Un video que empezó a circular en redes sociales este domingo ha causado asombro e indignación ante lo que se puede ver en las imágenes: niñas y niños bailan al ritmo de champeta en Cartagena, mientras que algunos de ellos sostienen y beben licor. Según información de medios locales, la Policía Metropolitana de Cartagena confirmó que el video se grabó durante la noche del 31 de diciembre.

Un video que empezó a circular en redes sociales este domingo ha causado asombro e indignación ante lo que se puede ver en las imágenes: niñas y niños bailan al ritmo de champeta en Cartagena, mientras que algunos de ellos sostienen y beben licor. Según información de medios locales, la Policía Metropolitana de Cartagena confirmó que el video se grabó durante la noche del 31 de diciembre.

El Universal dio a conocer que los hechos se presentaron en el sector Olaya Herrera de “La Heroica”, una región donde además se presenta un aumento drástico de los casos de Covid-19, y que este domingo ascienden a 1′666.408 en Colombia.

Según relató el periódico local, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Policía de Infancia y Adolescencia están trabajando conjuntamente para “buscar a todos los adultos responsables de permitir que niñas y niños ingirieran bebidas embriagantes”.

“La persona que entregue bebidas embriagantes o facilite su adquisición a los menores de edad será sancionada de conformidad con las normas establecidas para los expendedores en los Códigos Nacional o Departamental de Policía”, aseguró en El Universal, Lina Arbeláez, Directora General del ICBF.

Asimismo, la directiva hizo un llamado de atención a los padres y madres de familia, para que protejan y garanticen los derechos de los infantes.

“Es inadmisible que los padres de familia y cuidadores propicien el consumo de bebidas embriagantes entre sus hijos, poniendo en riesgo no solo la salud, sino su integridad y vida”, señaló Arbeláez en el medio local.

Por su parte, la Policía Metropolitana de Cartagena, en cabeza del Subcomandante Jorge Albeiro Carrillo Delgado, declaró a través de un comunicado que ya fueron ubicadas las madres de dos de las niñas que estuvieron en la fiesta.

De acuerdo con esta información, la Policía de Infancia y Adolescencia, junto a los Cuadrantes de la Estación de Policía Virgen y Turística, “condujeron a las dos madres, y a las dos niñas de seis años, para el restablecimiento de sus derechos, ante la Comisaría de Familia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, quienes definirán la sanción frente a esta conducta y la responsabilidad de las progenitoras”.

Según informó El Universal, se abrió un proceso de investigación contra las madres de las menores por el delito de suministro a menor, previsto en el artículo 381 del Código Penal Colombiano, Ley 599 de 2.000: “El que suministre o facilite a un menor droga que produzca dependencia o lo induzca a usarla, incurrirá en prisión de (96) meses a (216) meses”, señala el comunicado que dio a conocer el periódico local.