jueves, 20 de septiembre de 2018
Dominical/ Creado el: 2018-08-19 10:02 - Última actualización: 2018-08-19 10:04

Ministros estrella

Hoy los ministros o secretarios de despacho poca trayectoria política tienen, de ahí el éxito de gestiones en sus respectivas carteras, de personajes que entregaron toda su vida a un tema para el bien del país.

Escrito por: Orlando Mosquera Botello
 | agosto 19 de 2018

Todo el mundo busca acertar cuando llega a un alto cargo público, saber escoger colaboradores no es fácil. Por mucho cuidado que se tenga, no falta la equivocación, porque nadie es completamente afín con lo que plantea y se propone hacer un nuevo mandatario. Hoy los ministros o secretarios de despacho poca trayectoria política tienen, de ahí el éxito de gestiones en sus respectivas carteras, de personajes que entregaron toda su vida a un tema para el bien del país, como es el caso de Alfredo Vásquez Carrizosa, Indalecio Liévano Aguirre, Diego Uribe Vargas, o Rodrigo Lloreda Caycedo, entre otros.

Alfredo Vasquez Carrizosa fue un hombre sencillo, amable, de voz baja y acachacada; era blanco, de piel rosada con visos quemados por el frío; por lo general lo vi portando vestido completo gris poco lucido por su gibosidad anciana, y un sencillo maletín. Le encantaba andar a pie y comúnmente se le veía en uno de los espacios bogotanos más concurridos por abogados y políticos -calles 10 a 17, y carreras 5ª y 7ª. Cursó su bachillerato en Bélgica y se graduó como Abogado en la Universidad Católica de Lovaina. Muy joven se vinculó a la Organización Internacional del Trabajo OIT, donde llegó a ser delegado de Colombia entre los años 1939-1945.

Era hijo del General Alfredo Vasquez Cobo, conservador que hizo parte de la Guerra de los Mil Días, fue Ministro de Guerra y de Relaciones Exteriores, y uno de los tres firmantes de su partido en el acuerdo de paz que selló el final de dicho conflicto -“Tratado de Wisconsin”-.

Cuando Vasquez Carrizosa regresó a Colombia, fue diputado y Representantes a la Cámara por el partido conservador, y Secretario General de la Presidencia en el interinato de Roberto Urdaneta Arbeláez, testigo silencioso del golpe de estado del General Gustavo Rojas Pinilla. Fue embajador colombiano ante la Gran Bretaña, Bélgica y la Organización de Estados Americanos OEA, durante el Frente Nacional, y Ministro de Relaciones Exteriores en el período de Misael Pastrana Borrero (1970-1974).

En dicho mandato se adelantaron cordiales conversaciones con Venezuela sobre delimitación de áreas marinas y submarinas, lográndose una gran proximidad para finiquitar el problema, posibilidad tantas veces saboteada y deteriorada por politiquería, pues Rafael Antonio Caldera Rodríguez gobernaba el vecino país, entonces con gran popularidad, administración que estableció relaciones con muchos países bajo la tesis de la "Solidaridad Pluralista” y la “Justicia Social Internacional”, hechos que coadyuvaron para que Venezuela entrara definitivamente al Pacto Regional Andino, proceso de integración económica liderado por Colombia. Despues presidirá hasta el día de su muerte, el Comité Permanente para la defensa de los Derechos Humanos, y será miembro de la Asamblea Nacional Constituyente en representación de la Unión Patriótica.

Era entonces el mayor de los 70 constituyentes, contaba con 83 lúcidos años. Lo acompañaron en este proceso con el tema de las Relaciones Exteriores, los ya ex ministros, Diego Uribe Vargas, Rodrigo Lloreda Caicedo, Augusto Ramírez Ocampo, y Carlos Lemos Simmonds, lo mismo que Carlos Holmes Trujillo García, el hoy Canciller Colombiano, quien por entonces tenía 40 años y ya había sido cónsul y encargado de negocios en la embajada colombiana de Tokio, entre 1976 y 1982.

Lo sucedió en la Cancillería otro grande del tema, Indalecio Liévano Aguirre, en el mandato de Alfonso López Michelsen. Era hijo del Ingeniero Indalecio Liévano, quien encargó a Julian Lombana la construcción del Palacio Liévano en el costado occidental de la Plaza de Bolívar de Bogotá, en el área donde existió el edificio más grande de entonces denominado “Galería Arrubla”, centro comercial que se incendió el 20 de mayo de 1900, el que ardió durante tres días. El Ingeniero Liévano convocó a todos los comerciantes de tal centro para que lo rehicieran según diseño del arquitecto francés Gastón Lelarge, restauración terminada en 1907, y en 1960 pasó a la Administración Distrital para ubicar la Alcaldía Distrital y hacer otros acondicionamientos. En 1974 fue remodelado con supresión de la mansarda central y locales del primer piso, convertido en Monumento Nacional por Resolución 003 del 12 de marzo de 1982.     

Liévano Aguirre fue un gran historiador reconocido por la biografía de Bolívar -considerada como una de las mejores que se ha realizado en Hispanoamérica-; y sus obras: “El proceso de Mosquera ante el Senado”, “Bolivarianismo y Monroísmo”, “Los Grandes Conflictos Sociales y Económicos de Nuestra Historia” (1962), y “España y las luchas sociales del Nuevo Mundo”. Tenía por entonces 57 años. Era la persona a la que más consultada el Presidente Alfonso López Michelsen y a la que le aceptaba toda su crítica. Nadie puede conocer a fondo nuestra historia sin abordar los libros de “Industria y Protección en Colombia 1810-1930)” de Luis Ospina Vasquez, “Los grandes Conflictos Sociales y Económicos de Nuestra Historia” de Indalecio Liévano y la “Introducción a la Historia Económica e Colombia” de Álvaro Tirado Mejía.

La principal labor de Liévano en la Cancillería, fue haber logrado tratados limítrofes marítimos con Costa Rica, Ecuador, Haití, Panamá, y República Dominicana. Estudió bachillerato en el Colegio Mayor de San Bartolomé de Bogotá, y Derecho en la Universidad Pontificia Javeriana. Por su tesis de grado sustentada en 1944, fue designado miembro correspondiente de la Academia Colombiana de Historia, siendo luego Miembro de Número en 1950. Fue redactor del periódico “La Calle”, director de “El Liberal”, colaborador de El Tiempo, El Espectador, El Siglo, La Nueva Prensa, Revista Semana en Colombia y varias internacionales. Ocupó cargos diplomáticos en los gobiernos de Eduardo Santos, López Pumarejo y Gustavo Rojas Pinilla. Fue Representante a la Cámara por el partido liberal en 1964 -época que esta corporación legislativa tenía períodos de dos años-. Es elegido Senador para las legislaturas 1970-1974 y 1974-1978, pero en la última asistió pocos días, ya que fue nombrado Canciller de la República. En 1976 fue Designado y encargado por unos días de la Presidencia de la República. Al dejar la Cancillería, es elegido Presidente de la Asamblea General de la Naciones Unidas. Falleció en Bogotá el 29 de marzo de 1982, a los 65 años.

Esperamos los colombianos que el nuevo canciller Carlos Holmes Trujillo García, se convierta en Ministro Estrella, dada su trayectoria política. Nació en Cartago –Valle-, en 1951; hijo del ex Senador y ex Embajador en Tokio, Carlos Holmes Trujillo Miranda y de Genoveva García; hermano del también político José Renán Trujillo. El Ministro está próximo a cumplir 67 años. Ex alumno de la Universidad del Cauca con Maestría en Negocios Internacionales de la Universidad de Sofía en Tokio, la que realizó mientras era diplomático en Japón. Ha sido Alcalde de Cali, y como ya lo cité, fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente. Comisionado de Paz, Ministro de Educación y del Interior, Senador miembro de la Comisión II -encargada de Relaciones Internacionales y Fuerzas Armadas-, Embajador ante la OEA en Washington, Embajador en Austria, Rusia, Suecia, Bélgica, y ante la Unión Europea. Es decir, tiene amplia experiencia en relaciones bilaterales y multilaterales, tanto europeas como americanas. También ha sido catedrático universitario y presidente de FEDEMETAL, entre otras cosas.

Comentarios