Por: Jorge Eliseo Cabrera Caicedo

La pandemia nos ha obligado a recluirnos en nuestros hogares, tanto en Colombia como en el mundo entero; la Reina Isabel II se encuentra aislada en castillo de Windsor, sin poder hacer presencia en las causas nobles y filantrópicas. Siendo la visibilidad un elemento clave para la monarquía sus miembros se han visto obligados a utilizar los medios digitales.

Nos quedamos cortos quienes habíamos opinado que el CoVid 19 permanecería durante todo el año 2020, pero por esta época ha resurgido con una gran fuerza. Afortunadamente numerosos laboratorios han comenzado a distribuir la ansiada vacuna, cuyo desarrollo ha sido el más rápido ante la emergencia sanitaria de carácter global que se presentó. En estos días ha empezado a vacunarse con éxito la población en varios países, y en el nuestro, se comenzará en las primeras semanas del año 2021.

Lo que no deja de sorprender es el resultado de la reciente encuesta “Pulso Social” del DANE en las 23 principales ciudades de Colombia en donde el 44% de los encuestados manifestó que no se pondría la vacuna por miedos a los efectos secundarios y dudas sobre su efectividad. De cumplirse lo anterior, solo el 56% de los colombianos serían los vacunados algo que impediría que alcancemos la “inmunidad de rebaño” que, según los expertos, necesita que al menos el 70% de la población sea vacunada. La nota positiva es que, en Neiva, el porcentaje de los reticentes a la vacuna es de “solo” el 32%.

Dicha encuesta arroja también resultados preocupantes sobre el impacto económico del CoVid en los hogares colombianos y especialmente en Neiva. Ante la pregunta de “¿Cómo considera usted la situación económica de su hogar comparada con la de hace 12 meses?” el 67% de los encuestados a nivel nacional dijeron “Peor o mucho peor”, mientras en Neiva el 87% contestaron lo mismo, siendo la ciudad con el peor panorama entre las 23 encuestadas. Para rematar, el optimismo también está por el suelo, al preguntarles “¿Cómo cree usted que será la situación económica de su hogar dentro de 12 meses comparada con la actual?”, solo el 29% de los hogares de Neiva contestó “Mejor o mucho mejor”. Estos resultados, sumados al reciente anuncio del incremento de pobreza en el Huila que pasó del 46% en 2018 al 51% en 2019 debe tener desde ya encendidas las alarmas del Gobierno Nacional y Departamental para implementar un plan de choque en el Huila.

En 2021 se espera un repunte de la economía del 5% que seguramente estará concentrado en las principales ciudades del país. Ciudades como Neiva que dependen principalmente de actividades comerciales altamente afectadas por la pandemia tardarán mucho en recuperarse, si no hay acciones claras y eficaces. Urgen programas para la generación de empleo con obras públicas y apoyo prioritario a las pequeñas y grandes empresas para lograr recuperar el ingreso en los hogares del Departamento.

ADENDUM: Les deseo a los lectores y amigos un venturoso y próspero año 2021