lunes, 15 de octubre de 2018
Actualidad/ Creado el: 2018-04-13 06:17 - Última actualización: 2018-04-13 06:20

Luto mundial por asesinato de periodistas ecuatorianos

Diversas organizaciones mundiales de Derechos Humanos, entre esas la FLIP, en Colombia, repudiaron rotundamente el fusilamiento en cautiverio de los tres comunicadores del Diario el Comercio.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 13 de 2018

La Asamblea de la Fundación para la Libertad de Prensa –FLIP, luego de reunirse en pleno en Bogotá, condenó el cobarde asesinato del equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio a manos del grupo disidente Frente Oliver Sinisterra de las Farc, bajo el mando de alias ‘Guacho’.

Los tres trabajadores de la prensa ecuatoriana, fueron plagiados el pasado 26 de marzo en la frontera de Colombia con Ecuador. En Colombia, desde 1993, con el caso de Danilo Alfonso Baquero, no se presentaba el homicidio de un periodista mientras estuviera privado de su libertad. En Ecuador es el primer caso de este tipo.

 

Los miembros de la Asamblea de la FLIP (periodistas, investigadores, analistas de los medios de comunicación) se solidarizan con los familiares de las víctimas y envían un mensaje de unión. Más allá de fronteras o formalismos, este es un ataque contra la libertad de prensa en Colombia.

 

Para la comunidad periodística en Colombia es una vergüenza que una organización armada ilegal, relacionada con Colombia, esté involucrada con este crimen atroz contra la prensa ecuatoriana, episodio que se convierte en una amenaza latente para el libre ejercicio de la prensa en el país.

 

El Presidente ecuatoriano confirmó la muerte de los trabajadores de El Comercio en una rueda de prensa. La FLIP expresa su solidaridad con las familias y allegados de Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra, y los acompaña en su inmenso dolor.

 

El presidente Moreno se refirió en sus declaraciones a la "repatriación" de los cuerpos. Esto demuestra, una vez más, que el manejo de la información por parte de ambos gobiernos ha sido precario. En un comienzo, las autoridades colombianas habían afirmado que los trabajadores de El Comercio estaban en territorio ecuatoriano.

 

El asesinato es la forma de censura más extrema. Los integrantes del ‘Frente Oliver Sinisterra’ actuaron en contra de todos los estándares internacionales humanitarios y de libertad de prensa, amparada por los tratados de Ginebra.

 

La FLIP condena además la actuación de los gobiernos de Ecuador y Colombia por su falta de diligencia en proteger la vida de los reporteros. Sostiene la Fundación, que los mandatos de Lenin Moreno y Juan Manuel Santos no lograron un trabajo conjunto y eficaz para conseguir la liberación oportuna de los tres trabajadores.

Señala adicionalmente la FLIP, que los presidentes de Colombia y Ecuador no acudieron de manera inmediata y eficiente a organizaciones internacionales humanitarias como la Cruz Roja Internacional, o a otros posibles mediadores, como la Iglesia Católica, para que facilitaran la liberación.

 

Desde que se supo del secuestro, Fundamedios Ecuador, junto a otras 60 organizaciones (entre la que se encontraba la FLIP), insistieron a los presidentes Juan Manuel Santos y Lenin Moreno que trabajaran en conjunto para lograr la liberación de los periodistas.  La gravedad de estos casos exige un actuar más responsable de los Estados en prevención, protección y sanción de los responsables.

 

El 12 de abril a las 10 de la mañana, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares a favor de los tres periodistas. Esta decisión ordena a los Estados ecuatoriano y colombiano a: (1) adoptar medidas necesarias para salvaguardar la vida de los tres periodistas, (2) garantizar que estos puedan desarrollar sus actividades periodísticas sin intimidación, amenazas u otros hechos de violencia e (3) informar sobre acciones adoptadas para investigar los hechos.

 

Esta tercera obligación sigue vigente y la FLIP exige a los gobiernos de ambos países que la cumplan sin mayor dilación y a la CIDH solicita que realice un seguimiento detallado de esta.

 

De igual modo, la FLIP exige a las autoridades colombianas y ecuatorianas trabajar con urgencia para lograr la pronta entrega de los cuerpos a sus familiares. La Fundación insta a los entes judiciales y órganos de control de los dos países a que agoten sus recursos investigativos para esclarecer los hechos y dar con los responsables de este crimen atroz, además de verificar si se realizaron operativos militares que hubiesen puesto en riesgo la vida de los tres trabajadores de El Comercio. Tras haber superado los años más atroces de violencia contra la prensa, es muy decepcionante que estos crímenes sigan sucediendo.

Comentarios