viernes, 07 de agosto de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-07-31 12:00

Los abuelos de Gorky

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 31 de 2020

Por Carlos Andrés Pérez Trujillo

[email protected]

El alcalde de Neiva, Gorky Muñoz, podría ser investigado disciplinariamente –y eventualmente suspendido- de probarse el riesgo en que puso a más de 30 abuelos  del geriátrico San Matías, ubicado en la capital del Huila.

El 27 de marzo, con un estado de emergencia a bordo por el covid19, el Municipio de Neiva celebró un contrato por $1.130 millones con la Fundación Caya por una vigencia de nueve meses y para atender a 55 abuelos. Fue la única que participó del proceso de selección de las cinco entidades acreditadas por la Secretaría de Salud Municipal.

La Cruz Roja durante años ha prestado el servicio de atención a los abuelos en el San Matías. Sin embargo, comenta el abogado Leonardo Lizcano de la Secretaría de Mujer, Equidad e Inclusión,  que unas nuevas disposiciones determinadas por un auto de la subsección C del Consejo de Estado limitó la contratación directa de este tipo de servicios para el cuidado del adulto mayor.

Así las cosas, hicieron el contrato y el primero de abril sacaron a más de 30 abuelos del hogar de ancianos San Matías. La justificación para realizar el contrato fue un mandato legal, de lo contrario la Cruz Roja seguiría ejerciendo las funciones que venía realizando.

Camila Mercedes Ortega, secretaria de la Mujer, Equidad e Inclusión, dijo que algunos abuelos estaban en malas condiciones. Por su parte, la sicóloga María Constanza Cano, directora de la Fundación, aseguró que los ancianos están en tres sedes diferentes de la ciudad: sede Altico (22 hombres); sede Mártires, es mixto (6 mujeres y 18 hombres); sede Los Potros (12 mujeres). Un total de 58 adultos mayores, no 55.

Según la sicóloga su valor agregado es la infraestructura y el talento humano, mientras que el San Matías –en palabras del abogado Leonardo- tiene problemas de puertas de acceso y en la cocina.

Más allá del asunto de certificaciones, están las disposiciones nacionales tras la pandemia. El riesgo en el que se puso a los ancianos no fue minúsculo. Sin embargo, el abogado Lizcano enfatizó en que se cumplieron todos los estándares, no hubo ancianos contagiados, ni irresponsabilidades.

Pese a todo esto, una fuente del San Matías, advirtió que la Secretaría de Salud no le dio la certificación a la Cruz Roja por que no contaba con un portón, pues en el plan de emergencia, se pedía otro para evacuación. “Ahora a los ancianos los atienden en casas de tres barrios diferentes y con una única puerta de acceso”. Además señaló que el San Matías tiene 10 mil metros cuadrados de espacio, huertas,  y 5 mil mts construidos. Así mismo tienen una experiencia desde 2001.

No se trata de establecer en esta columna quién es mejor, sino de advertir los riesgos y el eventual daño que se puede generar. Ya vieron ustedes que la alcaldesa del municipio de Socorro, Santander, Claudia Luz Alba Porras, fue sancionada y suspendida del cargo por la celebración de un Convenio de Asociación para la protección de adultos mayores. Se probó que aunque había disposiciones especiales de protección para ellos en pandemia, no se protegieron como debía.  Ojalá eso no pase en Neiva, pues la Fundación Caya ya tiene quejas visualizadas en medios.