Estabilidad fiscal a mediano plazo, sostenibilidad social y crecimiento económico. Esa es la fórmula que debe incluir un nuevo y urgente proyecto de reforma tributaria y por el que se está “buscando un consenso”, de acuerdo con lo planteado este martes por el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, durante una intervención ante las comisiones económicas del Congreso de la República.

“Queremos presentar una propuesta que pueda permitirle a la nación lograr la sostenibilidad fiscal a mediano plazo, la sostenibilidad social y el crecimiento económico”, dijo Restrepo durante su intervención.

Para lograr ese objetivo, el jefe de la cartera de finanzas públicas sostuvo que, además de escuchar las propuestas de amplios sectores, el Gobierno está impulsando un ambicioso proyecto de austeridad y de lucha contra la evasión.

Puntualmente en el proyecto de austeridad, el Gobierno precisó que el plan está proyectado hasta 2031 con un recaudo de $ 1, 8 billones anualmente.

Por otro lado, en la lucha contra la evasión se proyecta recaudar $ 3,6 billones anuales.

El ministro José Manuel Restrepo fue enfático al referirse a que la clase media “no será tocada” con el nuevo texto fiscal bajo construcción.

“Nuestra propuesta de gasto social con financiación sostenible tiene que ser una propuesta que salga del bolsillo de los más pudientes y llegue al bolsillo de los más vulnerables. Con un principio: que no podemos tocar a la clase media de nuestro país. La clase media ha sido vulnerable y por eso hemos dicho que no se va ni se puede incrementar la base de tributación de personas naturales, por eso hemos dicho que no se puede tocar el IVA, por eso hemos dicho que tenemos que ser cuidadosos con el tema de las pensiones”, explicó el ministro Restrepo.