislamiento, la Secretaría de Educación Departamental manifestó que no se iniciarán labores presenciales.

La venta de uniformes se verá reducida de continuar la virtualidad.

Frente a este panorama, los vendedores de útiles escolares, los prestadores del servicio de transporte escolar y las empresas que diseñan uniformes para los colegios en Neiva, están preocupados por la reducida venta arrancando el 2021, cuando normalmente en enero y febrero las ventas se disparaban con el inicio de las clases, sin embargo, con la pandemia y la continuación de las clases virtuales están en una situación económica difícil.

Según la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, en las últimas semanas de diciembre tuvieron buen desempeño, pero en lo que va corrido de enero las ventas se han desplomado y en promedio se están afectando en un 80% en todo el país, especialmente en las ciudades capitales que más restricciones han estado viviendo.

Principalmente “se ha visto afectado el sector de moda, ropa, calzado, especialmente ropa casual para universidades, colegios, se malogró la temporada escolar, es decir, se paró prácticamente toda la venta de uniformes escolares, libros y enseres y útiles”.

Las marcas de útiles escolares tienen lista la oferta para el regreso a las clases, pero enfrentan una nueva coyuntura: el aplazamiento de la alternancia por cuenta del segundo pico de contagio que ha extendido ahora su impacto a este comercio de productos.

Los almacenes que trabajan este tipo de productos, y que ‘hacen su agosto’ el primer trimestre del año consideran que la dinámica de las ventas no será igual a la del año pasado para atender las necesidades de los estudiantes del Calendario A, la época más dinámica para el sector, aunque no descartan que en esta oportunidad las ventas se prolonguen.

Los transportadores del servicio escolar es uno de los gremios más afectados por el covid-19.

Para los comerciantes el panorama es muy retador ante la situación que se vive por la pandemia.

“El año pasado la virtualidad fue la protagonista y se planteó el regreso a clases con alternancia, lo que llevó a un buen desempeño en categorías las manualidades, las resmas de papel y productos de tecnología como tablets y computadores”, manifestó Fernando García, comerciante de este tipo de productos en el Centro de Neiva.

Igualmente, reconoce que existen otras categorías que “tendrán un comportamiento más retador como la ropa escolar, la marroquinería o los cuadernos, que probablemente tendrán una menor penetración, comparado con años anteriores por su bajo uso en el periodo 2020”.

Frente a la posibilidad de aplazamiento de la alternancia en varias ciudades del país, incluidos los 37 municipios del departamento, los comerciantes están diseñando estrategias para flexibilizarse y así atender las necesidades de los clientes.

“El consumo hoy no es igual con los estudiantes en la virtualidad, pues dependemos de la evolución de como avancen los contagios”, indicó Jineth Ossa, quien comercia este tipo de artículos.

“La compra escolar se ha aplazado y la temporada se prolongará”, añadió.

Cajas de compensación

Las cajas de compensación familiar han diseñado también sus estrategias para esta temporada, en los que las familias están concentradas en la entrada al colegio y las universidades.

El sistema de compensación familiar del país ofrece el subsidio educativo a los trabajadores colombianos para cubrir los gastos de sus hijos al comienzo de la temporada escolar. “El subsidio escolar que aplica únicamente para artículos de la Feria Escolar es por un valor $53.000 por beneficiario, recurso que se carga a la Tarjeta Multiservicios de cada trabajador, el cual será redimido en su totalidad por este medio de forma presencial en los puntos de venta autorizados”, así lo manifestó Jesús María Escobar, jefe División Gestión de Comfamiliar Huila.

Los trabajadores de categoría A y B lo podrán reclamar hasta el 28 de febrero, en los sitios de entrega autorizados por Comfamiliar de acuerdo a la estrategia de pico y día (si es par o impar según el último número de cédula), para evitar aglomeraciones.

Ante todo lo anterior, cabe decir que, por las restricciones a la movilidad y el temor al contagio, es probable que la virtualidad también gane participación en las ventas escolares.

La plataforma Mercado Libre, por ejemplo, espera un incremento en las ventas de útiles escolares de 45% respecto al 2020.

Los uniformes escolares

Los locales de las empresas de ventas de uniformes colegiales en Neiva hoy no presentan el panorama tradicional para esta época del año

En esta época del año era en donde aumentaban su personal para atender lo que era para ellos la temporada escolar, debido a que la virtualidad continuará en las instituciones educativas.

Según Jaime Eduardo González administrador de una fábrica de uniformes e Neiva, “nosotros siempre tenemos dos premisas importantes , atención y calidad , por eso desde enero ampliamos el personal tanto en la fábrica, como en mostrador para brindar una experiencia personalizada, pero con los bajos pedidos por esta temporada no se pudo contratar más gente. Estamos recibiendo pedidos a domicilio para poder continuar».

Similar situación se da en la parte de producción, debido a que anteriormente desde el mes de septiembre realizaban sus pedidos de materias primas , para este año estos se han manejado de manera cauta ante la poca oferta de uniformes escolares.

La oferta en vestuario bioseguro la cual aumentó durante el año pasado , ayudo a mitigar un poco sus ingresos, evitando que estos sectores también tengan que cerrar sus negocios.

Transporte escolar en rines

Vehículos en venta y la necesidad de emprender otros negocios para paliar la crisis como las comidas rápidas o la distribución de huevos, frutas y verduras son apenas algunas de las alternativas que ha tenido que acoger el gremio de los transportes escolares para mitigar el impacto de la pandemia.

En muchos casos la afectación es triple porque los propietarios de los vehículos tienen un conductor y una persona que es la guía, que suelen ser madres cabeza de familia y su único sustento derivaba de ese empleo.

Sus jornadas comenzaban antes de las 5:00 a.m. y por trabajar a doble jornada se extendían hasta pasadas las 7:30 p.m. La mayoría de padres de los niños que requerían este tipo de servicio dejaron de pagar la cuota de transporte desde marzo y este año pinta igual.

¿Se aplaza el regreso en alternancia ante la segunda ola de casos?

Según explicó a los medios la ministra de Educación, María Victoria Angulo, la decisión sobre el regreso a clases con alternancia, es decir, mezclando la presencialidad con la educación remota, depende de las condiciones de cada municipio o departamento.

“No se puede decir que todo el país no regresa ni que se aplazó la decisión, sino que todo depende de unas variables y de que los secretarios de educación culminen la adecuación de sedes para que cuenten con todos los elementos de bioseguridad”, explicó la ministra en medios de comunicación.

Según Angulo, el Gobierno Nacional mantiene un monitoreo constante de tres indicadores para determinar en qué zonas del país se puede hacer un regreso gradual, que sea totalmente seguro para toda la comunidad educativa.

Se evalúa entonces la ocupación total de las Unidades de Cuidado Intensivo, la tasa de incidencia o el número de contagios en la región y la densidad poblacional de dicho territorio para determinar si se puede regresar bajo el modelo de alternancia o si se mantiene la modalidad de aprendizaje virtual hasta que la situación de salud pública ofrezca un mejor panorama para el retorno progresivo a las aulas.

Así las cosas, Angulo explicó que algunos departamentos como Meta, Caquetá, Huila, Quindío y Chocó tienen condiciones favorables en los tres indicadores, lo que les permitiría regresar bajo el modelo de alternancia, si ya están todas las adecuaciones y si ya está garantizada la aplicación de todos los protocolos de bioseguridad.

Según la ministra, el 2020 cerró con al menos el 75 % del país aplicando pilotos de alternancia y con un giro de más de 400.000 millones de pesos para que las secretarías de educación adecuaran las 44.000 sedes educativas para aplicar la alternancia en este 2021.

Aplazar el regreso presencial

Pero ante los anuncios de un posible regreso en algunas regiones, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), solicitó que el retorno presencial se aplace en todas las entidades territoriales para salvaguardar la vida.

Nelson Alarcón, presidente de Fecode, afirmó que “es irresponsable regresar a las actividades presencialmente, ya que estaríamos colocando en riesgo la vida y la salud de todas y todos”.

“Hoy debemos centrar nuestros esfuerzos en minimizar el pico de la pandemia, pero a la vez, hoy más que nunca, se debe continuar en los esfuerzos y la preparación de las condiciones para dar la seguridad que se requiere y se necesita para el retorno a las instituciones educativas”, afirmó.