Durante la pandemia del covid-19, el Cementerio Central de Neiva ha ocupado su máxima capacidad con personas aún sin identificar o a quienes familiares no han ido a reclamar, por eso el administrador del camposanto solicita colaboración del Gobierno Municipal.

DIARIO DEL HUILA, NEIVA

Catalina Durán Vásquez

Durante muchos años el Cementerio Central de Neiva ha sido lugar de peregrinaje para cientos de fieles que encuentran en este lugar un sitio ideal para conectarse con el más allá, además de tener un acercamiento con sus seres queridos que ya se han ido de este mundo. No obstante, el camposanto ha tenido que soportar a ciudadanos que se dedican a labores delictivas tanto afuera como adentro.

Alrededor de 178 cuerpos sepultados han ocupado la capacidad máxima del monumento 14.
Alrededor de 178 cuerpos sepultados han ocupado la capacidad máxima del monumento 14.

Hoy en día, la historia de este importante lugar es muy diferente: tumbas en ruinas, inseguridad, drogadicción, maleza encima de las lápidas y muchas otras plagas que flagelan al lugar de descanso eterno de cientos de neivanos.  

Es así, como desde el año 2005, existe un gran número de cuerpos sepultados no identificados, como también algunos identificados, pero sin que sus familiares lo hubieran reclamado en el pabellón 14 del Cementerio Central de Neiva.

El sacerdote Ruber Fierro, administrador del camposanto, dio a conocer que alrededor de 178 cuerpos sepultados han ocupado la capacidad máxima del monumento 14 que hace parte de la administración municipal. Pues según el párroco desde que inició la pandemia hasta hoy en día van 118 personas inhumadas por covid-19 en el cementerio central.

En ese sentido, el monumento 14 donde reposan los cuerpos N.N. está quedando insuficiente, al señalar que el número de fallecidos por Covid puede aumentar, de tal manera que, le solicita a la Administración municipal que busque alternativas o un Plan B para evitar contratiempos que se llegasen a presentar más adelante en el Cementerio Central.

Más cuerpos

El pasado mes de agosto la administración municipal dio a conocer que  aproximadamente 300 cuerpos inhumados sin identificación en fechas que corresponden “con las épocas recientes más álgidas del conflicto armado”, se encuentran sin identificar en el cementerio central en Neiva. Según Smith Duarte de la oficina de Paz y Derechos Humanos de la Alcaldía de Neiva, “se ha evidenciado la existencia de algunos cuerpos sin identificar en el monumento 14”.

Por eso el administrador del camposanto solicita colaboración del Gobierno Municipal.
Por eso el administrador del camposanto solicita colaboración del Gobierno Municipal.

“Aún no tenemos la precisión, ni nos compete a nosotros como administración municipal precisar el número de personas que allí hay inhumadas y no identificadas”, enfatizó.

Por eso, la Administración Municipal en un trabajo articulado con las entidades vinculadas a las medidas cautelares decretadas por la Jurisdicción Especial para la Paz sobre el Cementerio Central del municipio, ha evaluado acciones que buscan garantizar su cumplimiento, es decir, lograr la protección de los cuerpos sin identificar inhumados en el camposanto, para asegurar su posterior identificación y entrega.

“Hemos instado a todas las organizaciones e instituciones que tienen relación con la administración y algunas según el Decreto 303 de 2015 y la Ley 1408 de 2010, respecto al cuidado, mantenimiento, protección de cadáveres y de personas no identificadas y el tema de inhumaciones y exhumaciones. Para esto nosotros como Alcaldía Municipal hemos llevado a cabo dos mesas de trabajo, en donde han intervenido todas las entidades que fueron sujetas del auto 047 emitido por la JEP”, manifestó Smith Duarte Cano, jefe de la Oficina de Paz y Derechos Humanos.

Además del municipio de Neiva, esta medida vinculó a la Gobernación del Huila y a la Diócesis de Neiva, ya que son partes interesadas en el proceso, bien sea por sus responsabilidades u obligaciones o porque se pueden ver afectadas por las medidas que eventualmente adopten los togados.

Por otra parte, participaron en las mesas de trabajo, las secretarías de Gobierno y la de Salud, tanto municipal como departamental, así como la parroquia Inmaculada Concepción, encargada de la Administración del cementerio; también aportaron desde su conocimiento y experiencia la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, la Comisión de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, así como la JEP, el Instituto Nacional de Medicina Legal y la Fiscalía.