Diario del Huila, Deportes

La Federación Colombiana de Fútbol confirmó que Reinaldo Rueda será el nuevo técnico de la Selección Colombia pensando en las Eliminatorias hacia Catar 2022 como principal objetivo; con el anunció se acabaron meses de especulación en la cual figuraban varios nombres de estrategas para dirigir a la tricolor.

No obstante y frente al reto que se viene, al estratega vallecaucano le han endilgado algunas responsabilidades más allá de la Eliminatoria y una de ellas es lo concerniente a la reestructuración que se debe hacer al interior del combinado patrio.

Además de clasificar al Mundial que se disputará en noviembre y diciembre de 2022 en Catar, ‘Triple R’ tiene en su camino la Copa América 2021, un certamen propuesto por Conmebol en medio de la marcha, pero que tiene a Colombia como una de las sedes, por lo que la selección local está obligada a luchar por el título.

Por ahora, la Copa América está programada para junio de 2021, pero podría aplazarse para diciembre. Sin embargo, Colombia ya tiene rivales sorteados y deberá enfrentar a Brasil, Catar, Venezuela, Ecuador y Perú (clasifican cuatro equipos a cuartos de final).

Por otro lado, Rueda tiene la difícil misión de darle a Colombia una identidad futbolística, más allá del gusto de cada uno. Tras la salida de Pékerman, con Queiroz jamás hubo una sinergia respecto a los jugadores y el DT, por ende, Rueda deberá implementar un sistema de juego claro (probablemente con James como eje) y que esto trascienda más allá de la disputa de las Eliminatorias.

Finalmente, al igual que en Chile, Rueda tendrá a cargo un difícil recambio generacional en la Selección Colombia. Probablemente después de Catar 2022 (clasifique o no), algunos jugadores como Radamel Falcao y David Ospina estarían de salida en la ‘tricolor’, por lo que él deberá darle un sano manejo a esa difícil situación sin crear traumatismos en los futbolistas y el propio equipo.

Asimismo, en base a la hoja de ruta que ya tenía Queiroz y trabajando de la mano con los encargados de las divisiones menores, deberá acercar con mayor fuerza a jugadores colombianos de corta edad que ya se destacan en el fútbol local e internacional, así como buscar una conexión ideológica y futbolística entre las categorías sub 20 y sub 17 de Colombia, enfocados en el trabajo de la selección mayor. Por todo esto, el contrato de Rueda con Colombia iría hasta 2026 y no solo hasta Catar 2022.

Tras cuatro fechas Colombia es séptima y Chile sexta en la tabla. Ambos están fuera del grupo de cuatro clasificados directos al Mundial de Catar-2022 y persiguen la quinta casilla, que deberá disputar el repechaje con un equipo de otro continente.

Esta será la segunda vez que el técnico vallecaucano dirija a la tricolor. El principal objetivo es encausar el camino de Colombia al Mundial de Catar 2022.

Colombia anunció el 1 de diciembre la salida del técnico portugués Carlos Queiroz, luego de encajar las históricas goleadas ante Uruguay (0-3) y Ecuador (6-1) en sus últimas salidas por el premundial.

Colombia recibirá a una selección brasileña que domina la clasificación con puntaje perfecto y luego viajará a tierra paraguaya para enfrentarse a la escuadra guaraní que no conoce la derrota en la competición y es cuarta en la tabla.

Una segunda oportunidad

No es la primera vez que Rueda atiende el llamado de sacar al equipo colombiano de apuros.

En enero de 2004 tomó al equipo en una situación peor, sumaba un solo punto tras cuatro jornadas de la eliminatoria al mundial de Alemania 2006. Sin grandes estrellas en la nómina peleó el repechaje hasta la última fecha y abandonó el cargo tras quedarse afuera del mundial por un solo punto.

En total dirigió 43 encuentros y tuvo un rendimiento del 53%. Para ese entonces, Rueda tenía como principales credenciales sus estudios en Alemania y su trabajo al frente de las selecciones juveniles de Colombia. Catorce años después vuelve convertido en un entrenador de perfil internacional.

Luego de llevar a las selecciones de Honduras y Ecuador a los mundiales de 2010 y 2014 respectivamente, llegó en 2015 al banquillo de Atlético Nacional, donde ganó dos títulos de la liga colombiana y su conquista más importante hasta la fecha: la Copa Libertadores de 2016.

Ese mismo año Rueda alcanzó el subcampeonato de la Copa Sudamericana con el equipo ‘verdolaga’ en una final marcada por la tragedia aérea del Chapecoense.  Estos logros lo llevaron al gigante brasileño Flamengo, con el que sumó otro subcampeonato de Sudamericana en 2017.

Su paso por la selección chilena resultó menos grato: fue eliminado de la Copa América de 2019 tras sufrir una goleada 3-0 ante Perú en la seminal y deja a los australes fuera de los puestos de clasificación a Catar 2022.