lunes, 20 de noviembre de 2017
Opinión/ Creado el: 2017-11-13 12:55

Medidas contra el Mototaxismo

Escrito por: Editorial | noviembre 13 de 2017

Con miras a seguir frenando el transporte ilegal en la ciudad, la administración municipal, ha anunciado que tomará una serie de medidas para frenar el avance del mototaxismo en esta ciudad. A través del Registro Único Autorizado de Parrilleros de Neiva los propietarios de estos velocípedos deberán registrar virtualmente hasta cuatro personas que serán autorizadas como acompañantes en la motocicleta, buscando que se evite el fraude y se conozca quién las inscribe para detectar el número de motocicletas que posee. Igualmente, todas las motocicletas que circulen, por la zona urbana, deberán estar registradas, a través de su propietario, sin importar el lugar de expedición de la respectiva matrícula. Habrá un periodo de transición de seis meses, en el que se caracterizará el núcleo familiar. Luego se iniciarán los controles operativos por parte de las autoridades de tránsito verificando los datos. Actualmente se encuentran matriculadas en Neiva, 21.600 motocicletas y se estiman que circulen 45.000 de otros municipios. La reacción ha sido inmediata por parte de este gremio, quienes han anunciado protestas y demandas contra estas medidas que las consideran inconstitucionales. Por otro lado, el gobierno municipal las piensa tomar, por la presión de los taxistas de la capital del departamento, porque este transporte ilegal está afectando su rentabilidad.  

 

Pero el trasfondo social y económico es otro. El transporte informal se considera una actividad económica ejercida por personas que no encuentran una oportunidad de empleo que les permita satisfacer sus necesidades básicas para el sustento diario de su núcleo familiar. Este es un problema que tiene su origen, ante todo, en la forma como está estructurada la prestación del servicio de transporte público y más importante en el modelo económico colombiano. A pesar de que las medidas aplicadas para controlar el mototaxismo en la ciudad, han sido infructuosas e inoperantes, es cada vez mayor el número de esta clase de velocípedos que prestan esta clase de servicios, que en muchas ocasiones someten a riesgos innecesarios a las personas que transportan. Este es un problema social que tiene su origen, ante todo, en la forma como está estructurado la prestación del servicio de transporte público y más importante, en el modelo económico colombiano. A pesar de las medidas aplicadas, este fenómeno ha incrementado exponencialmente, el uso de esta clase de velocípedos, que prestan esta clase de servicios que, en muchas ocasiones, someten a riesgos innecesarios a las personas que transportan. Mientras persistan las actuales condiciones socioeconómicas de la población, seguirá presentándose la utilización de este servicio informal de transporte. Mientras no se generen nuevas oportunidades laborales y se mejoren las condiciones de vida de la población, será muy difícil contrarrestar este fenómeno social y económico, así se apliquen medidas draconianas para frenar el creciente avance en el número de personas que prestan este servicio de transporte ilegal.

 

Comentarios