sábado, 22 de septiembre de 2018
Contexto/ Creado el: 2018-04-18 08:16

Los Cordón Herrera, 15 años de una desaparición hecha tragedia

Los familiares de los dos hermanos comerciantes opitas no pierden la esperanza de conocer información sobre la existencia de ellos. La última prueba la conocieron a través de un medio nacional, donde presuntamente un ex guerrillero informa sobre la presencia de dos occisos, en Caquetá.

Escrito por: Monica Serrano | abril 18 de 2018

No se sabe nada del paradero de tres miembros de una misma  y familia al parecer fueron secuestrados hace quince años. Ni hubo pruebas de supervivencia, ni se confirmó que fueron asesinados, ni ha habido noticias de ellos con el Acuerdo de paz.

Lo único cierto es que los tres se dedicaban a la comercialización de granos y abarrotes, residían en la capital del Huila y solían viajar habitualmente en el ejercicio de sus negocios hacia la zona del Meta. Según los familiares el primer desaparecido fue un cuñado de la familia, José Arbelay Lozada Montenegro. Su desaparición se presentó el 20 de enero del 2003, cuando fue retenido en la vía hacia el Meta, exactamente en el punto entre la Macarena y la Tunia.

Igualmente para ese mismo año, el 22 de Enero de 2003, fue retenido Reinaldo Cordón Herrera, quien se fue de viaje de negocios hacia el Meta y fue intersectado en el mismo lugar que desapareció su cuñado José. Luego fue Guillermo Cordón Herrera, el 29 de febrero del 2003, quien se dirigió hacia el punto de la Tunia, en búsqueda de su hermano y cuñado, pero desde entonces no se supo más de la existencia de él, ni de sus dos familiares.

Una luz de esperanza

Familiares de los tres desparecidos, indicaron que no pierden la ilusión de saber el paradero de ellos, pese a que ha pasado tantos años, en el 2017 una luz de esperanza les brilló, debido a la publicación de un artículo en un periódico nacional El Espectador, donde muestran el testimonio de un ex guerrillero, quien al parecer   conoce el paradero de los cuerpos de sus hermanos.

“Un amigo me mostró el artículo, donde dice en qué parte quedaron enterrados los comerciantes de granos y abarrotes en Neiva Huila, pensamos que son ellos, porque en Neiva no hay ningún otros hermanos que sean comerciantes de abarrotes que fueron secuestrados. Esa fue la única luz de esperanza. Al recibir la noticia como hace un año, empezamos con la tarea de buscar de saber la información si es cierto o no. Pero no ha sido posible saber algo, se nos ha hecho más doloroso conocer la noticia y no saber nada todavía, aunque nunca perdemos la espereza de que ojalá sea mentira, pero asi nos duela en el alma queremos saber si es la verdad y ojalá encontrarlos, pero la respuesta del periodista dijo que no tiene contacto con la persona que dijo eso. Estamos pidiendo tratar de encontrar la persona que dijo que sabía del paradero”,  señaló uno de sus familiares quién pidió reserva de su nombre.

El articulo salió en la edición del periódico nacional, se tituló como ‘Los misterios de la guerra en la selva” en donde narra los sucesos algunos secretos guardados de la forma como sobrevivieron combatientes y civiles durante la confrontación. En un apartado se lee el testimonio de un exguerrillero, que al parecer estaba de paso por ese lugar, a continuación se muestra textualmente el apartado hallado por la familia de los tres desparecidos.

“Él pidió la baja hace seis años y ahora sólo tiene una urgencia: encontrar a la familia de los dos hermano de Neiva (Huila) que fueron retenidos por el bloque Oriental y ajusticiados por orden del Mono Jojoy. Sabe en qué parte de las sabanas del Yarí (Caquetá) quedaron enterrados los comerciantes de abarrotes acusados por ser informantes del Ejército”.

Comentarios