La Unión Ciclista Internacional sigue trabajando a destajo para garantizar la seguridad de los corredores, aunque no todas las medidas son al gusto de todos. En cuanto a la seguridad en carrera, se abrió un fuerte debate por las prohibiciones de ciertas posturas de los corredores en la bici, que se consideraban peligrosas. Pero la última tiene que ver con la seguridad sanitaria relacionada con la pandemia y es de los más curiosa. Se pide a los corredores que si logran algún éxito… ¡no se den abrazos!

Así lo explica el comunicado: “Aunque desde el punto de vista médico el riesgo de contaminación entre los miembros de una burbuja de equipo sigue siendo bajo, la UCI considera necesario que los corredores adopten las medidas de precaución básicas, incluido el respeto de una distancia física mínima. Las demostraciones de alegría y felicitación son espontáneas y naturales, y forman parte de la belleza de nuestro deporte. Por lo tanto, no es un placer para la UCI recomendar encarecidamente a todos los interesados que se abstengan de dar abrazos al final. Sin embargo, debido a la pandemia actual es fundamental modificar temporalmente ciertos hábitos para que podamos volver a la normalidad lo antes posible”.

El acto es muy frecuente en las carreras, sobre todo en el caso del ganador o el triunfador de la jornada, que nada más llegar es asistido por un miembro del equipo que suele felicitarlo efusivamente o abrazarle. El resto de componentes del equipo también suelen hacerlo cuando llegan a meta. Y tampoco es raro ver a los corredores recibir las felicitaciones de su pareja si están presentes, lo que sí podría poner en riesgo algo más la burbuja.

Lo cierto es que desde la Unión Ciclista Internacional ya tuvo que elaborar el año pasado un estricto protocolo para la reanudación de las carreras en el que se detalla multitud de circunstancias y conductas a seguir para intentar evitar los contagios en el pelotón y, según se afirma, esta curiosa medida también entra a formar parte de él.