El canciller del régimen venezolano, Jorge Arreaza, arremetió contra distintas naciones y organismos que desconocieron los comicios parlamentarios del domingo.

DIARIO DEL HUILA, INTERNACIONAL

Por Infobae

Horas después de las elecciones parlamentarias del domingo convocadas por la dictadura de Nicolás Maduro, decenas de países de la comunidad internacional comenzaron a pronunciarse para rechazar unos comicios que estuvieron marcados, una vez más, por irregularidades y una alta abstención. Pese al masivo rechazo internacional, las autoridades del régimen chavista hicieron frente a las críticas y respondieron a varios de los pronunciamientos oficiales.

El principal encargado de hacer frente a las denuncias de fraude fue el canciller chavista, Jorge Arreaza. “El síndrome del ridículo de la era Trump es contagioso. Ahora resulta que Canadá también se cree tribunal electoral de Venezuela. Desprecian el Derecho Internacional. No apoyan las elecciones y quieren restaurar la democracia. A nosotros no nos gobierna una reina, ni el capital”, respondió el canciller de la dictadura al comunicado emitido por el gobierno de Justin Trudeau desconociendo los resultados de los comicios.

Gran parte de la comunidad internacional no reconoce las elecciones celebradas por la dictadura de Maduro en Venezuela (REUTERS/Fausto Torrealba).
Gran parte de la comunidad internacional no reconoce las elecciones celebradas por la dictadura de Maduro en Venezuela (REUTERS/Fausto Torrealba).

Otro país que rápidamente expresó su postura respecto a las elecciones fraudulentas fue el Reino Unido, reiterando que “no reconoce los resultados” divulgados por el chavismo. “¿Y? Métanse en sus asuntos”, replicó Arreaza en su cuenta de Twitter.

“Algunos políticos de la derecha europea amanecen hoy desbocados contra Venezuela, especialmente desde Alemania. Ayer hubo elecciones parlamentarias en Rumania. La participación fue la misma que en Venezuela. Sin sanciones, ni boicot, con combustible, etc. ¡Un poco de coherencia!”, agregó.

Arreaza también respondió al Grupo de Lima con mensajes irónicos contra los gobiernos de Perú, Chile, Colombia y Brasil: “El Grupo (cartel) de Lima es igual a su jefe Trump: se niega a reconocer que ya no existe. Han sido derrotados. ¿Quién es el presidente de Perú? ¿En Chile a cuántos reprimieron hoy? ¿Algún líder social asesinado hoy en Colombia? ¿La Gripezinha avanza? Ahora son el Grupo de Narnia”.

Este lunes, horas después de haberse consumado el fraude, Arreaza participó de un foro organizado por el Instituto Samuel Robinson, del que también formaron parte los expresidentes Evo Morales (Bolivia), Fernando Lugo (Paraguay) y Rafael Correa (Ecuador), aliados de Maduro que viajaron a Caracas para respaldar las elecciones chavistas.

Casi medio centenar de países se han pronunciado este lunes para desconocer el resultado de las elecciones legislativas impulsadas por el régimen de Nicolás Maduro, quien busca retomar el control de la Asamblea Nacional, actualmente en control de la oposición.

Juan Guaidó llamó a aumentar la presión internacional contra la dictadura de Nicolás Maduro (REUTERS/Manaure Quintero).
Juan Guaidó llamó a aumentar la presión internacional contra la dictadura de Nicolás Maduro (REUTERS/Manaure Quintero).

En las primeras horas de la jornada, un documento firmado por 16 países de América señaló que los comicios “organizados por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, carecen de legalidad y legitimidad porque fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad y transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas políticas, ni de observación internacional”.

El texto fue respaldado por los gobiernos de Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía.

Más tarde se sumó a este grupo la declaración de Uruguay, que señaló que la votación no tuvo “principios democráticos ni garantías de transparencia”.

Por su parte, Estados Unidos, que lidera la presión contra Maduro con sanciones económicas a Venezuela, indicó este lunes que “seguirá reconociendo” al titular del parlamento, Juan Guaidó, como “presidente interino” de Venezuela. “La comunidad internacional no puede permitir que Maduro, que está en el poder de manera ilegítima porque robó las elecciones de 2018, se beneficie de robar una segunda elección”, advirtió el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, en un comunicado, reafirmando que los comicios del domingo, boicoteados por Guaidó, fueron una “farsa”.

Rusia elogió las elecciones parlamentarias convocadas por la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela (Sergei Chirikov/Pool vía REUTERS)
Rusia elogió las elecciones parlamentarias convocadas por la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela (Sergei Chirikov/Pool vía REUTERS)

La Unión Europea también rechazó el proceso. Los Veintisiete estados miembros del bloque se negaron a reconocer el resultado de los comicios de este domingo, al entender que se llevaron a cabo sin “respeto al pluralismo político” y en un contexto de “descalificación y persecución de los líderes de la oposición”, dijeron en un comunicado. “La UE hace un llamamiento a las autoridades venezolanas y a los líderes (…) para unirse de forma urgente y para empezar un proceso de transición dirigido desde Venezuela”, dijeron los Estados miembros en el comunicado, reiterando su compromiso a contribuir a ese proceso.

“El fraude de Maduro está derrotado diplomática, internacionalmente, y con un silencio estruendoso del día de ayer”, sostuvo el presidente interino Juan Guaidó, luego de que el Observatorio contra el Fraude, de la Asamblea Nacional, reportara que en la jornada del domingo hubo una abstención estimada de más del 80%. El régimen, en tanto, informó que la participación fue del 31%.

Los países que apoyaron los resultados y los que no

Gran parte de la comunidad internacional ya había adelantado que no reconocería los resultados de las elecciones parlamentarias organizadas por la dictadura de Nicolás Maduro. También se sabía que el puñado de países aliados al régimen destacaría un proceso electoral que, una vez más, estuvo marcado por numerosas irregularidades. Del mismo modo, aquellas naciones que se muestran como “neutrales” ante el drama venezolano también se destacan por su silencio.

China, Rusia, Turquía, Irán y Cuba, son los grandes y principales aliados de Maduro. Ellos lo reconocen como el presidente legítimo de Venezuela y en sus pronunciamientos oficiales hablan de un gobierno democrático que impulsa elecciones libres y transparentes. Nada que sorprenda, al tratarse de países que también se caracterizan por violar sistemáticamente los derechos humanos y de impulsar regímenes totalitarios.

Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro también manifestaron su apoyo a Nicolás Maduro (Miraflores Palace/Handout via REUTERS).
Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro también manifestaron su apoyo a Nicolás Maduro (Miraflores Palace/Handout via REUTERS).

Este lunes, un día después de los comicios fraudulentos, el gobierno ruso elogió las “transparentes” elecciones legislativas organizadas por el chavismo, que fueron desconocidas por Estados Unidos, el Grupo de Lima y la Unión Europea (UE), entre otros.

“El proceso electoral venezolano estuvo organizado de forma más responsable y transparente que en algunos países que tienen la costumbre de presentarse como un ejemplo de democracia”, indicó el ministerio de Relaciones Exteriores ruso en un comunicado, en el que aseguró además que no fue constatada “ninguna violación grave”.

El régimen cubano también se pronunció en apoyo a Maduro a través de su mandatario, Miguel Díaz-Canel, y del líder del Partido Comunista (PCC, único legal en el país), Raúl Castro. “En nombre del pueblo, el Partido y el Gobierno cubanos felicitamos al Gran Polo Patriótico (GPP), al PSUV y al pueblo bolivariano y chavista por la victoria alcanzada en las elecciones legislativas”, expresaron en un mensaje dirigido al dictador chavista.

“Una vez más, la Patria de Bolívar y Chávez bajo tu certera conducción, pone en alto su sentido democrático y participativo frente a las embestidas del imperialismo”, agregaron.

Si bien hasta el momento no se pronunciaron oficialmente tras los comicios, China, Irán y Turquía son tres pilares fundamentales para que la dictadura de Maduro permanezca en el poder. Tal es así que Teherán y Ankara enviaron veedores internacionales a Caracas el fin de semana, con el objetivo de dar una sensación de transparencia al proceso electoral y respaldar el fraude del chavismo.

El gobierno boliviano, a cargo de Luis Arce, tampoco se manifestó hasta el momento. Uno de los observadores que viajó especialmente a la capital venezolana para acompañar la jornada electoral fue el expresidente evo Evo Morales, aliado de Maduro y líder del Movimiento al Socialismo (MAS) -partido al cual Arce pertenece- que regresó al poder en Bolivia tras los comicios presidenciales de octubre.

Otros expresidentes que participaron de los comicios fueron Rafael Correa (Ecuador), quien tiene pedido de captura en su país por una condena de corrupción, y José Luis Rodríguez Zapatero (España), de estrecho vínculo con el chavismo desde hace años.

El ex presidente boliviano, Evo Morales, y la ex senadora colombiana, Piedad Córdoba, viajaron a Caracas para acompañar las elecciones convocadas por el chavismo.
El ex presidente boliviano, Evo Morales, y la ex senadora colombiana, Piedad Córdoba, viajaron a Caracas para acompañar las elecciones convocadas por el chavismo.

El ex jefe del Gobierno español manifestó su satisfacción por la celebración de los comicios legislativos y señaló que el proceso electoral contaba con la participación de “partidos de oposición”. Sin embargo, éstos concurrieron con directivas impuestas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista, tras ser inhabilitadas las originales, conformadas por los principales líderes de oposición.

Además, Zapatero apuntó contra la Unión Europea al considerar que el bloque debe reconsiderar su postura respecto a Venezuela: “Deseo que la UE haga una reflexión después de estas elecciones, que evalúe lo que ha dado de sí la política de sanciones (contra Venezuela)”, dijo el exmandatario socialista durante una comparecencia en la televisión estatal venezolana.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arantxa González Laya, opinó que “el señor Rodríguez Zapatero es un ciudadano libre de expresar su opinión”, pero aclaró que la Unión Europea “no puede reconocer el resultado como legítimo o representativo (…) y España tampoco puede reconocer este

resultado”. La diplomática indicó que en los comicios convocados por Maduro “no se han respetado estándares internacionales mínimos para un proceso creíble”.

Respecto a los países latinoamericanos, Argentina y México continúan sin pronunciarse. En contraste, 18 países de la región ya se manifestaron en rechazo. También lo hicieron Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido. En total, más de 45 países rechazaron los resultados de las elecciones.

Ante este panorama, la dictadura chavista recuperó el control del Parlamento venezolano en medio de unas elecciones cuestionadas por la comunidad internacional, con una abstención estimada en más de 80%, según el Observatorio contra el Fraude, de la Asamblea Nacional.

“El fraude ha sido consumado, y el rechazo mayoritario del pueblo de Venezuela ha sido evidente. A pesar de la censura y de la hegemonía comunicacional, la verdad no se puede ocultar”, afirmó el presidente interino Juan Guaidó en su mensaje a la Nación luego del cierre de los comicios legislativos convocados por el chavismo.

Por el lado del régimen, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Indira Alfonzo, informó que la participación fue del 31%, lo que supone poco más de 5,2 millones de electores, de los más de 20,7 millones que estaban habilitados para votar.

“El fraude de Maduro está derrotado diplomática, internacionalmente, y con un silencio estruendoso del día de ayer”, sostuvo Guaidó, quien convocó este lunes a manifestarse masivamente en las calles de Venezuela el próximo sábado, en el marco de la consulta popular que organiza la oposición como respuesta a los comicios impulsados por el chavismo. Guaidó también convocó a la población a manifestarse masivamente el próximo sábado para reflejar así su rechazo a los comicios y su respaldo a la consulta popular.