Diario del Huila

Lote en Rojas Trujillo, un problema de ‘engorde´ para los vecinos

Oct 26, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Comunidad 5 Lote en Rojas Trujillo, un problema de ‘engorde´ para los vecinos

Diario del Huila, Comunidad

Por: Hernán Guillermo Galindo M

Fotos: José Rodrigo Montalvo

Se quejan de que el predio utilizado para almacenar postes les causa perjuicios desde hace muchos años en salud pública e inseguridad. Dicen que ya no saben a quién acudir en busca de solución.

Rojas Trujillo es uno de los barrios más antiguos de Neiva, cerca al Cementerio Central, el colegio Tierra de Promisión, La Cordialidad, la canalización del río Las Ceibas y la avenida Circunvalar, entre otros, que hacen parte de la Comuna Tres.

Hoy, la comunidad no atraviesa un buen momento por los problemas que los aqueja, que no son nuevos, pero el que más preocupa es la lucha de más de quince años para que encierren unos lotes que llaman de ‘engorde’ y “se prestan para toda clase de males y desmanes, como delincuencia, microtráfico e insalubridad”.

Por eso, denuncian y piden la actuación de las autoridades correspondientes, porque son sitios que se convierten con el tiempo en basureros y resguardo de indigentes.

Los integrantes de la Junta de Acción Comunal con su presidenta Herlinda Ortiz, a la cabeza, invitaron a Diario del Huila para que conociera sobre el terreno de la situación.

Además de la contaminación que se produce en estos predios abandonados por sus propietarios, hay otros problemas como la proliferación de roedores, de aguas estancadas que permiten la multiplicación de zancudos y mosquitos, sirven para que los delincuentes se escondan generando así más inseguridad y un problema mayor que es el punto negro que aporta al paisaje urbanístico del sector, donde viven muchas familias con niños, es la queja, en resumen.

En los costados del lote se ven los postes en concreto.

Visita de Diario del Huila

El lote en cuestión está ubicado en la carrera 1H con calle 22 en el que se almacenan postes de energía. “Pedimos el cerramiento del lugar para evitar la proliferación de plagas, botadero de basuras y hasta inseguridad”, dicen.

El lote lleva así más de quince años, sostiene Jaqueline Bastidas, una de las vecinas que reside frente a la escuela anexa a la institución educativa Tierra de Promisión.

“Venimos siendo perjudicados por estos lotes, porque son varios. Los predios tienen dueños y no han querido tomar cartas en el asunto a nuestras peticiones. Solo contestan con evasivas. Que van a encerrar,  a construir, a vender y así sigue el problema de nunca acabar”, comenta, tras señalar que es degradante el aporte que se le hace al barrio y a la ciudad con el abandono de estos terrenos.

Agrega que un vecino les propuso que se lo arrendaran para montar un parqueadero y contestaron que no lo arrendaban.

El lote se ha vuelto criadero de culebras, de ratas y además hay humedad por lo que es un foco para dengue. Hacemos un llamado de auxilio a las entidades que tienen que ver con el tema para que haya soluciones, señalan.

Lucía Muñoz, otra de las vecinas informa que se han enterado de que hay un grupo de familias que no tienen vivienda y han amenazado con invadir el lote, lo que sería aún más grave por el problema de tipo social que significaría esa invasión.

“El problema está hace años desde que sacaron a quienes tenían un restaurante y mantenían el lugar en buenas condiciones”, cuenta.

Al llegar al barrio por la 1H con 22 se puede ver el lote que ha sido limpiado en una parte en donde se almacenan postes de una empresa de redes de energía, pero en su gran mayoría está invadido por la maleza. Además, se puede observar que no hay vigilancia alguna por lo que también en uno de los extremos se evidencia que se arroja basura y escombros.

Por la zona norte se puede observar el basurero y como la maleza se toma el lugar.

Acción Comunal

Los integrantes de la Junta de Acción Comunal le contaron a Diario del Huila los recursos que han agotado en busca de una solución.

Herlinda Ortiz, la presidenta, señaló que son muchas las veces que han para buscado una respuesta y se pueda solucionar esta problemática. “Primero quiero agradecer a Diario del Huila por estar pendientes de nosotros y ser voceros de las situaciones que nos afectan”, dice.

El otro lote vacío queda cerca del puente sobre el río Las Ceibas, en la avenida Circunvalar. Hemos oficiado a la empresa que usufructua el lote, se les demandó ante la Personería, en la Inspección Quinta y así llevan más de cinco años sin que haya sido posible que encierren el espacio

Reclama  que la ley es clara y obliga que todo lote de ‘engorde’ debe estar totalmente encerrado, iluminado y debe tener un buen mantenimiento para evitar perjuicios a los vecinos.

Otros han tomado el lote como escombrera.

Comenta que ha hablado con Alexis Murcia, gerente de Dycon, la empresa contratista que ha manifestado que el mantenimiento se ha hecho y que están pendientes de no ocasionar problemas a la comunidad.

También ha acudido a derechos de petición ante la Gobernación, “vino un funcionario, dijo que iban a solucionar, que iban a construir y nada”.

Y agrega que personalmente ha evitado que invadan porque hay gente interesada en tomarse el lugar “porque no tienen dónde meter la cabeza y ese paso sería peor para el barrio”.

Por eso, pide al Comandando de la Policía Metropolitana que por favor les dejen un Comando de Atención Inmediata fijo.

“No somos desagradecidos, se presta una vigilancia con un CAI móvil, pero lo mejor sería que fuera fijo y así se reduciría el tema de inseguridad que nos amenaza a diario por la situación planteada”, explica.

Los niños también son perjudicados por el lote en la vecindad. El coordinador de la sede Efraín Rojas Trujillo de la Institución Educativa Tierra de Promisión, que atiende a 170 niños del barrio y otros vecinos, Juan Andrés Mazorra, manifiesta que en la actualidad tienen 78 estudiantes de manera presencial y los otros estudian de manera virtual.

“El lote afecta a los niños que vienen a estudiar por no estar encerrado, la oscuridad del lugar y la soledad genera inseguridad, lo que nos produce temor a docentes y alumnos”, asegura.

Los 170 niños de la anexa a la Institución Tierra de Promisión se ven afectados por el lote.

Y agrega que siempre ha estado en contacto con la Junta y les ha hecho saber su inquietud y temor, por el lugar que está solo con unos postes que en el caso particular no sabe de quién son, no está encerrado, arrojan basura al punto que la recomendación a los niños es que salgan por la vía hacia la Cordialidad y hacia la sede principal del colegio, indica.

Jacob Montaño, vicepresidente del barrio Efraín Rojas Trujillo, aporta que lleva cuatro años en la Junta y desde ese entonces es testigo de las notas a la Gobernación y al InfiHuila. “La respuesta es que lo iban a encerrar, a podar y a tenerlo en las mejores condiciones posibles”, destaca.

Un lote baldío es urbanísticamente un atentado para las familias, para los vecinos, para los residentes que salen a caminar, para la gente que va a trabajar, los niños escolares y para quienes visitan la ciudad es el comentario general.

En el propósito de consultar las partes involucradas en esta información, hasta el cierre de esta edición Diario del Huila intentó comunicarse con el ingeniero Alexander Murcia de Dicon Ltda pero no fue posible.

La presidenta, el vicepresidente de la Junta de Acción Comunal y el coordinador de la Institución Educativa.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?