Diario del Huila

LO QUE OCULTA LA ADMINISTRACIÓN DE LA CORHUILA EN SU FUNCION MISIONAL DE INVESTIGACIÓN

Sep 2, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Actualidad 5 LO QUE OCULTA LA ADMINISTRACIÓN DE LA CORHUILA EN SU FUNCION MISIONAL DE INVESTIGACIÓN

Para nadie en Colombia es un secreto que la educación en nuestro país atraviesa un momento de crisis, momento que ha durado más de quinientos años y que probablemente se prolongue por otros quinientos más, si es que no logramos alcanzar la extinción antes de esto.

Pongamos un caso concreto para no generalizar, que a veces las generalizaciones se quedan en los tinteros. La Corporación Universitaria de Huila CORHUILA, la Universidad privada número 1 de la Ciudad de Neiva y el sur de Colombia, como les gusta definirse, “Corhuila a la vanguardia” como les gusta proclamarse, es desde hace varios años una de las muchas Instituciones de Educación Superior que buscan hacer que sus docentes, participen en procesos de investigación.

Hagamos un pequeño paréntesis antes. Investigar en Colombia NO ES FÀCIL, simple y sencillamente porque el presupuesto se invierte en otras cosas, porque publicar resultados de investigación es cada vez más complicado, porque los docentes y estudiantes no tienen interés en investigar (“es más fácil graduarse por diplomado” o “yo para que investigo si finalmente eso no se ve reflejado en mi sueldo”) y en general por que quienes investigamos vemos que nuestros incontables esfuerzos se van por la cloaca cada vez que COLCIENCIAS renueva sus listados de revistas indexadas y observamos de forma impotente como aquel artículo en el que trabajamos durante meses y cuya publicación tuvo que pagarse, pasa mágicamente de la categoría A a la categoría B, o peor aún de la Categoría B a la C o de la C a la D y de categoría en categoría y de cuartil en cuartil, se esfuman cada vez con mayor facilidad nuestras ganas y esperanzas de dar a conocer lo que hacemos con las uñas; porque en Colombia si se investiga, y en Corhuila si se investiga, LO QUE PASA ES QUE SE INVESTIGA CON LAS UÑAS, inventando como tapar huecos y solucionar problemas, buscando cooperación en otras universidades o en laboratorios donde si están los instrumentos y el presupuesto.

Retomando la historia que venía contando, se posesiona entonces en Corhuila un rector que por supuesto no tiene ni la más remota idea de lo que significa investigar, acompañado de una vicerrectora académica cuyos mayores logros han sido registrados en colegios públicos de Bogotá (otra realidad, otro nivel), y cuando uno busca quienes son ellos dos, como si se tratara de la santísima trinidad, resulta que sus hojas de vida NO EXISTEN ante COLCIENCIAS, por supuesto, vergonzoso sería tener un cvlac en el cual no hay nada que colocar. “De ahora en adelante la investigación de Corhuila será direccionada al sector productivo y las patentes” vocifera el jefe con el pecho hinchado, olvidando el pequeño detalle de la falta de presupuesto, la falta de apoyo, la no descarga de horas para procesos de investigación y en resumidas cuentas la completa falta de apoyo por parte de la Corporación para cualquier tipo de proceso de investigación, pero sobre todo olvidando que cualquier Institución Educativa Superior DEBE DEMOSTRAR INVESTIGACIÒN BÀSICA si desea renovar sus registros calificados y obtener alta calidad…. Tal vez el capataz cree que está en la NASA.

Pero no quisiéramos irnos sin colocar la cereza que le hace falta a esta deliciosa copa de helado. La persona encargada de dirigir el centro de Investigación y tecnología en la Corporación Universitaria del Huila CORHUILA, sin necesidad de escribir su nombre que a todas luces podrá leerse entre letras, es nada más y nada menos que un favorecido de alguna vieja administración, nombrado a dedo, cuyo pregrado en deportes y cuyas numerosas especializaciones y demás posgrados le han impedido  algo tan simple como hacer público su cvlac, publicar algún artículo o siquiera ser capaz de entender en que consisten los procesos administrativos de Corhuila que deberían facilitarle la vida a los investigadores, pero eso sí, el tipo sabe perfectamente que debe hacer para entorpecer al máximo la ya faraónica labor de los docentes para poder publicar o participar en congresos y encuentros. Ah, pero cuando alguien publica, él está allí, en primera línea, con su pelito peinado hacia atrás para que no se escape el mechoncito de Superman, sacando pecho con los logros ajenos como una cereza recién destapada, ante las “altas directivas” como al parecer debemos llamar al montón de “doctores y doctoras” que se sientan a dirigir esta Institución de Educación Superior en la cual es cada vez más evidente que ninguno de los que “dirige” sabe ni de educación ni de investigación… El tema de la humanidad y la empatía lo dejaremos para una próxima historia.

Nos despedimos amablemente, esperando que este grito de auxilio repercuta en el oído de alguna alta directiva aun más alta que las de Corhuila, para que las fichas se muevan y lleguen a dirigirla personas que sepan de educación e investigación, a las cuales no se les haya olvidado el concepto de amabilidad y empatía y que realmente busquen el beneficio de la región y no el de sus ya hinchadísimos egos y sus rebosantes bolsillos.

SINTRAPROCORHUILA CON LA FRENTE EN ALTO Y LA MIRADA ADELANTE, EN BUSCA DE UNA MEJOR INSTITUCIÒN.

“CORHUILA PATRIMONIO DE TODOS LOS HUILENSES”

REMITIDO PAGADO.

Tal vez te gustaría leer esto