Las autoridades anunciaron que ya está definido el plan de seguridad para evitar alteraciones del orden público durante los actos de conmemoración del Día de la Independencia Nacional mañana 20 de julio.

El ministro de Defensa, Diego Molano Aponte aseguró que “no permitiremos que violentos vuelvan a robar la tranquilidad de colombianos”, al referirse a los operativos de la fuerza pública que dejaron 12 presuntos integrantes de la ‘Primera Línea’ capturados en varias regiones del país.

El funcionario explicó que en varias ciudades del país fueron aprehendidos 12 presuntos integrantes de la ‘Primera Línea’ con explosivos, municiones e insumos para generar violencia en el marco del 20 de julio”.

Las capturas se dieron en Medellín, Pasto, Villavicencio, Cúcuta, Neiva, Soacha y Palmira, donde fueron detenidas personas que según los organismos de seguridad pertenecerían a la llamada ‘Primera Línea’ y en su poder fueron hallados elementos para la fabricación de explosivos supuestamente para atentar contra la infraestructura pública como los sistemas de transporte masivo, y entidades estatales.

A través de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín) y en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, se realizaron a través 28 diligencias de registro y allanamiento en las que fueron capturados 12 presuntos integrantes de la ‘Primera Línea’.

En Medellín, por su parte, el alcalde Daniel Quintero Calle expresó su “profunda preocupación” por posibles hechos violentos en las marchas de mañana que estarían siendo infiltradas por el Eln.

Sin embargo, dijo que la Policía Metropolitana desplegará toda su capacidad para garantizar la seguridad de la ciudad y su área metropolitana.

“Es una preocupación seria, tenemos trabajo y vamos a estar con la Policía Metropolitana para garantizar la seguridad en un día crítico y riesgoso. Hay información que ELN y otros grupos querrán manifestarse de manera violenta en las ciudades capitales, dijo.

Por su parte, el gobernador de Antioquia, Luis Fernando Suárez, dijo que se determinaron doce acciones para garantizar la seguridad durante las marchas, entre ellas el despliegue de la fuerza pública y una recompensa de hasta 50 millones de pesos por quien informe sobre actos vandálicos o responsables de estos daños durante las marchas en el departamento.

A Cali, mientras tanto, empezaron a llegar ayer varios buses tipo escalera con integrantes de comunidades indígenas,  a pesar del cierre de fronteras decretado por la Gobernación.

Los indígenas llegaron a la sede Meléndez de la Universidad del Valle donde la semana pasada se realizó la denominada Asamblea Nacional Popular.

En todo el departamento fue decretada la ley seca hoy y mañana, de 7:00 p.m. a 5:00 a.m.

Mientras tanto, en Cundinamarca la Gobernación decretó también la ley seca y la restricción de vehículos, camiones distribuidores y transportadores de gas propano en cilindros, desde las 6:00 de la tarde de hoy y hasta las 5:00 de la mañana del miércoles 21 de julio.

Los vehículos transportadores de materiales de construcción y escombros tampoco podrán circular es ese mismo horario.

Tampoco se permitirá el tránsito de motocicletas con parrillero en ningún lugar de Cundinamarca, desde las 6:00 de la tarde de hoy hasta las 5:00 de la mañana de mañana.

Garantías a la protesta pacífica

Por su parte el ministro del Interior Daniel Palacios, reiteró que el Gobierno nacional va a garantizar las movilizaciones de forma pacífica y se tomaran medidas de prevención para evitar hechos de violencia.

“El Gobierno nacional protege y garantiza la movilización pacífica; los dispositivos de la Fuerza Pública están dispuestos para garantizar ese derecho, pero hemos sido absolutamente claros para que en concordancia con alcaldes y gobernadores prime la convivencia y la seguridad de todos”, sostuvo.

Palacios agregó que la ley colombiana es para todos y el que cometa un delito será judicializado de manera inmediata, para garantizar la seguridad de todos los colombianos durante las marchas de mañana.

Agregó que se tomarán medidas en todas las regiones para garantizar la seguridad y preservación del orden público el 20 de julio.

Entre tanto el ministro de Defensa Diego Molano, afirmó que “la Policía tendrá todos los dispositivos necesarios para capturar y judicializar a aquellos responsables de actos que afecten los bienes públicos y privados del país”.

En total, serán 6.196 policías, 2.784 integrantes del Ejército Nacional y otros 592 en los municipios de la Sabana Norte los que velarán por la seguridad de la capital del país.

Molano insistió en que “no se permitirán ni bloqueos, ni violencia, ni campamentos permanentes, que afecten los derechos de los colombianos” y recordó que se ofrece una recompensa hasta 70 millones de pesos por información que conduzca a capturar a las personas que pretendan atentar contra los bienes públicos.

“Vamos a garantizar los derechos a la movilidad, al trabajo, a la sana convivencia, en especial del Distrito Capital, por lo tanto nuestra Policía tendrá todos los dispositivos necesarios para capturar y judicializar a aquellos responsables de actos que afecten Transmilenio, los bienes privados o los bienes públicos de la ciudad”, señaló el Ministro.

Las autoridades reiteraron que en las ciudades de Bogotá y Cali se ofrecen recompensas de hasta 500 millones de pesos por información que permita la captura de personas que estarían promoviendo los actos vandálicos de mañana.

Operativos en Bogotá

La Policía Nacional anunció, así mismo, que  implementará un dispositivo de seguridad para los actos de conmemoración del 20 de julio para lo cual destacó 29 unidades de reacción en lugares estratégicos y puntos críticos, además de la presencia del Esmad en caso de requerirse.

Tras un Consejo de Seguridad que se realizó el sábado pasado, la alcaldesa Claudia López advirtió que habrá judicialización efectiva en contra de quienes cometan actos vandálicos.

La alcaldesa dijo que “no toleraremos un solo acto de violencia” durante las manifestaciones previstas para mañana. La mandataria capitalina les hizo un llamado a los manifestantes para respetar los protocolos de bioseguridad y evitar nuevos contagios de covid.

“Bogotá apenas está recuperándose, está saliendo de alerta roja de un tercer pico largo, doloroso, mortal, que hubiéramos podido evitar entre todos. Por eso hacemos un llamado a la ciudadanía y a las organizaciones y es aprender la dolorosa lección que no podemos romper el pacto de cuidado colectivo durante semanas, pero Bogotá no está en condiciones de volver a tener largas aglomeraciones que ponen en riesgo la vida de la ciudadanía”, afirmó.

También les pidió a los ciudadanos y a las organizaciones sociales “que aprendamos las dolorosas lecciones que nos dejó la pandemia en abril, mayo y junio. Apenas nos estamos recuperando, saliendo de Alerta Roja, de un tercer pico que hubiéramos podido evitar entre todos. No podemos, bajo ninguna circunstancia, volver romper el Pacto de Cuidado Colectivo”, dijo.