Gerson Bermont, director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, optómetra y experto en salud pública, quien ha liderado la logística del plan de vacunación masivo más grande de la historia del país, anuncia cuál será la estrategia para inmunizar a 8 millones de personas el próximo mes. Asegura que por pura ineficiencia en la búsqueda y actualización de las bases de datos de las EPS, ciudadanos de la población priorizada no se están vacunando. Además, resuelve las dudas más frecuentes de quienes aún están indecisos.

¿Avanza la vacunación a buen ritmo para alcanzar la meta de inmunidad colectiva o vamos retrasados?

El Plan Nacional de Vacunación avanza a un ritmo adecuado en velocidad y equidad. Hemos vacunado a más de un millón 500 mil colombianos* y llegado a 1.091 municipios del país, inmunizando a más de 750 mil adultos mayores de 80 años, 430 mil personas del sector salud y 190 mil ciudadanos entre 70 y 79 años. Si se quiere velocidad y tener más personas vacunadas, se inmunizaría sólo en las grandes capitales y obtendríamos un número mayor, pero estamos llegando a 1.091 municipios en un ejercicio adecuado de velocidad y equidad.

*Datos a corte del 26 de marzo de 2021.

Quedan menos de 20 días para cumplir la nueva meta fijada por el presidente Duque de tener 3 millones de personas vacunadas a 16 de abril. ¿Cómo le van a meter el acelerador a este proceso?

Para llegar al primer millón nos demoramos 28 o 29 días. El segundo millón nos hemos propuesto alcanzarlo en los próximos 12 días, si las proyecciones no nos fallan, y el millón restante tendremos que garantizarlo en los 8 días siguientes. Tenemos una duplicación de velocidad en una constante que esperamos mantener para lograr la meta fijada por el presidente, pero se necesitan varios aspectos. Lo primero, que los ciudadanos tengan la tranquilidad y la confianza para acudir a los puntos de vacunación, el día y la hora que les corresponda, cumpliendo con su agendamiento, que es el corazón de este plan para darle mayor organización y evitar las aglomeraciones.

Sin embargo, cuando las agendas se empiezan a agotar porque la franja de población está cada vez más vacunada, convocamos a las personas para que asistan de forma directa y masiva a esos puntos, como está ocurriendo ahora con las personas de 70 a 74 años. Aquí la clave es que los entes territoriales se articulen con las EPS e IPS para organizar a los ciudadanos.

¿Por qué no convocarlos a todos a vacunarse masivamente en vez de agendar para acelerar el ritmo?

Estamos constatando que es más efectivo el agendamiento que la convocatoria masiva. En un 80% las metas se están cumpliendo por el aviso de las EPS a sus usuarios sobre el día y la hora que pueden acercarse al punto de vacunación, y en un 20% cuando se abren centros masivos. Observamos un mejor comportamiento en la velocidad de vacunación y en la organización por agendamiento, por lo que sigue siendo la estrategia central del plan.

Sin embargo, no siempre las EPS están agendando a tiempo a sus usuarios.

Hago un llamado de atención porque se requiere la actualización permanente de las bases de datos de los usuarios. Hay territorios que están solicitando abrir rápidamente la vacunación por convocatoria masiva o agendamiento presencial debido a las deficiencias en las bases de datos de las personas para poder llamarlas y citarlas de manera efectiva.

¿Por qué todavía entre el 25% y 30% de la población priorizada de 80 años aún no se ha vacunado?

De 1.054.000 adultos mayores de 80 años, en Colombia, se ha vacunado a más de 750 mil, lo que quiere decir que faltan 300 mil. De ese 30% que queda, 15% estimamos que está indeciso, y al otro 15% posiblemente aún no le hemos llegado a donde está o no se le han ofrecido facilidades para que se vacunen. Nos queda por llegar a la Colombia profunda, a sectores rurales, o incluso en las ciudades hay personas que no saben que están en su etapa de vacunación por falta de comunicación o de agendamiento de las EPS.