DIARIO DEL HUILA, ENFOQUE

Por: Rolando Monje Gómez

Luis Alberto Tamayo Manrique fue director Regional del Sena logrando un gran reconocimiento por su gestión, igualmente durante su amplia trayectoria profesional se ha desempeñado en diferentes campos desde lo tecnológico tanto en lo público como en lo privado.

Hoy hace parte de la terna para Rector de la Universidad Surcolombiana, siendo el único de los aspirantes al cargo que no tiene vínculos internos con la institución, pero no por eso es ajeno a sus necesidades y requerimientos.

“Algunos antagonistas han querido estigmatizar con que nunca he tenido ninguna vinculación con la Usco, fui docente catedrático por más de cinco años en la facultad de ingeniería y desde el departamento de informática y desde ahí prestando servicios a otras facultades, además soy egresado de la maestría en educación de la que también he sido docente”, comentó Tamayo Manrique.

Luego de un trabajo ‘medianamente relajado’, decide hoy medírsele a este ‘toro’ que muchos han querido domar pero no se lo han permitido. “Cómo miembro y representante de la sociedad civil vemos con mucha angustia y preocupación la desestabilización, el direccionamiento non sacro y un rumbo que la Universidad ha tomado, distante de los procesos misionales y por ese motivo y esencialmente con la idea única de aportar y liderar conjuntamente con todo el colectivo de esa casa de estudios, tomamos la decisión de adelantar este proceso que ha sido tormentoso”, expresó.

Respecto a la interinidad que ha vivido la Universidad Surcolombiana y los aplazamientos que ha sufrido el procesos electoral Luis Alberto Tamayo manifestó que “cuando se dilata todo el proceso de firmeza de rector no se le está dando la oportunidad de volver a tomar el rumbo por donde se debe, como una casa de estudios, como un tanque de pensamiento y como un actor protagónico, articulando con todos los espacios y con todas las problemáticas de la región”.

“Esto nos perjudica a todos, porque no tenemos una clara orientación, no tenemos una educación de calidad, aunque tengamos la acreditación de alta calidad y la acreditación académica institucional, no tenemos pertinencia con el entorno, con la región ni con el país porque no damos respuestas adecuadas a todas las necesidades y problemáticas, de modo que hay que hacer una reflexión seria y responsable y decir basta a todas estas dilataciones y hacer una pausa, independientemente de quien sea el nuevo rector, que se hagan elecciones para tomar nuevamente las riendas y el rumbo de la institución”, indicó.

Avalancha de demandas

Para Tamayo Manrique todo el tema de las demandas y la ‘tutelitis’ “ha generado una incertidumbre jurídica alrededor de la universidad, que no debería ser. La estrategia más importante es atraer todas las miradas, los estamentos y los colectivos para definitivamente, alrededor de una propuesta, enriquecida con nuevas ideas, con nuevos argumentos, en sana paz, pero con el único propósito de una mirada totalmente académica y centrada en los procesos de información, de investigación, de proyección social, hacer de esta universidad, la universidad que se merecen los huilenses, el sur colombiano y el país, de otra manera es imposible. Si no hay un proyecto educativo que concentre es imposible”.

Afirmó que “lo importante hoy es foco en lo académico, en lo misional, recuperado eso, pensemos después en otro tipo de cosas. Estas ‘lluvias tormentosas’ se generan porque los candidatos no han sido de los afectos de algunos grupos de interés y en el caso mío en particular, que soy el exógeno la endogamia institucional está luchando para que no sea el rector”.

El candidato Tamayo señaló que “los que no quedaron en la terna y los grupos de interés que se sienten afectados por eso, quieren justificar toda una serie de reformas cambiando reglas. ¿Por qué no las cambiaron antes de empezar el proceso? Si los candidatos hubieran sido de los afectos de estos grupos de interés, seguramente otra cosa sería”, enfatizó.

El de afuera

Tamayo Manrique considera que “un rector externo es una gran ventaja, porque, en primer lugar, llega sin ningún tipo de compromiso, sin amiguismos, con total objetividad, garante de todos los procesos y para todos los grupos de interés pero sobre todo trabajando en el marco académico, exclusivamente. Eso sería una garantía para estabilizar, normalizar y redireccionar la Universidad Surcolombiana”.

“Soy el único candidato en donde convergen tres ejes fundamentales: Tenemos formación y experiencia tecnológica, educativa y gerencial, en lo público y en lo privado, esos ejes son la mayor garantía para redireccionar, posicionar y estabilizar la Universidad”, comentó el aspirante a Rector, haciendo alusión a sus potencialidades para acceder al cargo.

Para Luis Alberto Tamayo, como ingeniero de sistemas y con toda su experiencia en el ramo “la transformación digital le permitirá a la universidad, no solo modernizar sus procesos administrativos y académicos, sino convertirse en una institución que da servicios de formación virtual para la región y para el mundo, esto no quiere decir que se acabará la formación presencial. La pandemia nos dio la razón de la necesidad de la transformación digital”, en referencia a su propuesta para la Rectoría.

Finalmente señala que “el sistema tendría que tener algunas mejoras, pero no podemos culpar al proceso electoral de los problemas de la universidad, los problemas de la Usco son más de fondo” y concluye afirmando que llega sin cuentas pendientes ni saldos en rojo”.