DIARIO DEL HUILA, ECONOMÍA

Por: Rolando Monje Gómez

EL Consumption Tracker con cierre al 5 de abril de 2021, es un indicador de consumo que monitorea las transacciones realizadas por los clientes del banco con tarjetas débito y crédito. El consumo en marzo creció 38% frente al mismo mes de 2020, periodo de inicio de la pandemia, según reveló el informe. Sin embargo, al comparar los datos frente a un periodo no afectado por el covid-19 como 2019, se evidenció que el consumo del tercer mes del año creció 18%.

En el primer trimestre de este año, el consumo creció 7,5% en términos anuales, en parte, influenciado por un efecto rebote debido al inicio de las cuarentenas en 2020. En marzo, los sectores de servicios retornaron a niveles prepandemia compensando una menor dinámica del consumo de bienes.

En el primer trimestre de 2021, los usuarios prefirieron el uso de la tarjeta debido a la de crédito para hacer sus compras.

En el primer trimestre de 2021, los usuarios prefirieron el uso de la tarjeta debido a la de crédito para hacer sus compras.

Los bienes básicos, principalmente alimentos y los relacionados con la salud, superaron los niveles prepandemia (2019), pero se ubicaron por debajo de lo registrado en 2020. Este comportamiento está relacionado con el inicio de la pandemia en 2020 que incentivó la compra de bienes básicos en los hogares como abastecimiento debido a los anuncios de cuarentenas en todo el territorio nacional.

Es así como las ventas en las droguerías presentaron un incremento del 16, 8%, la compra de electrodomésticos 23,5%, esto ocasionado por las necesidades generadas por el confinamiento y por los días sin IVA que se adelantaron durante el año pasado. Los bienes y servicios se incrementaron 15,4 y las tiendas de bajo precio 14,2%.

En marzo, los sectores de servicios retornan a niveles prepandemia.

En marzo, los sectores de servicios retornan a niveles prepandemia.

De otro lado, los servicios de entretenimiento, agencias de viaje y aerolíneas continuaron su recuperación en marzo y alcanzaron sus niveles máximos en el último año, pero aún no llegan a las cifras registradas previamente a la crisis sanitaria. Los viajes, las aerolíneas y la realización de eventos son los grupos que presentan los índices más bajos. El transporte y los hoteles, que están cerca de lograr las cifras registradas en 2019, lograron algo de recuperación durante la temporada de Semana Santa.

En los últimos días, el gasto en tiendas por departamento se estabiliza cerca de un 30% más a lo registrado previo a la pandemia. Las mayores caídas durante el año se presentaron el 11 de enero y 22 de febrero, pero al cierre de marzo había presentado una recuperación que se ha mantenido, para las tiendas por departamentos y alimentación.

En el caso de las droguerías, este grupo su última gran caída a mediados de diciembre, pero el comportamiento en lo corrido de 2021 ha sido relativamente estable, con leves caídas de pronta recuperación.

El gasto en hoteles se disparó durante los días festivos de la Semana Santa, relativo al nivel registrado en el mismo periodo en 2019. Mientras en abril del año anterior los porcentajes estaban cercanos a cero, para el último trimestre reciente, se ha mantenido estable presentando un pico durante la temporada santa.

En el primer trimestre del año, el consumo crece 7,5% en términos anuales-

En el primer trimestre del año, el consumo crece 7,5% en términos anuales-

Una situación similar se presentó con las aerolíneas, aunque aún no despegan totalmente, afectados por los picos que se han reactivado en diferentes países. Otro panorama es el que ha tenido que vivir el grupo de entretenimiento, que tuvo un año en ceros y ha tenido un repunte muy tímido.

El gasto en restaurantes y combustibles también tuvo un incremento importante en la Semana Santa como servicios complementarios al turismo. Los restaurantes tuvieron un repunte a partir del 11 de enero y ya en marzo se ha mantenido relativamente estable. Las estaciones de servicio por su parte, luego de levantada la cuarentena, no han tenido caídas fuertes y, por el contrario, se han mantenido por arriba, básicamente apoyadas por los vehículos particulares, porque el grupo de transporte si ha presentado altas y bajas, aunque en Semana Santa volvió a repuntar.

Gasto en restaurantes crece de forma importante en Cartagena y Pereira en los días festivos de Semana Santa pero cae en el resto de ciudades. El gasto en restaurantes en marzo frente a febrero se desacelera en todas las ciudades con excepción de Cartagena, donde permanece más estable.

En marzo, el gasto en combustible se acelera en Medellín, Pereira y por fuera de las grandes ciudades. En la última semana, se desacelera el gasto en combustible en Barranquilla y Bogotá, posiblemente por la migración de los hogares a otras zonas en el marco de la Semana Santa.

El vestuario se desaceleró ligeramente en la Semana Santa y volvió a ubicarse por debajo de los niveles registrados previo a la pandemia, esto debido a que el gasto real se presentó en diciembre del año anterior y entre finales de enero y febrero, durante la temporada escolar, a partir de ahí comenzó a bajar, sin que ésta sea tan significativa.

Se observa un repunte del gasto en vestuario previo a los días festivos de Semana Santa pero una desaceleración importante durante los mismos. En marzo, el gasto en vestuario se acelera en todas las ciudades con excepción de Barranquilla, donde ya se observan los efectos de las restricciones de movilidad en la Semana Santa.

Con la desaceleración del consumo en la última semana, se incrementa la participación del gasto de las tiendas por departamento y de alimentación.

Con la desaceleración del consumo en la última semana, se incrementa la participación del gasto de las tiendas por departamento y de alimentación.

Durante los días feriados de la Semana Santa, el gasto realizado con tarjeta se desacelera al mismo tiempo que se mantiene la preferencia por efectivo. Hay una brecha en el uso de las tarjetas de débito y crédito y que esta continuó ampliándose en marzo. Mientras las primeras superan los niveles prepandemia desde el inicio del año, las segundas aún están por debajo de estas cifras, y en ese mes mostraron poca dinámica de recuperación.

En términos anuales, todas las ciudades se aceleran por un efecto rebote. En términos relativos, solo Bogotá, Bucaramanga y Barranquilla se aceleran en marzo. Sobre las regiones, en marzo, frente a febrero, se observó una mejor dinámica del consumo en Bogotá y Barranquilla, ciudades que crecieron 15% frente a igual periodo en 2019.

Indicador Compras Totales por Ciudad (Variación anual, %).

Indicador Compras Totales por Ciudad (Variación anual, %).

Con la desaceleración del consumo en la última semana, se incrementa la participación del gasto de las tiendas por departamento y de alimentación.

En el primer trimestre del año, el consumo crece 7,5% en términos anuales, en parte, influenciado por un efecto rebote debido al inicio de las cuarentenas en 2020. En marzo, los sectores de servicios retornan a niveles prepandemia compensando una menor dinámica del consumo de bienes.

Indicador Compras Totales por Ciudad (Relativo a periodo no Covid -2019-, real, %).

Indicador Compras Totales por Ciudad (Relativo a periodo no Covid -2019-, real, %).

Puntos clave

El gasto en hoteles se dispara durante los días festivos de la Semana Santa, relativo al nivel registrado en el mismo periodo en 2019.

Gasto en restaurantes y combustible también tuvo un incremento importante en la semana santa como servicios complementarios al turismo.

El gasto en vestuario se desacelera ligeramente en la Semana Santa y vuelve a ubicarse por debajo de los niveles registrados previo a la pandemia.

En términos anuales, todas las ciudades se aceleran por un efecto rebote. En términos relativos, solo Bogotá, Bucaramanga y Barranquilla se aceleran en marzo.