Los bloqueos que se registran en las principales vías de Colombia como consecuencia del paro nacional, comenzaron a afectar la distribución de combustible en el sur del país, según advirtió ayer Fendipetróleo.

DIARIO DEL HUILA, REGIONAL

Por: Rolando Monje Gómez

Como resultado de los bloqueos, en diferentes puntos del Huila, generados por las jornadas de protesta nacionales, han impedido la normal movilización de los carrotanques que surten de combustible a los municipios del departamento, por lo que ayer las estaciones de servicio entraron en un proceso de desabastecimiento.

“Esta falta de combustible incluye, además, a las estaciones de servicio de los departamentos de Caquetá, Putumayo y Amazonas, donde el transporte debe hacerse por río”, según manifestó Luz Mila Moyano Vargas, directora Ejecutiva de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos, Fendipetróleo.

Señaló que “la situación es caótica, ya que la planta mayorista fue bloqueada por manifestantes, lo que hace que los vehículos no puedan ingresar a proveer del combustible a las diferentes estaciones de servicio del Huila y de los departamentos a donde se distribuye”.

Ayer, con excepción de Neiva, donde las estaciones estaban prestando un servicio normal, en los municipios huilenses se vieron largas filas de conductores con sus vehículos esperando la llegada de combustible desde la planta El Venado de la capital huilense.

Aunque iniciando la semana en los municipios de La Plata y Garzón contaban con algo de remanente en algunas estaciones de servicio, donde se tenía un tope máximo de venta para hacer rendir las existencias. Sin embargo, ayer amanecieron sin combustible.

De acuerdo a lo manifestado por Luz Mila Moyano, “el tema no es la falta de combustible porque la planta de suministro de El Venado está a tope y se han enviado carrotanques a los diferentes puntos, pero los bloqueos que se presentan en diferentes puntos, han impedido que éstos lleguen a surtir las estaciones de servicio”.

“Hay bloqueos en Gigante y Hobo, también a la entrada de Algeciras, y en el sur, en Timaná, por lo que esto ha generado que el transporte del combustible no sea  llevado con normalidad”, indicó Luz Mila Moyano.

Indica la Directora Ejecutiva de Fendipetróleo que “en Neiva la situación ha estado normal, en ningún momento se ha presentado desabastecimiento. Las estaciones de servicio se encuentran vacías, no por falta de combustible sino porque los usuarios han tanqueado en los días anteriores”.

Por su parte, ante los bloqueos en varios ejes viales que han impedido la movilización de los carrotanques, los departamentos de Caquetá, Putumayo y la ciudad de Leticia, han entrado en un proceso de desabastecimiento de combustible al impedirse el ingreso de los vehículos de venta de combustible en estos territorios.

“En el caso puntual del Caquetá, no se ha podido suministrar porque las personas que bloquean el paso no han dejado pasar los carrotanques que se encuentran vacíos en Florencia, porque, según ellos, no transportan nada. Los carrotanques llevan el combustible y deben devolverse vacíos para regresar por más, esos vehículos transportan combustible no alimentos”, comentó Moyano Vargas.

El Alcalde de Florencia, para hacerle frente a la situación, emitió un decreto que regula la venta de combustible. Las estaciones deben vender dos galones para una moto, para un carro cinco y para un carro pesado, diez”.

Aclaró Moyano Vargas que “sí está llegando combustible a la planta por poliducto, el problema está en los bloqueos que se registran en diferentes, incluso, así los carrotanques salgan de allí, hacia el sur del país también hay cierres”.

“La situación que se está viviendo en el sur del país es muy complicada, pues las estaciones de servicio no se han podido abastecer lo suficiente, porque los costos de llevar un carrotanque, totalmente tanqueado, son muy altos, alrededor de 30 o 40 millones de pesos. De aquí se lleva el combustible para Caquetá, Putumayo, y también a Leticia”.

“La preocupación es muy grande porque el combustible está escaso en todos los municipios del departamento. En Huila hay zonas sin el servicio, por ejemplo, en Garzón y en La Plata solo dos estaciones tienen combustible, Pitalito está en una situación similar y Timaná está a la espera”.

Luz Mila Moyano mostró su preocupación por la situación porque, “qué va a pasar en caso de que una ambulancia o un carro de bomberos necesite combustible y no haya”.

Confirmó que la situación crítica está en los municipios del sur, situación a la que se suman los departamentos de esta zona del país. “Los municipios del norte del departamento del Huila han reportado normalidad, al igual que las estaciones de servicio de Neiva”.

“La planta de El Venado está funcionando totalmente, sin ningún inconveniente para el suministro de combustible en la ciudad. Se está tratando de sortear la situación de bloqueos intermitentes, por lo que con la planta despachando normalmente, se descarta el desabastecimiento al norte, aunque la situación es crítica en todo el departamento”.

La última fase del poliducto que hay en el país, es la planta de El Venado en Neiva, desde donde se transporta el combustible por vía terrestre utilizando carrotanques a todos los municipios del departamento Huila y a los vecinos de Caquetá, Putumayo y desde aquí hacia la ciudad de Leticia en el Amazonas, por vía fluvial.

Para establecer acuerdos en defensa de los derechos y de la convivencia comunitaria, para que se mantenga la paz en región en medio de la movilización y la protesta, los personeros del departamento adelantan gestiones en los distintos puntos de concentración.

Sin embargo, se conoció que las autoridades y líderes del paro en la zona llegaron a un acuerdo para habilitar un corredor humanitario por 24 horas a partir del miércoles para abastecer la región. Este gesto humanitario, denominado Caravana por la Vida, permitirá el ingreso y la salida de productos de combustible a partir de las 00:00 horas del día miércoles, 12 de mayo, hasta las 00:00 horas del día jueves, 13 de mayo.

La Caravana por la Vida, permitirá el paso de vehículos con cargas de alimentos, insumos médicos y hospitalarios, oxígeno, gas domiciliario, alimento para animales y combustible.

Desabastecimiento de gas

Además de la gasolina corriente y diésel y el acpm ha presentado desabastecimiento el gas, cuya distribución se encuentra paralizada por los bloqueos que se realizan en diferentes corredores viales, afectando a los usuarios del servicio público domiciliario del GLP del suroccidente del país, como son Cauca, Caquetá, Huila, Putumayo, Nariño y Valle, según indicó Gasnova, la Asociación Colombiana de GLP (Gas Licuado de Petróleo), Gasnova.

Pero esta situación no solo se presenta en el sur del país, sino que está afectando a gran parte del país que comienza haberse afectado por la falta de este combustible. “Varios sectores empresariales y hogares, solo tienen capacidad para seguir operando hasta este fin de semana”, según comunicado de la entidad, que enfatizó en la importancia de que se permitan corredores de suministro para el paso de vehículos que transportan el Gas Licuado del Petróleo (GLP) que utilizan millones de hogares, industrias y comercios.

El panorama es desalentador en departamentos como el Putumayo, Caquetá, Huila, Caldas, Risaralda, Quindío, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, en donde muchas familias están optando por volver a cocinar con leña, atentando no solo contra el medio ambiente, sino también contra su salud.

De otro lado, las redes de distribución de gas propano que brindan su servicio a municipios del departamento del Caquetá tales como Albania, Morelia, Valparaíso, Solita, Montañita, Doncella, Puerto Rico, Milán y San Antonio de Getuchá se están quedando sin producto, dejando a más de 17.000 familias en condición de vulnerabilidad sin GLP para la cocción de sus alimentos.

Según la Asociación, son 3’482.593 personas de 1’088.623 hogares las afectadas por el desabastecimiento de gas. Los casos más graves se registran en Nariño, Cauca, Putumayo, Caquetá, Huila y Valle del Cauca.

En Nariño, un 75% del consumo es de GLP, hay una gran dependencia, y todo está parado desde el 28 de abril porque no se pueden pasar los camiones cisternas hasta Nariño, Huila, Putumayo, Caquetá.