Manifestantes accedieron por municipios aledaños a la capital en 12 buses escalera. Vendrían otros desplazamientos de distintas partes de Colombia para participar de la Asamblea Nacional Popular, programada para el 20 de julio.

Líderes indígenas, comuneros y simpatizantes de la Minga, ingresaron a Cali por las vías del sur de la ciudad pese a que el departamento del Valle del Cauca cerró sus fronteras con el fin de prevenir desmanes y actos vandálicos para el próximo 20 de julio.

Así fue divulgado a través de reportes de redes sociales y un informe consolidado por la Radio Nacional de Colombia, que informó del arribo a la capital del Valle del Cauca de los mingueros en doce buses escalera desde el sur del país, así como municipios aledaños a Cali.

Lo anterior mientras la Minga indígena, convocada por la CRIC (Consejo Regional Indígena del Cauca), se dirige a Bogotá para participar de las manifestaciones que se realizarán en la capital de la República, luego de su recorrido por el nororiente del país, en un recorrido que la asociación denominó “En Defensa de la Vida”.

La llegada a Cali fue posible porque la ciudad no cerró sus vías de acceso, pese a contar con una medida de ley seca para el festivo nacional.

Lo anterior generó una polémica entre las dos máximas autoridades del departamento, Jorge Iván Ospina y Clara Luz Roldán, gobernadora, de quien se filtró un audio en el que criticaba la actitud del alcalde con respecto a esta situación.

“No puedo cerrar Cali porque Jorge Iván no me deja. Me toca cerrar es el departamento (…) Jorge Iván me dijo que no me lo permitía y que si yo sacaba decreto cerrando Cali me lo desautorizaba”, resaltó en la filtración que copó titulares en las últimas horas.

En el audio, Roldán explicó que los vehículos que ingresaron a Cali transportaban indígenas de municipios que se encuentran al interior del departamento, como Candelaria, Jamundí, Bolívar, Florida, Buenaventura, entre otros y que finalmente no pudo bloquear el ingreso a la ciudad.

De otra parte, los comuneros se alojaron en la sede Meléndez de la Universidad del Valle, espacio académico al sur de Cali que cuenta con varios campamentos instalados desde el pasado jueves, y que ha alojado a delegaciones de distintas partes del país, que participarán en una Asamblea Nacional Popular, programada para el 20 de julio.

La Radio Nacional de Colombia indica que, en busca de llegar a dicho encuentro, se proyectan recorridos a Cali desde departamentos como Santander, Meta, Antioquia, incluso Bogotá, pese a la citada restricción a la movilidad ordenada por la gobernación.

Desde Bucaramanga, la Minga Indígena, convocada por la CRIC, hizo un llamamiento a los manifestantes que participarán de los movimientos sociales, para que durante la jornada no se presenten disturbios.

“Como Minga, como Consejo Regional Indígena, hemos recomendado a las primeras líneas que en paz se puede hacer protesta social, hoy lo hicimos y le estamos dando un golpe a la institucionalidad de que, sin vandalismo, como nos han tratado, los vándalos son el mismo Estado que infiltra para provocar”, manifestó uno de los líderes del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

No obstante, el alcalde Jorge Iván Ospina aseveró que no descartaba más restricciones si llegase a ser necesario para controlar la seguridad en Cali.

Por lo anterior, se instaló un Puesto de Mando Unificado para hacer seguimiento a los eventos programados para el próximo festivo.

Con respecto a las funciones de dicho PMU, el secretario de Seguridad, Carlos Soler, destacó que: “Está claro que hay personas que quieren manipular a aquellos que llegaron a acuerdos con la Alcaldía. Están moviendo recursos para aprovecharse de algunos jóvenes e instrumentalizarlos; quieren ponerlos a cerrar la ciudad y eso no lo vamos a permitir”.