sábado, 17 de noviembre de 2018
Primer Plano/ Creado el: 2018-04-06 08:58 - Última actualización: 2018-04-06 09:04

Los problemas que generaron el cierre de Cines3 en Neiva

El múltiplex de cine que estaba ubicado en el Centro Comercial Oasis, al sur de la ciudad, cerró sus puertas desde el pasado fin de semana. 20 puestos de trabajo cesaron.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 06 de 2018

Felipe González
Diario del Huila-Neiva

La crisis sigue golpeando las puertas del mercado local. Aunque la Cámara de Comercio de Neiva reportó este año un crecimiento del 7.5% en la natalidad comercial, es decir, en la creación de nuevas empresas, muchas otras siguen cerrando por cuenta de la crisis económica que se vive en todo el país.

Tal es el caso de Cines3, el complejo de salas de cine que estaba ubicado en el sur de la ciudad, y que tuvo que cerrar sus puertas el pasado sábado 31 de marzo a las 11 de la noche, cuando finalizó la proyección de su última película.

No fue una decisión fácil, cuenta Rubén Darío Fuentes, gerente nacional de la compañía que llevaba seis años en la ciudad, de los cuales los últimos dos fueron bajo la marca Cines3.

Influyeron muchos factores en el retiro de la marca de Neiva, una plaza que aunque hoy cuenta con 5 salas de cine más, mostraba según él, un gran consumo del mercado cinematográfico.

No obstante las condiciones del mercado cambiaron de las que existían hace 6 años, cuando bajo la marca Cinelandia, abrieron sus puertas en Neiva en julio de 2012. En aquel entonces sólo existía una sala más en la ciudad, Cinemark San Pedro Plaza, ubicada al norte, es decir, al otro extremo de la capital del Huila, lo que permitía que la ‘torta’ como se dice popularmente, se repartiera en dos partes. Ahora junto a la ya extinta Cines3, existían cinco salas más, una de ellas ubicada muy cerca del centro comercial Oasis, sede de la marca, en el centro comercial Unicentro.

“Después de nosotros llegó Royal Films con dos salas, luego Cineland y luego Cinemark abrió otra más, entonces se repartió el mercado, pero adicional a ello, hubo una reducción de un 40% de lo proporcional que debía estar”, dijo Rubén Fuentes, gerente nacional de la compañía.

Este nuevo panorama, sumado a la crisis de la economía nacional que se ha traducido en menor poder adquisitivo en los colombianos, generó que las entradas cayeran. Según el Gerente Nacional de la compañía, en Neiva, las entradas cayeron en más de un 40%, lo que le restaba viabilidad al negocio.

“Hubo un bajonazo muy fuerte en las entradas. En Neiva existe un problema económico en cuanto a que todos los teatros bajaron sus entradas, en nuestro caso fue de más del 40%, y eso hacía que estuviéramos ya muy al límite de la estabilidad financiera”, explicó.

“Teníamos la esperanza que la situación mejorara porque la ciudad está creciendo mucho para ese sector y pensamos que la crisis tenía que pasar, pero nos toca cerrar”, agregó le gerente quien reconoció que ha sido difícil por estos días, porque tras la noticia en sus redes sociales, muchos neivanos les han escrito y solicitado que replanteen la decisión, debido a que la oferta de entretenimiento que ellos ofrecían, era competitiva en la medida que ofrecían entradas y comidas a muy bajo costo, con precios desde 4.000 pesos en boletas y 10.000 pesos en combos.

Dinámica comercial estables

Y aunque la crisis fue determinante en el cierre de esta unidad productiva, para la Cámara de Comercio de Neiva no existe una tendencia en la ciudad a la liquidación o clausura de empresas de la talla de Cines3, considerados grandes inversionistas. De hecho, la dinámica comercial empieza a mostrar una mejoría, no en vano en los últimos meses, la firma Justo y Bueno ha abierto cerca de 10 almacenes en la ciudad.

No obstante, en el último año (2017), 3.771 unidades productivas cerraron sus puertas en departamento, de las cuales un 95.3%, unas 3.600, corresponden a microempresas con capitales promedio de 4 millones de pesos de inversión y destinadas al sector de servicios y comercio, es decir, pequeñas tiendas, peluquerías, locales de minutos, etc.

El otro 4.7%, es decir 177 empresas, corresponden a las consideradas pequeñas, medianas y grandes empresas, que cuentan con activos entre 501 y 30.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes, que tienen mayor capital de inversión y generan mayor número de empleos. Lo que quiere decir según Lina Marcela Carrera, directora de Competitividad de la Cámara de Comercio de Neiva, que la crisis no ha golpeado tan fuerte a los grandes inversionistas, y que casos como el de Cines3, es aislado.

De hecho, según ella, un reciente estudio realizado por la entidad cameral, evidenció que el 53% de los negocios que están cerrando en Neiva, lo hacen por problemas financieros, como falta de recursos, créditos, etc. Mientras que en menor porcentaje la razón obedece a una baja rentabilidad y a la alta carga tributaria, lo que de para ella, descarta que todas estas 177 mypimes, hayan cerrado por lo que se considera una crisis.

No obstante no desconoce que la realidad financiera para los neivanos, al igual que para los colombianos, se ha vuelto compleja, por la crisis del petróleo, el aumento en las tasas de desempleo, la pérdida de poder adquisitivo, entre otros factores, que hacen que hoy los consumidores no tengan la misma dinámica de hace unos años. Algo que se ve reflejado por ejemplo en las nuevas superficies comerciales creadas en Neiva como el Centro Comercial Santa Lucía Plaza y Unicentro, que aún no logran colmar las expectativas comerciales que tenían. “Uno esperaba ver un Unicentro con un número mayor de locales comerciales, pero esta es una situación generalizada en todo el país, no sólo en el Huila. Basta mirar cómo está la situación económica en el país, saber que el poder adquisitivo ha bajado, el desempleo ha crecido, para entender por qué ya la gente no frecuenta de igual forma estos centros comerciales y demás. Estamos en una situación no muy favorable para negocios pero es algo que esperamos que mejore, por ejemplo aquí en el Huila la crisis del petróleo nos golpeó mucho y con la reactivación que se viene teniendo esperamos que la situación pueda mejorar”, explicó la funcionaria.

Pese a esta situación, en 2017 se crearon 8.770 unidades productivas en el departamento, de las cuales un 90% correspondieron a microempresas y un 9.4% a medianas y pequeñas empresas, con capitales de inversión superiores a 31 millones de pesos.

Razón de fondo

Pero al margen de una situación comercial difícil, existía una razón aún más complicada, que obligó al cierre definitivo de las salas de cine Cines3. Según el Gerente de la marca, aunque la realidad económica los tenía en aprietos, el cierre lo generó un pleito con el banco BBVA, que terminó reclamando la propiedad del local y con ello, solicitar la entrega del bien inmueble a la compañía. Según el relato, la liquidación de Almacenes Yep a nivel nacional en el 2016, llevó no sólo al cierre de todas las sucursales en el país, sino además a procesos de embargos, enajenaciones y demás. Y en ese trámite, el centro comercial Oasis empezó a correr riesgo de ser embargado. Al parecer, cuando Almacenes Yep decidió construir el centro comercial Oasis para abrir u nuevo punto de venta en la ciudad, hacia finales de 2011, lo hizo a través de un leasign con el banco BBVA por algo así como 12.000 millones de pesos. La construcción del complejo comercial incluía además del almacén de cadena, un casino, un complejo de cine, 58 locales comerciales, cajeros, y parqueaderos. No obstante la liquidación del Yep, llevó a que dicha compañía dejara de pagar el valor mensual del leasing, por lo que este entró en proceso de restitución del bien inmueble por parte de la entidad bancaria, dueña original del inmueble hasta que la pignoración terminara, y de esta manera, terminó reclamando el local a la firma Cines3.

“Fue un tema complejo. Los arrendatarios anteriores dejaron de pagar el leasing y el banco reclamó el local. El arrendatario era Almacenes Yep, que eran los dueños de los locales. Ellos tenían un leasing con el BBVA y dejaron de pagar y el banco reclamó el local”, explicó Fuentes.

Aunque los últimos meses fueron de negociaciones entre el banco y la compañía de cine, finalmente la entidad bancaria tomó la decisión de reclamar el local. “El banco quería que le compráramos el local, pero nuestro sistema no es comprar sino tomar arriendo por 10 a 15 años los locales”, añadió.

Ello sumado a la crisis, llevó a la compañía con sedes en Yopal, Villaviencio, Sogamoso, y San Gil, a trasladar la sala de Neiva a Restrepo, Meta, donde abrirá sus puertas próximamente.