La sociedad neivana ha venido soportando deficiencias en la prestación del servicio público, durante las últimas décadas, donde hemos venido sufragando mensualmente el impuesto de alumbrado público, a pesar de que han existido acciones gubernamentales que se han preocupado para mejorar este servicio público esencial. Hoy se considera la luz es esencial para el desarrollo social y económico de la población, que cuando se usa de manera eficiente y racional, el alumbrado público favorece a la ciudad de muchas maneras, como el turismo, el comercio y la seguridad, garantizando buenas condiciones de iluminación para el tránsito de peatones y vehículos en vialidades y espacios públicos.

Hoy en día, las ciudades se han convertido en un foco de interés preferente para la sociedad urbana actual. Con una concentración de personas cada vez mayor viviendo en contextos urbanos, las ciudades son actualmente escenarios de grandes cambios físicos y tecnológicos.

Uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan las ciudades para ser sostenibles e innovadoras, es lanecesidad de ser diseñadas para adaptarse a los requerimientos de sus habitantes y visitantes, teniendo en cuenta su diversidad. Es aquí donde la iluminación adquiere un papel fundamental no sólo para mantener el equilibrio entre la seguridad y confort para las personas sino también para la consecución de la ansiada eficiencia energética, convirtiéndose, además, en una autopista de comunicaciones al servicio de la sociedad.

No queremos generar polémica con el Proyecto que se está debatiendo con el Concejo Municipal de Neiva, por iniciativa de la administración municipal de Neiva. Queremos enfocar la problemática que se está presentando con la prestación de este servicio público, que se debe modernizar con las nuevas tendencias tecnológicas para mejorar los niveles de bienestar de los neivanos.

Hoy se necesita tener mayores niveles más altos de luz en la noche, que en algunos sectores de la ciudad, genera en las personas una sensación mayor de inseguridad al caminar por las calles. Igualmente se está aumentando el fomento del tiempo de actividad física nocturna. Lo anterior está incrementando las interacciones sociales, con el fin de generar mejores ambientes para el fortalecimiento del bienestar físico y mental de las personas.

De acuerdo con los expertos en esta temática, entre las opciones tecnológicas, la LED, ha sido elegida la mejor opción de reemplazo debido al potencial impacto de generar beneficios sociales, ambientales y económicos para los diferentes municipios. Adicionalmente, estos dispositivos no contienen mercurio, lo cual disminuyen los costos de manejo de sustancias peligrosas y por otro lado el ahorro de energía generado reduce las emisiones de gases de efecto invernadero. Representan un salto a la calidad hacia la transformación de la vida nocturna urbana.