Saliendo del consulado de Colombia en Nueva York, Marta Lucía Ramírez recibió gritos de «asesina y narcotraficante», «Usted no nos representa» por parte de algunos ciudadanos colombianos.