Diario del Huila

Las claves del perdón

Nov 17, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Las claves del perdón

El perdón es la clave de la sanidad de la mente, la conciencia y el corazón. El perdón es la clave de la liberación espiritual. El que odia es esclavo de su pasión y nunca se encuentra en paz consigo mismo. Amor y perdón tienen un común denominador: recuerdo y olvido. El que odia, recuerda la pequeña herida que sufrió y olvida la multitud de servicios que recibió de la persona que, alimentando su pasión, odia. El que ama, olvida las pequeñas desavenencias y recuerda el sinnúmero de momentos alegres que tuviste con esa persona que sigues amando a pesar de. En toda relación hay dificultades, lo importante es tener la capacidad de perdonar y seguir adelante. Si quieres ser persona perfecta, vete de este mundo. Además, ¿qué autoridad tienes tú para exigir perfección? La persona rencorosa vive envenenada y, ¿qué trasmite? Cianuro. ¡Líbrame, Señor, de esa clase de gente! Reconcíliate con el pasado, perdónate a ti mismo. Perdonarte a ti mismo es aceptar con humildad tu condición real de ser humano. Reconoce que no eres perfecto y empieza a mejorar. ¡Cuidado! Tú no eres perfecto, pero eres perfectible: lo que ayer hiciste bien, mañana lo puedes hacer mejor. Perdonarte a ti mismo te hará depositar la confianza en Dios para recibir la fortaleza y no volver fallar. Segundo paso: perdona a los demás. Las heridas duelen, pero son más dolorosas cuando no se curan. Si el otro te ofrece excusas, sé noble, acéptalas; nobleza obliga. Si tú perdonas, te sentirás en paz contigo mismo y, por ende, con los otros. Es nobleza pedir perdón y es más nobleza aún, perdonar.  El cínico, nunca pide perdón; es decir, tras de ladrón, bufón. Un ejemplo de persona que perdonó, el gran Nelson Mandela, ¡ah, ese hombre, lo admiro mucho! Por favor, ¡qué referente para el mundo de hoy! Tercer paso: no le eches la culpa a Dios por tus errores. Por favor, tú eres el constructor de tu historia, sé responsable con lo que Dios te dio. Dios te dio cabeza y entendimiento para construir tu vida, aprovecha todas las oportunidades que tienes en la vida para crecer; optimiza el recurso que Dios te ofrece.  Aprovecha el tren que pasa, mañana ya no volverá. Si lloras el ocaso del sol, las lágrimas no te dejan ver las estrellas. Por favor, brilla con luz propia; ni tus padres, ni tus maestros obrarán por ti; vuela, tú eres el constructor de tu vuelo; ejercita tus alas todos los días para volar. Cuarto paso: el perdón de Dios. Dios siempre te perdona. Tu terquedad y orgullo, con alguna frecuencia, no le permiten a Dios, darte el perdón. Dios no mira el pasado, mira el presente: “Aunque tus pecados sean como la grama, blanquearán como la nieve”. Recuerda esta frase de la sabiduría popular: “Dios perdona siempre; los hombres, algunas veces; la naturaleza, nunca”. Jesucristo no miró la maldad del ladrón arrepentido, miró su actitud de arrepentimiento. Muchos hombres perdonan, pero no olvidan. Quien está en paz con Dios, está en paz con los demás. Quien no perdona, no tiene la capacidad de amar.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila 👋
¿En que podemos ayudarte?