Diario del Huila

Más allá de Petro y de Fico

Abr 29, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Más allá de Petro y de Fico

Por: Harold Salamanca

La extrema polarización que vive el país en los últimos 20 años por cuenta de las preferencias políticas, exacerbada por la presente campaña a la presidencia de la república, teje una cortina de humo, que no deja ver en su real magnitud los problemas estructurales que padece Colombia desde hace décadas. El paro nacional que se adelantó hace un año exactamente, fue el detonante de un tímido estallido social, que puso en evidencia los vacíos de gobernabilidad, la ineficiencia del estado para resolver problemas como el desempleo, la baja cobertura y calidad de la educación, y ni que decir de las garantías sociales como vejez digna y la salud.

Los problemas antes enumerados, podrían parecer frases de cajón repetidas por los manifestantes de las últimas y de todas las marchas de protesta. Desafortunadamente para nosotros son una realidad, de acuerdo con el índice de “estados frágiles” elaborado por el Banco Mundial, Colombia ocupa el puesto 60 entre 178 naciones, lo que indica que somos un país de “advertencia elevada”. Entendiendo la denominación de “estado frágil” como la de una nación incapaz de suministrar servicios básicos a su población, con poco control de su territorio, en resumen, un país que genera incertidumbre sobre su futuro a la comunidad internacional.  

Los más conocedores de la realidad nacional podrían salir a refutar lo antes dicho, indicando que estamos ante una economía que crece por encima de otras economías latinoamericanas, soportada en una abundante oferta de recursos naturales, y que tiene como base fundamental las exportaciones de muy pocos productos agrícolas, y también de carbón, oro y petróleo.  Esta visto el hecho que seamos capaces de mantener una economía en crecimiento, no quiere decir que la riqueza que genera ese crecimiento se redistribuya entre toda la población, luego el crecimiento económico no es un indicador de desarrollo social.

Mi reflexión va en el sentido que los problemas que aqueja a nuestro país, no se resuelven eligiendo como presidente a uno u otro candidato, la realidad social y económica que vivimos desborda sus posibilidades, no por falta de capacidades personales y profesionales.  Estoy convencido, que es el momento de convocar una asamblea constituyente donde estemos representados todos y pensemos el país que nos merecemos. Solo así, acordaremos una agenda de transformación, que marcara la ruta hacia un estado fortalecido, capaz de responder con eficacia a las necesidades del país, y brindar a la comunidad internacional confianza y credibilidad.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto