El presidente anunció un plan que obliga a vacunar a los empleados y trabajadores federales, y pide a las escuelas que adopten requisitos de vacunación, entre otras medidas.

En medio de una estrategia agresiva para combatir la propagación de la variante delta, el presidente Joe Biden anunció el jueves un plan de seis puntos que afectará casi todos los aspectos de la sociedad, en lo que es considerado como el uso más amplio de su autoridad presidencial desde que asumió el cargo en enero.

Esto es lo que estipula el plan:

Si bien aún no se ha aprobado ninguna vacuna para los niños menores de 12 años, el presidente comentó que seguía apoyando a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en sus esfuerzos por aprobar una “tan rápido y seguro como sea posible”.

El mandatario también criticó la acometida de algunos funcionarios electos, como el gobernador Ron DeSantis de Florida, que están derogando los mandatos locales del uso de mascarillas (muchos de los cuales atañen a las escuelas). Biden dijo que el Departamento de Educación estaba actuando a fin de tomar medidas legales contra dichos esfuerzos y prometió que el gobierno federal compensaría a cualquier educador cuya paga sea retenida “por hacer lo correcto”.

“Ahora mismo, las autoridades escolares de las localidades están intentando mantener seguros a los niños en una pandemia mientras su gobernador se pone a pelear con ellos. Eso sí que es acoso escolar”, dijo.

— Más pruebas y cubrebocas

Como parte de una iniciativa mayor por reforzar la asequibilidad y la disponibilidad de las pruebas, el presidente dijo que su gobierno se había asociado con algunos minoristas, como Amazon y Walmart, para reducir el costo de las pruebas rápidas de COVID-19 que se pueden realizar en el hogar.

Esa propuesta incluye destinar casi 2000 millones de dólares para comprar unas 300 millones de pruebas rápidas destinadas a centros de salud comunitarios, bancos de alimentos y escuelas, “a fin de que todos los estadounidenses, sin importar sus ingresos, puedan acceder a pruebas gratuitas y prácticas”.

También dijo que la Administración de Seguridad en el Transporte duplicaría las multas a los viajeros que se negaran a llevar cubrebocas.

“Si rompes las reglas, prepárate para pagar”, dijo Biden.

— Ayudar a la recuperación económica

El presidente dijo que ampliaría los programas de préstamos gestionados por la Agencia Federal de Pequeños Negocios, los cuales permiten a los propietarios de pequeñas empresas pedir dinero prestado a tasas bajas de interés con el fin de contratar y retener a sus empleados, comprar inventario o incluso pagar deudas, pues el coronavirus sigue afectando las empresas.

Biden anunció que por el momento la economía está creando en promedio unos 700.000 empleos nuevos al mes, pero señaló que la recuperación todavía no ha concluido.

“Aunque Estados Unidos está mucho mejor que hace siete meses, cuando asumí el cargo”, dijo, “seguimos con varios obstáculos, y esto podría durar un tiempo”.

— Mejorar la intervención y el tratamiento del virus

El presidente también esbozó medidas para hacer frente al creciente número de infecciones y hospitalizaciones, como reforzar la ayuda a los hospitales sobrecargados y acelerar nuevos métodos de tratamiento.

Biden dijo que desplegaría “equipos de emergencia” que incluirían expertos de varios organismos gubernamentales “para frenar la propagación del COVID-19”, los cuales se sumarían a los equipos de atención sanitaria que ya ha desplegado el gobierno federal.

El presidente también se comprometió a aumentar la disponibilidad de distintos tratamientos que han sido probados y recomendados por médicos, incluso con más envíos de anticuerpos monoclonales.