Por: Harold Salamanca

 

En la historia de la humanidad han ocurrido cada cierto tiempo pandemias, que además de muerte y desolación, generan grandes crisis sanitarias y dejan profundos legados científicos, económicos y culturales. Si observamos el pasado con detenimiento las pandemias han precipitado la caída de imperios, el colapso de grandes sistemas financieros, pero también obligaron a la humanidad a alcanzar formidables avances en la ciencia y la tecnología. Aunque el grado de afectación, el alcance, y la duración de las mismas depende de múltiples variables, no cabe duda que modifican y marcan a los seres humanos y a la sociedad de una forma contundente.

Los orígenes de las políticas de salud pública, las vacunas, las cuarentenas, las salas de aislamiento, la mejora del conocimiento médico, la implementación de la evidencia experimental en el estudio de la medicina, la efectividad de los medicamentos, incluso el diseño urbanístico de las ciudades, la recolección organizada de las basuras, y la construcción de alcantarillados, son un pequeño ejemplo del legado que han dejado las grandes pestes, que cambiaron el rumbo de la sociedad, y mejoraron la calidad y la expectativa de vida de la humanidad.

No solo la medicina ha salido fortalecida de las pandemias, también ha sido la gran impulsora de grandes cambios culturales, sociales, laborales y comerciales, que antes se veían muy lejanos e imposibles de implantar. Hoy vemos como el trabajo en casa, la educación virtual, las plataformas para entrega de domicilios, las transacciones financieras vía celular, el entretenimiento y los espectáculos virtuales, se han ganado un espacio en nuestras vidas.  Capítulo aparte merece el renacer y el reconocimiento de la importancia del hogar, como el sitio donde además de convivir con los seres queridos, se debe adaptar para que los que allí vivimos podamos estudiar, trabajar, hacer deporte y desde luego descansar.

Sin duda alguna el Covid-19 nos dejará duras lecciones, descubrimientos e innovaciones. Me surge entonces una pregunta: ¿Nacerán nuevas especialidades médicas dedicadas a predecir y generar alertas tempranas por virus y bacterias? Solo la historia lo dirá. Para finalizar quiero citar al microbiólogo Joshua S. Loomis autor del libro Epidemics: The Impact of Germs and Their Power Over Humanity, quien en un aparte del mismo manifestó: La historia la escriben no solo hombres y mujeres sino también virus, bacterias, parásitos. “Los microbios son agentes de cambio».