DIARIO DEL HUILA, TENDENCIA

Infobae

A los perros se les llama el mejor amigo del hombre por una buena razón, y nos acompañaron en las buenas y en las malas durante miles de años. Pero según una nueva investigación, es posible que no solo sean compañeros valiosos, sino que también podrían salvar nuestras vidas de enfermedades peligrosas.

Dirigido por un equipo de investigadores franceses, un estudio publicado el jueves en la revista PLOS Genetics identifica los factores de riesgo genéticos asociados con el sarcoma histiocítico, un cáncer de sangre poco común que se presenta tanto en humanos como en perros.

Este estudio se centró en tres razas de perros, que comparten loci (posiciones fijas en un cromosoma, que determinan la posición de un gen o de un marcador) similares que ocurren en múltiples cánceres caninos. Los perros incluyen boyeros de Berna, rottweilers y retrievers, específicamente de pelo plano y de oro.

A través de su investigación, los científicos obtuvieron algunas conclusiones clave: un locus identificado previamente, o la ubicación específica de un gen en un cromosoma, conocido como CDKN2A se asocia con un mayor riesgo de sarcoma histiocítico; identificaron nuevos loci asociados con un riesgo de sarcoma histiocítico en los cromosomas caninos 2, 5, 14 y 20; y concluyeron que estos loci tienen riesgos aditivos para otros cánceres, como linfoma o mastocitos.

El último hallazgo también podría tener implicaciones particulares para el estudio del sarcoma histiocítico en humanos. En un comunicado de prensa, los autores del estudio escribieron: “Este estudio aprovechó las predisposiciones de las razas de perros para descifrar las bases genéticas del sarcoma histiocítico, un cáncer humano poco común”.

Los investigadores analizaron el riesgo genético compartido de sarcoma histiocítico en las tres razas de perros, también conocido como un estudio de asociación de todo el genoma. Los científicos utilizan estos estudios para buscar marcadores de enfermedades en el ADN de diferentes personas, o diferentes razas de perros, en este caso, para ayudar en el tratamiento y la prevención de enfermedades. En este caso, los investigadores también utilizaron la secuenciación genética dirigida de loci específicos para identificar variantes genéticas relacionadas con el cáncer.

“Este estudio tenía como objetivo ampliar los estudios anteriores al descifrar la base genética del (sarcoma histiocítico) basándose en un enfoque de varias razas”, aseguraron.

Los investigadores confirmaron varios alelos de riesgo asociados con un mayor riesgo de sarcoma histiocítico y encontraron que los perros individuales dentro de las razas que heredaron al menos 5 de 6 de estos alelos de riesgo en tres loci específicos (CFA11, CFA5 y CFA14) tenían cinco veces mayor riesgo de desarrollar sarcoma histiocítico.

Los alelos específicos ubicados en las tres razas de perros se correlacionan no solo con un mayor riesgo de cáncer de sangre, sino también con linfoma y otros tipos de cáncer. Este efecto aditivo se conoce como pleiotropía, que ocurre cuando un gen puede tener varios efectos de formas inesperadas. La pleiotropía también es un fenómeno común en la investigación del cáncer en humanos, lo que hace que el estudio sea relevante para estudiar el sarcoma histiocítico también en humanos.

Los investigadores sostienen que la gran diversidad genética de los cánceres humanos hace que estudiar su predisposición genética subyacente sea “casi imposible en cánceres raros” como el sarcoma histiocítico. Sin embargo, los perros han sido criados artificialmente de tal manera que es más fácil identificar la expresión genética de ciertos alelos que presentan un mayor riesgo de cáncer. Entonces, si podemos identificar estos factores de riesgo genéticos en perros, ese podría ser el primer paso para identificarlos y tratarlos también en humanos.