domingo, 25 de agosto de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-06-18 05:03

Minga laboyana

Escrito por: Editorial | junio 18 de 2019

 Hemos sido reiterativos que, en algunos municipios del país, el inconformismo de las comunidades se manifiesta por el incumplimiento de las promesas que han esbozado los exponentes de la clase política y del gobierno nacional para satisfacer sus demandas, que son prioritarias para su desarrollo municipal. Lo anterior, ha provocado el nacimiento de liderazgos de algunos actores locales que han logrado conjugar sinergias entre las comunidades para buscar soluciones a sus problemáticas. Tal es el caso presentado recientemente en el municipio de Pitalito. El domingo anterior se realizó la Gran Minga Laboyana, que fue organizada y orientada por personas con un inmenso carácter cívico, que, cansados de las falsas promesas de la clase política, que, con la anuencia del gobierno nacional, organismos de control y una clase parlamentaria muda e indolente, ante la problemática que presentan las vías hacia el sur del departamento, tomaron la decisión de tapar huecos y hacer un mantenimiento a las vías que conectan a Pitalito, San Agustín e Isnos.

Es digno de admiración y de reconocimiento, la forma como las comunidades salieron decididos a participar en esta gran jornada cívica para tapar la cantidad de cráteres que posee este importante corredor vial del sur del territorio huilense. Contó con el decidido respaldo de importantes entes estatales como la alcaldía de Pitalito, Isnos, asociación de volqueteros, empresas de transporte y muchos otros actores de la vida pública de la región, que se sumaron a esta magna iniciativa comunitaria.

Lo interesante de esta actividad comunal, es que no les pidieron permiso a Invías, ni a los entes gubernamentales, que se olvidaron totalmente del principal acceso a la capital arqueológica de Colombia. Como respuesta a esta negligencia administrativa, más de 1.000 habitantes de estas localidades del departamento, se hicieron presentes para adecuar y rehabilitar la vía, con el fin de brindar una buena impresión a todos los turistas que se van a desplazar a estas localidades, para participar de las festividades del Sampedro y visitar los atractivos turísticos que posee este territorio.

Los huilenses estamos decepcionados de la negligencia de la empresa Concesionaria de Aliadas para el Progreso, que abandonaron los trabajos de la construcción y rehabilitación de ésta. Cuando se transita por la vía 45, se detectan vehículos accidentados y otros varados porque las llantas se les han estallado o en su defecto, pinchados, porque han sido víctimas de estos cráteres. Además del daño progresivo que sufren los vehículos, esta organización empresarial no responde, y solo se han dedicado a cobrar los altos peajes de los Cauchos y de Altamira.

Comentarios