jueves, 15 de noviembre de 2018
Regional/ Creado el: 2017-09-03 09:42 - Última actualización: 2017-09-03 01:03

Municipios del Huila en riesgo inminente por desastres naturales

Huila tiene en el sector urbano y rural 3083 viviendas en riesgo no mitigable y 3221 en riesgo mitigable. 4650 predios en riesgo inaceptable y 1654 en riesgo tolerable; es decir, el riesgo es ampliamente amenazador para el Departamento.

Fotografías: Atarraya Films y Oscar Roldán.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 03 de 2017

Por: Caterin Manchola
Diario del Huila, Especial

Cinco meses después de la tragedia que dejó 300 personas muertas y 800 desaparecidas  en Mocoa, se registró una creciente súbita en la quebrada La Taruca y el río Sangoyaco; episodio que hizo recordar  a sus habitantes  el desastre natural del pasado el 31 de marzo y  madrugada del 1 de abril del presente año.

Algunas voces opinan que la tragedia pudo haberse evitado y que los habitantes ya habían reportado sobre viviendas que se encontraban en riesgo por su cercanía a los ríos. Esto demuestra que es imprescindible que los entes gubernamentales realicen estudios de Amenaza, Vulnerabilidad y Riesgo – AVR, para tener certeza de qué acciones emprender ante las amenazas de desastres naturales como fenómenos de remoción en masa, inundación y avenidas torrenciales; y no esperar a que sucedan.

Alerta en el Huila

En el Huila, según el informe de  Amenaza, Vulnerabilidad y Riesgo realizado por la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena – CAM, hay 3083 viviendas en peligro de desastre natural no mitigable y 3221 en riesgo mitigable, en el sector urbano y rural. Lo anterior corresponde a cifras del primer semestre de 2017.

Hay 4650 predios que están en condición inaceptable y solo 1654 se encuentran en tolerable; es decir, la necesidad de reubicación es doblemente mayor a las que solo necesitan reducir su amenaza  con obras de mitigación.

Ante este panorama, la duda es sobre si se cuenta o no con recursos para hacer efectivo el Plan de Reubicación o Mitigación, y en cuánto tiempo se realizaría.

Panorama primer semestre

Los municipios del Huila que más registraron eventos  naturales durante el primer semestre del año 2017 fueron respectivamente: La Plata con 16, Campoalegre, Garzón, Timaná con 10 y Oporapa con 9. Los tipos de eventos más presentados fueron remoción de masa con un 39% e inundaciones con 30%; así lo indicó CAM.  

Se prestó asistencia técnica y se realizaron 80 visitas especializadas en los 17 municipios.

Zonas críticas

El estudio de Amenaza, Vulnerabilidad y Riesgo por fenómenos de origen geomorfológico: remociones en masa; e hidrológico, que es lo concerniente a inundaciones y avenidas torrenciales, reportó que las zonas más críticas del departamento se encuentran en los municipios: Rivera, La Plata, Neiva, Tello, Pitalito, Timaná, Campoalegre y Colombia.

El foco de atención del estudio se centró en el área rural y urbana. Estos lugares son: quebradas Aguas Caliente y El Salado, en el sector de Aguas Termales, de Rivera; Quebrada Zapatero en el área urbana de La Plata; Centro Poblado Anacleto García en Tello; Área urbana y el sector del Caserío Alto de La Cruz en Pitalito.

En el área urbana de Neiva está el rio Magdalena, asentamientos El Pinal, Villa Marinela, Granjas Comunitarias, Mirador del Norte, La Trinidad, Brisas de Venado y asentamiento Álvaro Uribe Vélez. También el Centro Poblado Vegalarga, El Caguán y Fortalecillas; las Microcuencas El Venado, Avichente, La Toma, Zanja Honda, La Torcaza, Río de Oro.

De igual manera, se adelantaron los estudios por fenómenos de remoción en masa, inundaciones y avenidas torrenciales en la microcuenca de la quebrada Motilón y en la vereda Santa Lucia de la microcuenca de la quebrada Los Micos, tributarios del río las Ceibas del municipio de Neiva.

Área Urbana de Timaná, y Las Veredas Tobo, San Marcos y Mantagua en el Área Rural. Área Urbana del Municipio de Campoalegre. Y Centro Poblado San Emilio en Colombia.

Según la CAM, actualmente se adelantan los estudios en los municipios de Colombia, Altamira, La Argentina, Íquira, La Plata y Palestina.

En riesgo

Lo interesante del estudio es que revela que Neiva tiene 2408 viviendas en peligro no mitigable y que deben ser reubicadas lo más pronto posible. La capital huilense reportó que son 1201 a las que se les debe atender con algún tipo de medida para mitigar el impacto, estas se encuentran en el sector urbano aledaño al río Magdalena. En cuanto a predios, el municipio tiene 453 en peligro no mitigable. Y 3156 en riesgo aceptable.

Campoalegre, uno de los municipios con mayor cantidad de eventos registrados en la primera mitad del año y que sufrió la arremetida de la naturaleza a principio de año, tiene en su casco urbano 132 viviendas en peligro no mitigable y que deben ser reubicadas. Estas son aledañas a  la quebrada   Caraguaja y Rio Frio.  La capital arrocera reportó 627 predios en riesgo no tolerable; en estas zonas no se debe permitir asentamientos humanos.

En ese sentido, el municipio de Colombia, el cual ha presentado varios movimientos telúricos en los últimos meses,  reporta 37 viviendas que deben ser reubicadas. En Tello se deberán reubicar 38.  

Aunque Pitalito solo registró 3 eventos naturales en la primera mitad del año, tiene 576 predios en peligro inminente y 84 en riesgo que  puede ser  intervenido.

Timaná, una de las regiones con mayor número de desastres, reportó 490 predios que deben ser intervenidos para evitar tragedias y 251 en donde el peligro es inminente.

La anterior información fue debidamente socializada y entregada a las localidades para que sea incorporada en los Planes de Ordenamiento Territorial; discusión que actualmente se viene adelantando en algunos municipios y que debe ser tenida en cuenta para evitar una tragedia.

Normatividad sobre el estudio AVR

Con la Ley 388 de 1997, el POT se complementa con instrumentos de gestión, financiación, conocimiento, control, seguimiento y gestión de riesgos; sustentados en la necesidad de identificar los potenciales riesgos y amenazas que existen y, por ende, aplicar las medidas necesarias para corregir o mitigar los eventos adversos que puedan afectar la población o la infraestructura, así como para garantizar el correcto desarrollo de futuros proyectos al interior de las regiones.  

La incorporación del riesgo en el ordenamiento territorial es necesaria para la construcción de municipios y departamentos seguros y sostenibles, donde las opciones de desarrollo no se vean amenazadas por las características ambientales del territorio, sino por el contrario donde tales características pueden ayudar a su crecimiento económico y social.

Comentarios