Diario del Huila

No busque excusas, usted se excluye

Jun 8, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 No busque excusas, usted se excluye

POR: Froilán Casas, obispo de Neiva

Amigo lector, permítame decirle que me molestan palabras que están muy de moda: la inclusión y la exclusión. El eufemismo de incluir a todos es una enorme discriminación y una bendición a la mediocridad, a la indisciplina, a la faltad de creatividad. La calidad es excluyente, aquí no cabe la mediocridad, la pereza, la ineptitud. Ahora todo es inclusión. Por favor, a usted no lo excluyen, usted se excluye de los procesos de selección, porque usted no es batallador. ¿Usted quiere ganar el máximo con el mínimo de exigencias? Personas mediocres que cacarean por todo, sin aportar nada; quieren ganar igual que el gerente sin tener la misma responsabilidad de la dirección. Excúseme, la igualdad es una injusticia. Si usted no trabaja, ¿quiere tener el mismo bienestar que aquél que trabaja de sol a sol? Por favor, ¿cómo va a obtener la misma calificación académica el que es vago y sinvergüenza que, el que es disciplinado y se esfuerza por lograr conocimientos? Apliquemos el refrán: el que trabaja no come paja ni bebe agua como un buey. Por favor, no premiemos al que vocifera por las calles, no trabaja y solo pide derechos y no cumple con los mínimos deberes. El que no da, no tiene ninguna autoridad moral para exigir. San Pablo nos dice en una de sus cartas: “El que no quiere trabajar que, tampoco coma”. En la parábola de los talentos, se premia al diligente, al que se esfuerza, al que es productivo; el que excava un hueco y guarda el talento, es sacado del círculo de los productivos. Hay que acabar con la pobreza, haciendo que el pobre sea gestor de su propio desarrollo y nunca falte el pan material en ninguno de los hogares. El trabajo productivo es el secreto de la prosperidad y el desarrollo. Las leyes no deben darse para defender a una clase social, para defender a los ricos y menospreciar a los pobres, o viceversa: las leyes deben defender la causa de la verdad y la justicia. No es defender a una clase social, es defender la verdad, la justicia, la honestidad, etc. El pertenecer a una etnia determinada, a una religión, a una geografía, a una cultura; no me da derecho a ningún privilegio. El posicionamiento me lo da la lucha, el esfuerzo y la pasión por el trabajo. El asistencialismo social no nos ha permitido salir de la pobreza. Los programas sociales deben ser coyunturales, no deben institucionalizarse. Debe haber un subsidio a la productividad no a la mendicidad. El Estado debe ser promotor de la justicia social, promoviendo el trabajo productivo. El asistencialismo nos ha vuelto perezosos y exigentes. No es dando pescado como acabamos  el hambre; es, enseñando a pescar. Si damos pescado saciamos el hambre por un día; si enseñamos a pescar, saldremos del hambre y todos participaremos en el banquete de la vida. Los niños malcriados siempre serán exigentes, no conocen el esfuerzo ni el valor de las cosas. El libro Santo nos dice que, a quien más se le dará, más se le exigirá. Por favor, germine allí en donde haya sido plantado.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto