Diario del Huila, Enfoque

Por: Juan Manuel Macías Medina

Durante  40 días, diferentes sectores sociales se han pronunciado frente a los “atropellos” en los que, según ellos, ha incurrido la fuerza pública. Aunque son conscientes de que ellos “hacen su trabajo”, tienen claro que el paro no se va a detener.

Este medio de comunicación logró contactarse con personas que viven de transportar productos por el departamento del Huila. Jhon Jairo Páez, camionero oriundo del departamento del Huila, se refirió al tema de los bloqueos.

“Yo hago parte del Comité Departamental de Paro. En Altamira no tenemos bloqueo, pero estamos mirando la posibilidad de que lleguemos a un acuerdo, el problema es que nadie quiere negociar, no nos quieren poner cuidado y después de eso no hay nada, hemos resistido mucho, nosotros somos los que hemos resistido”, sostuvo Jhon.

Los bloqueos, así como lo ha informado la Cámara de Comercio de Neiva, han generado pérdidas que superan los $300.000.000.000. Los transportadores no son ajenos a la crítica situación que atraviesa el departamento del Huila.

“La situación de nosotros ha estado difícil, hemos aguantado lo que más hemos podido. Hemos estado frente a todo porque somos los que nos vamos a ver perjudicados, los pobres siempre vamos a ser los peores de todo el tema. Mi camión lleva 16 años conmigo y no me importa, solo me he dicado a trabajar y a tratar de hacer dinero”, sostuvo Rafael Ramírez.

La difícil situación de los transportadores

“Hemos hecho un trabajo con las uñas, nadie se ha colocado en el nombre de nosotros. He tratado toda mi vida a tener gente que me valore, nunca lo he hecho y acá estoy.”

“Yo me encargué de bloquear el cruce de Algeciras, duré cuatro días al lado de la vía esperando que el Gobierno llegara a un acuerdo, nunca lo hizo. Luego llegaron a decirme que yo tenía la posibilidad de tener dinero, los dejé en su cuento y ahí están”, agregó.

Las exigencias de los transportadores son puntuales, quieren mejoramiento de concesión, lo que quieren es que el Gobierno Nacional no “abuse” de sus facultades y que, en caso de algún
percance, estén siempre al tanto de todo.

“Estamos exigiendo que nos arreglen las vías, llevamos más de 15 años esperando que nos arreglen la única entrada al pueblo. Nosotros ya colocamos a disposición todo lo que sabemos, no queremos ser malos, no queremos bloquear ni nada de esa vaina, pero cuando me toca me toca”, enfatizó.

En estos momentos, transitar por la Ruta 45 es todo un desafío. Debido a la problemática que gira en torno a la concesión, hay muchos sectores encontrados frente al tema, unos entienden la necesidad de transportar, y otros, conocen la difícil situación de los comerciantes del departamento del Huila.

¿Y el Comité?

Julio Rojas, camionero del departamento del Huila, mostró su descontento con el sistema económico que opera en el país desde hace más de 30 años, para él, es imposible desconocer a Javier, el hombre que, además de darle la vida, es presidente del barrio donde habita.

“Yo llevo 34 años de camionero, he sentido lo que pago cuando llego a mi casa. Es muy injusto que tengamos que pagar por lo que hicieron los demás. Nosotros en el Paro, nos hemos dedicado a hacer caso. Vamos a seguir en la lucha”, añadió.

El transportador se refirió a la difícil situación que atraviesan los camioneros del departamento del Huila,  para él, no es posible que los camioneros tengan que pagar la recarga política que el gobierno intentó implementar.

“Cómo le van a dar la potestad a los alcaldes y a los gobernadores para que hagan y deshagan con las vías del Huila. Marcho porque quiero políticos que sean más justos. Los alcaldes son administradores de nosotros, no son los dueños”, indicó.

El costo para transportar algo dentro del Huila, según la Cámara de Comercio de Neiva, supera los 50 millones de pesos.

“El flete se nos ha subido mucho de precio, se me ha incrementado a mí en un 40%, no es posible que nosotros tengamos que pagar por pagar ese precio. Traer cualquier cosa de Bogotá, antes de la pandemia, costaba cerca de un millón de pesos, hoy, traer algo de Bogotá vale un dinero grande”, reveló.

Aunque están distantes del CNP, están dispuestos a diálogar.

El cobro es excesivo

En esta misma línea, ni el paro fue capaz de alejar a dos amigos. Uno está en el lado del Gobierno, y el otro, lucha todos los días para no permitir que “los alcaldes tengan la potestad para decidir sobre los peajes”.

“He pagado mucha plata en los 23 años que llevo de camionero en peajes. Critico hoy la forma en que me tratan. Gracias a Dios, somos conscientes en, primero la voluntad, y segundo, lo que los camioneros queremos ser, hombres de garantías y que queremos que nos den nuestra correspondencia laboral. Mi mejor amigo está trabajando con el gobierno y le va muy bien, hoy, me tocó criticarlo”, añadió.

Para Andrey Motta, conductor de tractomula, exigir dentro del marco legal no tiene ninguna consecución a largo plazo, sin embargo, coincide en que las políticas actuales de Iván Duque, perjudican al menos favorecido.