viernes, 21 de septiembre de 2018
Especiales/ Creado el: 2018-02-04 11:21 - Última actualización: 2018-02-04 11:58

Mapa de la libertad de prensa en el mundo

A nivel mundial, el 2017 concluyó con 54 periodistas asesinados, 336 encarcelados y 54 secuestrados; según informe de Reporteros Sin Fronteras - RSF. En la clasificación RSF de 180 países, en América los de más bajas posiciones son Colombia 129, Venezuela 137, Hondura 140, México 147, y Cuba 173.

En los últimos 15 años, han muerto violentamente mil periodistas en todo el mundo.

Escrito por: Caterine Manchola | febrero 04 de 2018

El próximo 9 de febrero se conmemora el día del periodista en Colombia. La fecha, además de ser un motivo para celebrar “el mejor oficio del mundo”, como lo definió Gabriel García Márquez, también debe ser momento clave para analizar qué está pasando con la profesión, no solo en Colombia sino en el mundo.

En ese sentido, Reporteros Sin Fronteras – RSF entregó informe anual de las condiciones en las que se encuentra la libertad de prensa y en el cual constata el clima de hostilidad contra los medios y la profesión.

“El hombre que dice la verdad pone su vida en peligro”

A nivel mundial, el 2017 concluyó con 54 periodistas asesinados, 336 encarcelados y 54 secuestrados. Según el informe, estas cifras son inferiores a las de 2016, «pero esconden un preocupante abandono de la profesión periodística en numerosos países».

Pues, esta realidad no es la de un mayor respeto a la actividad de la prensa, sino, más bien al contrario, un desgaste paulatino de las condiciones para ejercer el oficio, lo cual lleva al abandono de la profesión en muchos lugares del mundo.

«Cada dato favorable contenido en el informe es compensado por una realidad negativa que subyace bajo él. La mejora en las cifras de asesinatos obedece a un descenso en las coberturas de la prensa extranjera y local. Con cada alegría, un dolor», explicó Pepa Bueno.

Según RSF, desde el año 2012, el número de periodistas asesinados desciende de forma continuada, debido principalmente al paulatino abandono de las zonas en conflicto más peligrosas (Siria, Libia, Yemen…).

El papel de la mujer

El documento también revela que el número de mujeres periodistas asesinadas durante el 2017 duplicó las de 2016.

Lo interesante, es que todas realizaban periodismo de investigación, como la maltesa Daphne Caruana, que seguía el rastro de la implicación del Gobierno de Joseph Muscat en los papeles de Panamá y fue asesinada con una bomba adosada a su coche, o la india Gauri Lankesh, que investigaba movimientos extremistas violentos, o como Miroslava Breach, que trabajaba sobre las redes del narco en México.

Asia, el continente más letal y represor

El continente asiático ha sido el más mortífero para los informadores, en 2017. Entre periodistas, “periodistas ciudadanos” y colaboradores de medios, han sido asesinados más de una veintena.  Los atentados talibanes y del Estado Islámico (ISIS) continúan sacudiendo Afganistán, mientras que la impunidad y virulencia de los crímenes (sobre todo asesinatos) en India y Filipinas hacen cada vez más imperiosa la necesidad de nuevas medidas de protección para la prensa «China se mantiene como la mayor cárcel del mundo de periodistas», según RSF España.

Europa, merced de nacionalismos y leyes represivas

Reino Unido, Alemania y Francia encabezaron en 2017 una ofensiva legislativa con gravísimas consecuencias para el periodismo. Estos países han estudiado medidas que van desde los intentos británicos de criminalizar la mera consulta de contenidos extremistas, o convertir legalmente a los informantes en “espías” –con las consecuencias penales que ello conlleva–, a obligar al bloqueo inmediato de contenidos en las redes sociales, como contempla la 'Ley de Facebook' alemana.  

En Turquía el régimen de Recep Tayyip Erdogán no retrocede en su órdago para eliminar del mapa cualquier rastro de periodismo independiente. En la actualidad Turquía es, junto con China, la mayor cárcel de periodistas del mundo y en términos relativos a la población, sigue ocupando el primer puesto. Según cifras aportadas por Mehmet Siginir, 150 periodistas están encarcelados en Turquía, pero también amas de casa, jueces, policías, profesores o estudiantes. «Se calcula que 115.000 personas están en prisión injustamente»

Oriente Medio: autocensura y abandono de la profesión

No lejos de Turquía, la violencia extrema de las guerras en Siria, Irak, Yemen y Libia sigue arrojando un balance desolador para la libertad de prensa en la región. En 2017, las guerras cobraron la vida de al menos 22 informadores, del total de 54 que se registraron en todo el mundo: 12 en siria, ocho en Irak y dos en Yemen. Estos países, además, siguen siendo auténticos agujeros negros de la información, en los que reina la impunidad.  Por ende, muchos periodistas de estos han optado por abandonar su oficio y ejercer otra profesión menos peligrosa.

América: el drama de México

México vuelve a ser el país más mortífero para los medios de comunicación en América. En 2017, 11 periodistas mexicanos fueron asesinados. Solo Siria supera esta trágica cifra y por una sola víctima mortal. Desde que Enrique Peña Nieto llegó al poder, el 1 de diciembre de 2012, al menos 27 periodistas han sido asesinados debido a su labor informativa.

México ocupa el lugar 147, y Cuba el 173, de la clasificación mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras de 180 países.

La clasificación de RSF explica que Cuba no acepta la existencia de libertad de prensa en los medios. En la isla apenas hay una leve señal de internet y, lamentablemente, cualquier reportero, periodista o ciudadano que sobrepase los límites respecto a lo que se puede afirmar y publicar corre el riesgo de ser deportado o silenciado.

América del Sur: ranking de los últimos puestos en libertad de prensa

Desafortunadamente, diferentes países de América del Sur ocupan los últimos puestos de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras de 180 países.

País

Puesto 

Bolivia

107

Brasil

103

Colombia

129

Ecuador

105

Venezuela

137












Periodismo menguante en África

Aunque el número de asesinatos ha bajado de los 13 registrados en 2015 a cinco, el año pasado, esta cifra no constituye, paradójicamente, una buena noticia, porque no es sino la confirmación de una tendencia que parece imparable en los últimos años: la disminución de las coberturas, la continua desaparición de medios y el abandono del periodismo, o la huida o el exilio forzado de periodistas amenazados.

España: la prensa, víctima colateral del conflicto en Cataluña

El fenómeno del “ciberacoso” en el conflicto catalán no es nuevo: RSF publicó, el pasado 28 de septiembre, un detallado informe sobre las presiones que han sufrido, durante los últimos años, los periodistas de medios no alineados editorialmente con el “procés”.

A este clima de presiones previo a los acontecimientos de septiembre y octubre, se han sumado graves ataques a la libertad de información posteriormente, como las agresiones a periodistas y reporteros gráficos durante la cobertura del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre o la intimidación que supuso el registro del diario El Vallenc, así como la entrega de citaciones judiciales por parte de la policía a algunos medios.

Lamentablemente, los amedrentamientos a periodistas no solo se han traducido en agresiones físicas, sino en hostigamientos sobre el terreno, que han dificultado extraordinariamente la labor de la prensa.  En consecuencia, RSF constata con preocupación la dificultad de ejercer con la mayor libertad posible la profesión periodística en Cataluña, sea cual sea la línea editorial del medio.

Situación actual a nivel mundial en lo que va del 2018

Barómetro 2018

 

2

Periodistas asesinados

 

1

Internautas asesinados

 

0

Colaboradores asesinados

 

189

Periodistas encarcelados

 

122

Internautas encarcelados

 

15

Colaboradores encarcelados

 













Libertad de prensa en Colombia

Según el informe, la firma de los históricos acuerdos de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en septiembre de 2016, redujo las tensiones en el país. El fin de este conflicto -que muchas veces fue causa de censura y violencia contra la prensa- permite presagiar mejores días para la libertad de información.

No obstante, los periodistas colombianos aún se enfrentan a la amenaza permanente de las Bacrims, bandas criminales formadas por paramilitares, implicadas en el tráfico de drogas.

 

La condena más alta jamás impuesta en Colombia por un delito contra la libertad de expresión fue para Yean Arlex Buenaventura. Debe pagar 58 años y 3 meses de prisión por el homicidio del periodista Luis Antonio Peralta y Sofía Quintero, su esposa.



Hasta mayo de 2016, se tenía registro de 152 periodistas colombianos asesinados en los últimos 38 años.

Comentarios