En marzo, cuando el empleo aún no sentía la totalidad de los efectos de la crisis, registró igual cifra a la de octubre. Al décimo mes del año, se dejaron de ganar $27,9 billones

Diario del Huila, Economía

La negociación por el aumento del salario mínimo siempre arranca con posiciones distanciadas y diversos puntos de vista, pero este año un nuevo componente entra en la ecuación: el impacto de la pandemia que deja una de las tasas de desempleo más altas en la historia de Colombia.

En el centro del debate está la conveniencia de asegurar mayores ingresos para los cerca de dos millones de trabajadores que devengan un salario mínimo mensual para impulsar el consumo nacional. A esto le apuntan las centrales obreras y de pensionados que este año llevan a la mesa de concertación de políticas salariales una propuesta unificada del orden del 13%, que representaría que un mínimo de $1 millón para 2021.

Entre enero y octubre de 2020, la proporción de colombianos ocupados que recibían como ganancias y salarios laborales hasta un salario mínimo legal vigente ($877.803) era de 63,8%, según informó el Dane.
Entre enero y octubre de 2020, la proporción de colombianos ocupados que recibían como ganancias y salarios laborales hasta un salario mínimo legal vigente ($877.803) era de 63,8%, según informó el Dane.

En medio de la crisis que ocasionó la pandemia en el mercado laboral, se adelantan las negociaciones para el aumento del salario mínimo en 2021. Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), entre marzo y octubre también dejó pérdidas en los trabajadores de $27,9 billones.

La recuperación gradual que en los últimos meses ha presentado el empleo, debido a la reapertura, muestra que la reactivación del mercado laboral continúa, y pese a preocupaciones estructurales, las personas empiezan a recuperar sus ingresos.

Las cifras de Anif señalan que, en octubre, cuando la tasa de desempleo fue de 14,8% y el número mensual de colombianos ocupados subió de 20,2 en septiembre a 21,2 millones, los hogares dejaron de recibir $1,6 billones por sus trabajos, un monto idéntico al del tercer mes del año, cuando aún el sistema no veía por completo los impactos del covid-19.

Ocupados con ingresos laborales por rango de ingresos según año.
Ocupados con ingresos laborales por rango de ingresos según año.

Mauricio Santamaría, presidente de Anif, puntualizó que la pérdida de empleos fue de 4,5 millones entre febrero y abril y, pese a la mejora después del relajamiento de las medidas sanitarias, a octubre de 2020 todavía hay 1,5 millones de empleos menos comparado con octubre de 2019.

A partir del momento en el que se relajaron y levantaron las restricciones del confinamiento, la confianza del consumidor mejoró. Sin embargo, la percepción sobre el futuro de los hogares presentó una caída entre septiembre y octubre (45,4% vs. 43,7%), un hecho que refleja que la reapertura debe estar acompañada de reformas estructurales.

Otra de las preocupaciones para los expertos es que 37% de la pérdida de ingresos se concentró en Bogotá, es decir, un promedio de $10,3 billones, porcentaje más que proporcional a la participación de la ciudad en el total de ingresos del país, a hoy es de 27%. Continúa Medellín, con 10% ($2,7 billones); Cali, con 9% ($2,5 billones); Barranquilla, con 4% ($1,1 billones); y Bucaramanga, con 3% ($837.000 millones).

Por ello, insisten los expertos en la necesidad de que el Gobierno tramite una reforma laboral el próximo año que fomente el empleo formal y, además, el sostenimiento de los programas de ayudas para el sector privado, como el subsidio de 40% de un salario mínimo para el pago de nómina de los empleados; las líneas de crédito flexibles y los respaldos de hasta 90% del Fondo Nacional de Garantías (FNG).

Ganancias y salarios laborales por rango de ingresos según año.
Ganancias y salarios laborales por rango de ingresos según año.

Para generar un millón de empleos nuevos en 2021, Anif propuso formar brigadas de trabajo para la reparación de vías; cuidado de bosques y reforestación; servicios de actividades deportivas (dando prelación a mujeres, jóvenes y mayores que no reciban otras ayudas del Estado); así como la flexibilización temporal en la contratación y el relajamiento de las condiciones de empleabilidad para nuevos puestos de trabajo hasta que termine la emergencia; y la aceleración en la ejecución de proyectos de infraestructura, como la finalización de las obras 4G y el comienzo de las 5G.

64% devengan hasta un salario mínimo

Entre enero y octubre de 2020, la proporción de colombianos ocupados que recibían como ganancias y salarios laborales hasta un salario mínimo legal vigente ($877.803) era de 63,8%, según informó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

La cifra representó un aumento anual de tres puntos porcentuales (pps), pues, para el mismo periodo de 2019, el porcentaje era de 60,8%. Anualmente, esta variación ha presentado leves incrementos: en 2017 la proporción era de 58%; en 2018 fue de 56,6%; 2n 2019 de 60,8%; y este año 63,8%.

Otro punto revelado por el Dane que los ingresos de los trabajadores se afectaron por la pandemia porque, entre enero y marzo de 2020, en las 13 principales ciudades del país, el ingreso nominal fue de $1,29 millones, mientras que entre junio y agosto fue de $1,02 millones.

Menos de un mínimo

En el marco de la mesa de concertación del salario mínimo se conoció que, según cifras del Dane, para este año en el país la cantidad de personas que ganan entre un salario mínimo ($828.116) y hasta dos salarios mínimos ($1,65 millones) sobrepasa los 8,11 millones de personas, lo que equivale a 36% de los trabajadores del país.

Sin embargo, dos indicadores llamaron incluso más la atención: primero, que solamente 3,6 millones de personas ganan más de dos salarios mínimos al mes, lo que quiere decir que solamente 15% de los trabajadores recibe más de $1,65 millones para su sustento mensual.

Segundo, que es incluso mayor la cantidad de personas que viven con menos de un salario mínimo que las que ganan este salario básico en el país. En el primer semestre de 2019 el Dane registró que 10,56 millones de personas estaban recibiendo menos de $820.000.

Que solo 15% de los trabajadores tenga un ingreso de más de dos salarios mínimos es preocupante, de por sí un salario mínimo es poca plata. Entonces es una situación compleja, pues se dice que alguien que gana más de dos millones ya es clase media.

¿Clase media?

Según la metodología de clases sociales para medir la canastas del IPC del Dane, se considera que un hogar, de acuerdo con su nivel de ingresos, es de clase media si recibe entre US$10 y US$50 diarios (entre $33.179 y $165.850), lo que ronda un ingreso mensual entre $995.370 y $4,97 millones. Mientras que un hogar se considera de ingresos altos si recibe más de US$50 al día ($165.850).

Según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, en los últimos años el segmento de clase media se ha ido incrementando, un concepto que se relaciona también con la reducción de la pobreza.

Entre 2% y 3% de incremento

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) señaló que, en la coyuntura actual, las discusiones sobre el incremento del salario mínimo para 2021 son fundamentales, pero la subida debe estar en el orden de 2% o 3% para no afectar el proceso de reactivación y generación de empleo formal. Sumado a ello, manifestó que Colombia tenía un déficit fiscal estructural de al menos 2% del PIB, pero, por la pandemia, ese faltante se incrementará a entre 8% y 10% del PIB para 2030, por lo que pidió una reforma fiscal.