Un estudio revela en qué gastan su salario los colombianos y si el mínimo les alcanza para vivir. El estudio de la cifra que recibirán casi la mitad de los trabajadores colombianos termina mañana. El tire y aflore entre sindicalistas y gobierno no dan luces positivas.

DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

POR ROLANDO MONJE

Como todos los meses, llegan las últimas semanas y el sueldo se esfumó. Los cálculos van y vienen y con angustia se cuentan los días que faltan para volver a recibir su salario. Los reproches no faltan por haber comprado ese vestido en oferta o haber gastado de más en la fiesta de cumpleaños de su hijo sin medir las consecuencias. También se recrimina porque no sabe hacer rendir el dinero y siempre, a estas alturas, está en ceros.

Y el ritual se repite mes a mes: le pagan, abona a los bancos, cancela las cuentas pendientes y a pesar de que estira su sueldo ve que se queda otra vez corto, muy corto. Pero tranquilo, usted no es el único que tiene que vivir esa situación.

De acuerdo con la encuesta Capacidades Financieras en Colombia, adelantada por el Banco de la República con el apoyo del Banco Mundial, los colombianos no nos destacamos por ser expertos en manejar nuestras finanzas y existe una brecha un tanto abismal entre la conducta financiera prevista y la real.

La mesa de negociación del salario mínimo en Colombia se encuentra en un fuerte debate pues las centrales obreras piden, en primera instancia, que el salario mínimo suba a 1 millón de pesos y los empresarios alegan que esa cantidad incide en el declive de la economía colombiana que se vio plagada por un déficit a causa de la pandemia de Covid-19.  Sin embargo, genera la duda de saber cuántos colombianos ganan un mínimo y si esa cantidad les alcanza para subsistir.

Las cifras base

El salario mínimo para el 2020 quedó en $877.803 y el subsidio de transporte en $102.854, que da un total de $ 985.473. De acuerdo con cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), de 14.243.223 familias colombianas, 6.223.080 devengan mensualmente un salario mínimo o menos, lo que en porcentaje equivale al 43,3 por ciento de los hogares en Colombia.

Teniendo como base estas cifras, los sindicatos laborales exigen que el salario mínimo comience desde el millón de pesos, teniendo en cuenta que es el sustento de millones de trabajadores. Los sindicalistas en pro de los empleados colombianos aseguran que lo que subió el mínimo para este año no alcanza para que los ciudadanos ‘logren sobrevivir dignamente’. Así que se entra a analizar si lo que se gana un empleado con un mínimo alcanza para todos los gastos básicos. El estudio reveló algunos de los costos.

El desglose

La unidad de investigaciones económicas del BBVA, por ejemplo, hizo una investigación en la que asegura que, debido a la pandemia, las familias colombianas tuvieron que adquirir planes de internet y otros servicios para lograr subsistir.

Las familias colombianas invierten el 33,2% de sus ingresos en vivienda. Así que, quien gane el salario mínimo que está para este año, destinará, incluyendo el subsidio de transporte, aproximadamente 327.177 pesos, que servirían tanto para pagar la cuota de la casa propia o el arriendo, si es que las hay de ese precio.

Por otro lado, en comida los colombianos invierten el 15,1 %, lo que, en su salario mínimo, equivale a 148.806 pesos.

El transporte, dependiendo de la ciudad, podría estar en el 12,7 % de gasto mensual, es decir que un empleado que gane el mínimo gastaría, respectivamente 114.000 pesos para movilizarse. Teniendo en cuenta lo que vale el pasaje en colectivo en Neiva: $1.900. Y eso para transportar a un solo miembro de la familia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Presupuestos de los Hogares (2018), las personas que devengan hasta un mínimo gastan el 30,6% de su salario en arriendo y servicios públicos, el 25,7% en alimentación, 13,4% en bienes y servicios diversos, 7,5% en transporte y un 7,4% en restaurantes y hoteles.

Por su parte, los sectores en donde menos gastan son en los relacionados con educación, a lo cual solo dedican el 1,2% del gasto de sus ingresos, seguido de 1,8% en salud, 2,5 % en recreación y cultura, el 3 % en muebles y artículos para el hogar, y el 3,7% en prendas de vestir y calzado. Una visión más sensata, da cuenta de que con lo mínimo que se vive en Colombia y que podría ser una remuneración adecuada, son 1.050.000 pesos

Los trabajadores

Al consultar con algunos neivanos sobre lo que piensan de esta propuesta de aumento, la sensación es la misma: incredulidad y desesperanza por la tendencia de los últimos años.

“Pueden subir el mínimo y seguimos asfixiados. En Neiva no hay control de precios, especialmente en la canasta familiar. Todo es caro. El pobre come con el mínimo media comida y un pan de 200 pesos”, afirmó Carmen Rojas.

Igual opinión tiene Luis González, cajero de un supermercado. “El salario mínimo todos los años sube muy poquito, eso no alcanza para nada en esta ciudad porque aquí todo es caro”.

Un mínimo para todos

A juicio de Jair Gutiérrez Ossa, economista, la propuesta de los sindicatos no contiene nada nuevo, pero es inviable en estos momentos, recalcó que en el país no hay un salario estándar, pues el sueldo mínimo es para quienes ganan ese monto y a partir de ahí se considera aumentar a quienes ganan más.

Hay varios puntos que se tienen en cuenta para el debate que irá hasta el 15 de diciembre fecha en la que conoceremos si el salario aumenta a 1.120.000 pesos como piden los sindicatos laborales, o por el contrario el aumento será mínimo o nulo como alegan los empresarios que aseguran que el salario es “muy alto”.

“La reducción de la remuneración mínima además de ser inconstitucional, no necesariamente deriva en la mejora de indicadores de empleo que están ligados al crecimiento económico”, explica.

Informalidad

Estos son solo algunos de los gastos de la población colombiana que invierte en muchas otras situaciones del diario vivir como educación, ocio, entre otros, aunque la productividad está en riesgo porque la informalidad aumentó.

“La productividad está relacionada con los altos porcentajes de informalidad”, en Colombia el salario mínimo perdió relevancia como algo vital y por eso “resulta previsible la dificultad de llegar a concertación dada las cifras de partida en la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales”.

La semana anterior iniciaron las sesiones de la Comisión de Concertación de Políticas Laborales y Salariales para definir el salario mínimo de 2021. En la sesión, fue dada a conocer la cifra de productividad nacional durante 2020 que cayó al -0,6%. Esta es fundamental para las negociaciones, dado que, en un contexto de normalidad económica, la productividad se suma a la inflación del periodo para fijar el punto de partida del incremento salarial.

Tras las reuniones que se llevan a cabo, el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, anunció que la decisión final del mínimo la tendrá el presidente Iván Duque. Además, Cabrera expresó los puntos que el gabinete al que pertenece tiene como prioridad en el ajuste al salario mínimo de los colombianos, los cuales buscan proteger los empleos actuales, generar más puestos de trabajo y conservar el ingreso de los trabajadores.

RECUADRO

Planificación: cero

No planificamos ni el día de mañana. Según el sondeo el 94 % de los colombianos dijeron que planificaban su presupuesto, aunque únicamente el 23 % sabía con exactitud en qué había gastado la semana anterior. Solo el 20 % aseguró que podía afrontar un gasto imprevisto importante; menos de una cuarta parte indicó que controlaba sus gastos diarios o sabía cuánto tenía disponible para lo que comúnmente se llama “el diario”, y menos de la mitad tenía planificado cómo cubrir sus gastos después de la jubilación. Y sin aguar la fiesta, pero continuando con la realidad de la planeación financiera de la población (o la ausencia de ella), de acuerdo con la más reciente encuesta de medición de capacidades financieras en los países andinos, realizada por la Corporación Andina de Fomento (CAF), 67 % de los colombianos indicaron que sus ingresos no alcanzaban a cubrir sus gastos.

DESTACADO

El salario mínimo para el 2020 quedó en $877.803 y el subsidio de transporte en $102.854, que da un total de $ 985.473.