domingo, 19 de noviembre de 2017
Política/ Creado el: 2017-09-05 11:27 - Última actualización: 2017-09-05 11:29

Las FARC en política no es preocupación: Lara Restrepo

Para el presidente de la Cámara de Representantes, la irrupción de la FARC en la política no representa peligro alguno para los partidos políticos. Advierte que serán derrotados en la urnas.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 05 de 2017

Diario del Huila, Política

Con la celebración de su congreso, la FARC definieron cuál será su derrotero a seguir ahora que incursionarán en la política.

Con lo anterior queda claro que el panorama político del país ha de cambiar en algunas regiones en donde el otrora grupo insurgente tenía basta presencia militar. Quedó estipulado en los acuerdos que los ex guerrilleros ungidos por la colectividad como candidatos podrán participar en las elecciones del próximo año en donde se eligen representantes a Cámara y Senado.

El hecho de convertirse en un partido político hace que la FARC tenga que cumplir con los deberes que señala la ley, pero también el derecho a reclamar del Estado las garantías de las que gozan las demás colectividades. Además de la seguridad jurídica debe también cuidar de sus vidas para que no se repita lo que sucedió con la Unión Patriótica (UP) décadas atrás.

Ahora bien, y a pesar de la molestia de dirigentes políticos y ciudadanía que se siente engañada por el resultado del plebiscito del pasado 2 de octubre, los acuerdos de paz establecen que, sea cual sea el resultado que obtengan en las urnas, las FARC tendrán garantizadas por ley al menos cinco escaños en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes durante los próximos ocho años.

“A nivel general, en Colombia ya hay una aceptación social a que los ex guerrilleros participen en el sistema electoral dijo Camilo González Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), una ONG colombiana que acompaña el proceso de reinserción.

Posicionamiento político

En estos momentos y luego de múltiples conversaciones los miembros directivos de las FARC ya definieron su logo y nombre de grupo político. Ahora, la incógnita de su mesa directiva es no dejarse amilanar y desdibujar de la arena política por parte de los partidos tradicionales.

Una de la primera decisiones que deberán adoptar a corto plazo es a quién apoyar como candidato presidencial en la elecciones de 2018, dado que ya se definió que no tendrán un candidato único a la presidenciales como se especulaba meses atrás.

En este escenario se plantean dos opciones: la primera es que tomen la decisión de acoplarse a un gobierno de transición y “unidad nacional” o la segunda es entrar en una coalición con las colectividades de izquierda.

En el primer escenario, Humberto de la Calle, quien fuera jefe del equipo negociador del gobierno en los diálogos de paz, aparece hoy como el candidato más factible. En el segundo caso, hay nombres de quienes han inscrito su nombre por firma para buscar el favor de los colombianos y con ello llegar a la Casa de Nariño y en este escenario surgen los nombres de Gustavo Petro, Clara López y la ex senadora Piedad Córdoba.

Dura pelea

Lo que si es cierto, es que el nuevo proyecto político de la FARC ya comenzó sus avances y así algunos manifiesten que tienen pocos chances electorales en las grandes ciudades, es importante tener en cuenta que tienen un capital político de base basado en el apoyo de campesinos en las zonas donde tuvieron presencia durante años de conflicto.

Para esta dura pelea que se avecina, es probable que líderes guerrilleros como Timochenko, Iván Márquez, Carlos Antonio Lozada y Jesús Santrich sean candidatos al Senado. Lo anterior está por definirse, pero en aras de buscar un protagonismo mediático y un golpe de opinión en la comunidad internacional es cien por ciento seguros que lo harán.

Sea como sea, las FARC son un nuevo jugador en la política de Colombia, y ya comenzaron su camino, ya no con la fuerza que les dieron las armas durante 52 años de conflicto en muchas regiones del país, sino con propuestas y programas que permitan cambiar la forma como se ha gobernado Colombia en los últimos años; ahora la tarea de la organización es conquistar al electorado que es quien tiene la última palabra.

Desestiman partido de las FARC

Es sabido que el acuerdo en algunos aspectos no gusta en la clase política como lo manifiesta el presidente de la Cámara de Representantes, el huilense Rodrigo Lara Restrepo, quien desestimó el nuevo partido político del grupo insurgente y su irrupción en la arena política.

“Uno ve al partido de la FARC, con tan poquitas posibilidades que ni siquiera es una preocupación. Yo soy representante a la Cámara, presido una de ellas y uno va desarrollando un sentido, un olfato para entender lo que ocurre en la política nacional y sinceramente si hay algún partido que no preocupa dentro del espectro de los partidos es ese” dijo Lara Restrepo.

Según el presidente de la Cámara, con sus palabras no desestima a la FARC sino que son producto de lo que dicen las encuestas en zonas donde tuvo presencia la insurgencia.

“En un 60 y 70 por ciento de la zona donde tuvo presencia las FARC, rechazan la posibilidad de la existencia de ese partido. Las FARC existían porque tenían armas, sin ellas y con ese discurso trasnochado, de los años 60, marxista, leninista y estalinista, créame que tienen muy pocas posibilidades de seducir a los colombianos” añadió.

Apuesta su credencial

Para Lara Restrepo, un partido como el de la FARC con un arraigo popular con tanta desconexión con las ciudades, con las masas urbanas y con los jóvenes, le permite insinuar que apuesta su credencial que las FARC tienen una opción nula en materia de electoral.

Comentarios